“La movilización sigue, el movimiento sindical y social no se calla, no se detiene” Presidenta de la Uneb

Las múltiples negociaciones colectivas, la carrera electoral hacia un nuevo gobierno en 2022, los cambios en el mundo sindical, sus apuestas y la movilización social en medio de la pandemia son algunos de los temas que hicieron parte del diálogo con Sofía Espinosa, presidenta de la Uneb.

Esta entrevista hace parte de una serie de conversaciones que publicaremos con líderes de ONG´s y de organizaciones sindicales sobre las perspectivas que tienen ellos para este 2021. No será un año fácil y para afrontarlo se requiere que la sociedad civil y las organizaciones sociales y políticas continúen con su papel de defensa de los menos favorecidos y de los derechos humanos.   

¿Cuáles son los retos de la UNEB para este 2021?

Tenemos varios temas que abordar, uno de ellos es la Negociación Colectiva, este año tenemos en varios bancos: en el Banco de Bogotá, BBVA, en el Itaú, GNB Sudameris, Scotiabank y Citi Bank. Unas negociaciones que obviamente estarán muy ligadas al tema de la pandemia y de la implementación en muchos bancos del trabajo en casa. Necesitamos analizar esas condiciones de trabajo en casa de personas con comorbilidades, como será el ambiente laboral, el derecho a la desconexión, la implementación de sus puestos de trabajo, las garantías laborales para esas trabajadoras y trabajadores. Así que es una coyuntura que tenemos que abordar y nos toca adentrarnos en esas nuevas realidades que se nos vienen dando producto de la pandemia.

Nos preparamos también en una puesta política para un gobierno en 2022. Estaremos apoyando, ojalá una sola candidatura que salga de los aspirantes de la izquierda, porque vemos que es una gran confluencia la que deben darse a nivel país de sectores de izquierda, alternativos progresistas, que se sumen a este proyecto de ser gobierno central en el 2022.  Consideramos que la derecha que ha gobernado históricamente en el país ha minado cada vez más las condiciones laborales de los  trabajadores, la situación de desigualdad social se acrecienta en el país y le hacemos esta apuesta  al mundo obrero al mundo sindical, de una gran confluencia de sectores para ser alternativa de gobierno central y obviamente de gobiernos locales buscando mejorar las representaciones en Senado, un buen numero que estén defendiendo  y estén por construir una sociedad más justa e igualitaria. 

Vamos también a mirar unas implementaciones tecnológicas a nivel de sindicato para irnos poniendo a tono con este tema virtual. Este tema de las nuevas plataformas que nos hacen comunicarnos con los trabajadores y con la sociedad en general en esa misma vía.

Seguimos con la construcción y fortalecimiento el Observatorio Financiero que creo la UNEB con docentes de la UNAL y seguimos también fortalecimiento el Observatorio Laboral donde confluimos varias organizaciones sindicales y organizaciones sociales, ONG’s, hablándole al país del comportamiento laboral.

Estamos también con un tema fundamental, del cual la UNEB se ha puesto al centro: la formación de la nueva dirigencia sindical, hombres y mujeres para que haya el relevo generacional tan necesario en las estructuras sindicales  y de la mano también en la construcción de una política de inclusión de género que estamos participando en la CUT nacional y que jugamos un papel preponderante, y obviamente en el sindicato, para que sea una formación al interior del sindicato para que se alisten a enfrentar estos nuevos retos en el mundo laboral.

Estamos también con otras organizaciones como la ENS, la Redal y otras construyendo plataformas de formación virtual que nos parece que es importante. Seguimos acompañando la campaña de renta básica universal, hemos estado desde el principio apoyando este proceso y creemos que Colombia requiere una política pública de implementación de una renta básica universal

La Uneb también se prepara para hacer un cambio en los estatutos, una forma interna, preparándonos para las nuevas coyunturas que hay en el mundo laboral y viéndonos más en perspectiva de lo que va a ser el esquema de negociación colectiva, del derecho de huelga del derecho de asociación. Así que estamos trabajando a eso para sacarlo adelante con un tema organizado, coordinado y consensuado al interior del sindicato. Esos son los puntos estratégicos para el 2021.

¿Cómo ve la pandemia y su recrudecimiento en este inicio de año?

Nosotros vemos con gran preocupación el tema de como se ha abordado la pandemia en Colombia. Vemos que el gobierno nacional ha estado muy mal librado. No es posible que a estas alturas no se tenga una concreción sobre la compra de las vacunas para la población colombiana, varios países de américa latina ya han empezado a vacunar a su población y nosotros no tenemos eso cubierto ni definido por el gobierno. La estructura nacional de los hospitales, de las clínicas de atención de Covid y las EPS, se han rajado; hoy  no le están dando la atención a los pacientes, en este momento hay gran manejo de pacientes en casa porque la entidades están colapsada  y ni hablar del personal de la salud que ha sido maltratada laboralmente, las jornadas han sido extenuantes, no se les ha protegido con elementos de bioseguirdad, se les ha incumpliendo  con las ofertas que el gobierno nacional les ha hecho y son las personas que están al frente de la atención de los pacientes de Covid.

Como Uneb estamos enlazados con UNI, como organización internacional y hemos estado mirando muy de cerca lo que ha sido la afectación de Covid en el mundo laboral, las exigencias a los gobiernos para que se cumplan los temas de salud y de protección a los trabajadores. Creemos que este tema de alianza internacional, de estar brindando solidaridad y apoyo que es tan necesario, ya que no solamente nos afecta la pandemia sino la violencia porque siguen los asesinatos y amenazas a los dirigentes sociales, políticos y sindicales, no solamente nos mata el Covid sino las balas asesinas, por eso el apoyo internacional es muy necesario.

¿Qué va a pasar con la movilización social este año?

Ha influido pero el movimiento social y sindical no se detiene, creo que hay suficientes razones para hacer una composición mixta de movilización presencial, en las calles y una movilización en redes, creo que ahí lo hemos estado haciendo. Hemos seguido en la dinámica que debemos seguir sosteniendo porque siguen ocurriendo hechos desde el gobierno central e inclusive de gobiernos locales que no son los acertados o pertinentes frente a las necesidades del pueblo colombiano y si bien nos ha afectado el tema de estar en cuarentena, encerrados, pues no hemos dejado de opinar, de incidir, de movilizar opiniones y protestas a través de todas las formas que no sea posible. La movilización sigue, el movimiento sindical y social no se calla, no se detiene, continua.

Sobre la renta básica ¿cómo seguir dando argumentos?

La realidad económica es cada vez más calamitosa. En este momento del país, donde la pandemia nos desborda, se han cerrado muchas empresas, hay pérdida de empleo, la gente no está teniendo posibilidad de sostener sus negocios, la pequeña, la mediana y hasta la gran empresa se han visto afectadas y hay mucho sacrificio de puestos de trabajo. La gente está saliendo a la calle a rebuscarse en la informalidad, entonces se acrecienta el nivel de personas en la informalidad y la gente no está teniendo para cubrir sus necesidades básicas, empezando por el alimento. No es posible que hoy haya niños, ancianos y familias sin poder comer sus alimentos, pagar los servicios públicos, con falta de transporte, no pueden salir a rebuscarse. Necesitamos que la gente no se muera de hambre, que la gente tenga para cubrir sus necesidades básicas y que el gobierno le de esta sostenibilidad a millones de familias.

Cuando nosotros planteamos la renta básica que se llevó por los senadores estábamos diciendo que había que cubrir una gran parte de la sociedad que hoy está desprotegida, son millones de familias que hoy están pasando por necesidades grandísimas, están llegando a niveles de miseria con la pandemia. Hoy no hay una atención adecuada, el ingreso solidario y esas ayudas pírricas no sirven, se necesita un ingreso básico justo que pueda cubrir las necesidades de las familias que hoy no tienen ingresos, que perdieron sus empleos, que ninguno de los miembros ha podido obtener empleo por que las empresas cerraron y muchas empresas no están contratando hoy personal. Es absolutamente indispensable que se pueda dar un ingreso decente.

Te puede interesar:

¿Qué decir sobre las reformas labores y pensionales?

El gobierno no puede seguir por la vía de quitarle a los trabajadores condiciones laborales, hacer un equilibrio en el presupuesto de la nación, eso es una decisión totalmente equivocada, en la medida en que haya trabajo, y trabajo en condiciones decentes, esos trabajos consumen productos y servicios y eso mueve la economía del país.

Pero la lógica de los empresarios es hacer una reforma laboral para, inclusive, bajar el número de horas a la semana, pero no para darle al trabajador más descanso y más horas con su familia, sino para que haya posibilidad de flexibilizar que los trabajadores se contraten por horas, no por un contrato que le dé la estabilidad en seguridad social como debería ser. Eso aunado a que en las pensiones el trabajador que ya ha tenido un nivel de tiempo trabajado que hoy está en tiempo de edad de mujeres 57 y los hombres en 62, se están pensando en ampliar la edad y el número de semanas cotizadas, no hay una relaciona justa y viable cuando en el mundo laboral, primero las personas son contratadas a través de empresas tercerizadoras y segundo no tiene una estabilidad, son empleos cortos y duran varios meses sin empleo. Entonces se le suma que se necesitan más semanas para el derecho a pensión, pero va a recibir menos dinero, eso hace que una pensión no sea equiparable con un ingreso de canasta básica familiar como el que debería haber hoy en Colombia.

Plantear que podría haber una pensión por debajo del mínimo, es llevar a la gente a la miseria, cuando el mínimo ya está por debajo del ingreso per cápita de América Latina y eso que plantean los empresarios hace que la economía colapse más. Un buen nivel de ingreso, de empleo, mueve la economía, pero si bajamos el ingreso y llevamos a que haya menos empleo, no vamos a haber posibilidad de tener punto de equilibrio.  Los empresarios no pueden seguir pensando en esa lógica, no ha funcionado. Estamos en crisis y los empresarios y los gobiernos no han querido entender eso, siempre plantean reformas hacia abajo, la tendencia es a disminuir la condición de los trabajadores y de quienes llegasen a pensionarse, porque con estas realidades laborales los jóvenes no tienen visibilizado el derecho a la pensión.  El empresariado tiene que cambiar esa mentalidad, se tiene que salir de ese esquema conservador, retrogrado y arcaico que ya hace muchos años no es viable y no es posible. 

Este año se viene también el inicio de las campañas electorales del 2022 ¿cuál debe ser el papel de las y los trabajadores?

Una participación activa y real, que seamos un vehículo para sumar esfuerzos para una gran confluencia de varios  sectores de la sociedad progresistas democráticos, de izquierda, incluso de centro, en ojalá una única opción de candidato, que se hagan unas consultas internas  y se saque un único candidato que pueda enfrentar a los sectores de derecha y de ultraderecha en el país que quieren seguir ostentando el gobierno central, ser factor de enlace, de confluencia de lograr consensos, de participar activamente en esa vía y no que haya una depredación  entre sectores de izquierda, alternativos y progresistas que no nos ayuda  a lograr el objetivo que queremos: ser gobierno central.

Tienen que hacer esfuerzos los sectores de los diversos precandidatos que ya se empiezan a poner como presidenciales, el Partido Verde tiene que hacer esfuerzo, el Polo, el partido de Colombia Humana, el partido de los Comunes, los académicos, los alternativos que se suman, Camilo Romero, Francia Márquez, Ángela Robledo, las alcaldías alternativas, esas alcaldías se las hemos arrebatado a la derecha. Hay que ser un factor de confluencia, que no haya andanada contra personas, no puede ser esa lógica de ataque entre los alternativos, progresistas, democráticos de izquierda para lograr la presidencia.

 La presidencia se debe construir con los mayores consensos y el movimiento sindical tiene que jugar ahí un papel importante en esa construcción de un frente amplio, de una confluencia amplia de sectores para lograr ser gobierno central, creo que no se nos puede enredar nuevamente esa aspiración por las situaciones internas al interior de los partidos o por diferencias personales. Debemos tener claro el objetivo para no poner en juego la aspiración histórica, tener un gobierno progresista, democrático que represente el interés de los trabajadores y que sea en pro de construir un mejor país. Hay que poder atacar todas esas campañas maquiavélicas, que se viene el castrochavismo, las expropiaciones. Hay que hacer pedagogía para que esas campañas no hagan eco en el país, es absolutamente necesaria las campañas pedagógicas para que la ciudadanía no crea eso y no vote asustada pensando que se viene una situación arrasadora, hay que mostrarle a la ciudadanía que es posible otro gobierno alternativo. La Uneb ha sacado una posición institucional desde el año pasado: trabajar en una gran confluencia para lograr un consenso de un único candidato que vaya con aspiración de ser gobierno central.

Te puede interesar:

El tema de la digitalización ¿cómo se enfrenta?

Lo hemos venido enfrentando en los pliegos donde planteamos la forma como se implementa la tecnología. Así se quiera avanzar en los procesos tecnológicos, muchos proceso necesitan personas de carne y hueso y también los grandes empresarios se están dando cuenta que con la aspiración de disminuir mano de obra y de robotizar hasta la atención, afectan la economía, porque los robots no compran ropa, ni comida ni paga vacaciones, ni compra seguros, un robot no paga impuestos, esa carrera loca que llevaban los grandes empresarios y los grandes conglomerados del mundo, se ha detenido porque no puede ir en un tema irracional desconociendo completamente la mano de obra humana. El robot no te resuelve la situación de una tarjeta de crédito, de compras irregulares, un robot no te resuelve la minucia, de la mano con nosotros los banqueros han detenido la carrera loca de robotizar, eso tiene que ir de la mano con el empleo y con el consumo de bienes y servicios porque eso es lo que hace que la economía se mueva. Las personas de carne y hueso son los que consumen productos y servicios.

La Uneb ha tenido esto al centro de la discusión y lo hemos compartido con los bancos, ellos tienen que ver que se necesitan hombres de carne y hueso que estén detrás de la operación. Las nuevas realidades nos llevan a implementar tecnologías, pero va de la mano con la realidad de necesitarse los seres humanos detrás de todos los procesos, no estamos diciendo que tenemos que volver a hacer 30 o 40 años, pero no nos podemos ir en una carrera desmedida por la robotización porque los robots no consumen productos y servicios.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: