Los dos grandes retos de Sintracarbón para este 2021, según su presidente Igor Díaz

Imagen de referencia tomada de hoyennoticia.com

Sintracarbón es sin duda uno de los sindicatos más importantes de este país. Sus luchas han servido para que los trabajadores del carbón en el norte del país y principalmente en la Guajira, tengan unas buenas condiciones laborales. Su operación principal es en el Cerrejón, considerada la mina más grande a cielo abierto del mundo.

El año pasado libraron una larga huelga de 92 días. Aunque esta no logró su cometido de derrotar el turno impuesto por la empresa, si hizo que se empezaran unas negociaciones entre la administración y los trabajadores. De igual manera se postergó la implementación del turno que es rechazado el sindicato.

La lucha de Sintracarbón continua para derrotar el “turno de la muerte”. Pero la lucha no solo se limita a eso; en la actualidad también se ha abierto un nuevo campo de batalla para Sintracarbón: Prodeco, otra importante mina que opera en el Sur del Cesar y donde el sindicato también tiene afiliados, ha dicho que devolverá los títulos mineros al estado colombiano. El deber de la organización sindical es defender los derechos de sus afiliados y de las comunidades que se ven afectadas por la decisión y en eso están.

Sobre esas luchas, la transición energética, la consolidación de un gran sindicato del sector minero energético y sobre el anuncio por parte de dos socios del Cerrejón sobre la venta de su participación, conversamos con Igor Díaz, presidente de Sintracarbón.

¿Cuáles serán las luchas de Sintracarbón para este año 2021?

Nosotros tenemos una situación muy difícil con la empresa Cerrejón. con el turno de trabajo que nosotros hemos denominado el turno de la muerte. Con la huelga del año pasado intentamos que no se aplicara y lo logramos, la empresa no lo implementó en los tiempos que lo tenía previsto. La fuerza de los trabajadores logró abrir un espacio para discutir el turno, pero no se llegó a ningún acuerdo y se empezó a aplicar gradualmente.  Pero ese no ha sido motivo para dejar de mantenernos en una fuerte lucha. Seguimos denunciando el turno, no solo desde el punto de vista político-sindical, sino también desde el punto de vista jurídico, porque tenemos claros los elementos de juicio para demostrar, ante la justicia, que el turno afecta los derechos de los trabajadores, sus prestaciones salariales, la salud, la vida y el tejido social. A demás ese turno reduce entre 700 y 1000 trabajadores.

También tenemos una lucha por el derecho al trabajo, por qué además de la situación del turno de la muerte en el Cerrejón, por vía de Prodeco, en el Cesar y en el Magdalena, donde tenemos afiliados en una seccional, se ha hecho un anuncio por parte de la empresa multinacional Glencore-Prodeco de suspender las actividades mineras. Ellos solicitaron la suspensión de la licencia por 4 años y se la negaron y ya le dicen al país que se van a ir, que entregarán el título minero y eso repercutirá en un despido masivo de los trabajadores. Nosotros hemos considerado que tenemos que reaccionar frente a ese hecho y lo tenemos que repeler, lo estamos haciendo de manera contundente con todos los trabajadores. Prodeco-Glencore no puede tomar, por encima de la ley colombiana, decisiones individuales que afectan y generan caos laboral en los trabajadores y en la región, en eso Sintracarbón está actuando.

Esos son en concreto los dos grandes retos que tenemos por resolver en conjunto con nuestros afiliados este año.

Te puede interesar:

Después de la larga huelga del año anterior ¿Cómo están las relaciones con la administración del Cerrejón?

Las relaciones siguen en las mismas condiciones que quedaron en la huelga. Todavía tenemos un punto muy importante y conflictivo:  la imposición del turno de la muerte. Ya hay un grupo pequeño de trabajadores que están en prueba en el turno. Nosotros seguimos haciendo acciones políticas, publicitarias y jurídicas para frenar esa acción impuesta por el Cerrejón que nosotros rechazamos porque son contrarias a la salud. Ya en la zona donde se está aplicando el turno ha habido una serie de accidentes, eso es motivado por la falta de mantenimiento adecuado de la maquinaria y eso va en contra de la seguridad y la vida de los trabajadores. Estamos en un estado de alerta, las posiciones han sido muy conflictivas y muy rígidas.  Ellos quieren imponer el turno y nosotros con toda la intención y con toda la fuerza para poder derogarlo. Ese es el objetivo que tenemos y lo vamos a lograr con la fuerza de los trabajadores y con la unidad y con la justicia porque se debe preservar la salud y la vida de los trabajadores.

Frente al tema de transición energética, ¿Qué acciones vienen desarrollando como sindicato?

Hay una realidad:  el titulo minero del Cerrejón termina en el 2034, faltan 13 o 14 años para la terminación del Cerrejón y hoy la Guajira tiene que prepararse para la salida de la empresa.  Si no hay prórroga del contrato, tiene que irse la compañía y la Guajira tendría que buscar otras alternativas productivas para poder subsistir y seguir adelante. Nosotros hemos venido preparándonos; producto de esta huelga, de la negociación colectiva, dejamos plasmado la posibilidad de aportes económicos por parte de la multinacional para la realización de un foro de transición energética. Lo que intentamos es empezar a elevar el nivel de conocimiento en la región y en los trabajadores de cómo sería esa transición energética. Creemos que, así como lo dice la norma, ya la compañía debería estar hablando de eso, no se habla de eso, no habla el gobierno, pero tenemos una responsabilidad social e histórica con el país. Necesariamente nos tenemos que preparar para ese momento y para poder tener alternativas para una transición energética que sea justa.

Puedes leer:

Dos de los accionistas de la mina han manifestado su intención de vender sus participaciones ¿Qué piensa de eso?

BHP y Anglo América son los que le han dicho que quieren vender la tercera parte que tienen en el Cerrejón, Glencore que es una multinacional minera de las más agresivas en el mundo, no ha dicho que quieren irse de la región.  Ellos han planteado quererse ir de Prodeco pero son dos minas en condiciones diferentes y no hemos escuchado en el Cerrejón que Glencore quiere irse. Aquí hay una posibilidad de venta de unas empresas por todo lo que está pasando con el carbón a nivel mundial, tienen la posibilidad de ir a otros minerales que tienen menos impactos ambientalmente. Esta situación es complicada. Creemos, que, aunque estos anuncios se han dado, no va a ser mañana, pero igualmente estamos preparándonos para lo que puede pasar y hoy estamos enfocados en la transición energética, de que alternativas laborales pueden existir para los trabajadores a futuro, después de que cierre la mina. Esa preparación también es válida, para que, si en algún momento, estas mineras intentan irse como lo que pasa con Prodeco, ya nosotros tengamos un camino recorrido frente a lo que hay que hacer en ese momento.

¿En que va la unidad de acción con Sintraelecol y la USO?

Recientemente hubo una reunión muy importante de las tres juntas directivas que fue muy productiva, duro unas 5 horas, hablamos de la unidad minero energética. También planteamos retomar todo el trabajo histórico que hemos hecho, porque es un trabajo de más de 25 años que de pronto en los últimos 10 años, ha tenido una mayor dinamización, pero es un trabajo que lleva mucho tiempo.  La Escuela Nacional Sindical ha sido parte de la discusión y nos ha ayudado desde el punto de vista temático para tener todos los elementos que hoy tiene este proceso. Queremos retomar eso y convertirlo finalmente en una realidad, por una razón; las políticas agresivas de este gobierno y de los empresarios nos obligan a que la alternativa es la unidad de los trabajadores.  Vamos a definir comisiones compuestas por tres emisarios de cada sindicato que van a dinamizar y a reactivar la estructura que ha existido en el papel, pero que necesita de gente de carne y hueso que empiece a rodar y a darle forma a lo que sería un punto muy importante para los trabajadores sindicalizados del sector minero energético: la unidad de todos los trabajadores en un sindicato único.

Te recomendamos:

Caso Prodeco

¿Cuántos son los trabajadores afectados por la entrega de títulos de Glencore-Prodeco? ¿Van a hacer movilizaciones?

El número de trabajadores afectados va mucho más allá de los afiliados a Sintracarbón. Esta decisión de la empresa afecta a varios procesos laborales que tiene en el Cesar, el Ferrocarril y Puerto Nuevo. Estamos hablando de más o menos 6 mil trabajadores y del impacto negativo que esto tendrá. También se ven afectados los trabajadores indirectos y las comunidades cercanas que dependen de lo que les proveen a los trabajadores. Aquí hay un impacto negativo muy grande.

Como Sintracarbón estamos diciendo que hay que activar un plan social desde el punto de vista político para hacer movilizaciones.  La decisión de Prodeco genera un impacto negativo social y laboralmente, el número de trabajadores que quedaran desempleados sería altísimo y la economía de esa parte del Cesar depende de la extracción del carbón y también en Magadalena en la zona del puerto. Es necesario y casi que inminente la movilización de Sintracarbón. Nosotros hemos hecho plantones durante 12 y 24 horas en la entrada a la mina en un acuerdo con Sintramienergética, que es la otra organización sindical que tiene influencia en las otras empresas, y vamos a programar movilizaciones y acciones sociales e invitar a la opinión pública, además de las autoridades regionales y municipales para que expresen su opinión frente a la decisión de Prodeco de irse así nada más, sin responderle a la región y al país.

Nosotros creemos que toda esta estrategia tiene que ver con algo más allá de la situación del carbón a nivel mundial. Hay una estrategia económica. Estas empresas multinacionales vienen aprovechando esta pandemia para adelgazar la nómina de empleados, tratando de reducir sus costos para que, en el corto plazo, que tienen para revertir los contratos, poder llegar ese momento con menos pasivos sociales, ambientales y laborales. Es la lucha que tiene que librar el sindicato con todas las herramientas políticas, sociales y sindicales y estamos en eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: