Conozca las demandas laborales que, de no cumplirse, podrían dejar al país sin fútbol profesional

Imagen de referencia tomada de radiomunera.com

A partir del lunes se podría decidir la hora cero para que los integrantes de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) vayan a huelga lo que dejaría al país sin fútbol profesional.

“El lunes puede pasar que los directivos de la Dimayor y la Federación Colombiana de Fútbol se mantengan en desconocer la Asociación y negarse a negociar las condiciones de trabajo de los jugadores, y en ese caso lo casi seguro es que haya paro, que ya está votado”.

Lo anterior lo dijo Carlos Guarnizo, asesor sindical de la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro), en referencia a la reunión que, con mediación del Ministerio de Trabajo, se realizará el próximo lunes a las 10 de la mañana, y que definirá si se paraliza o no el espectáculo del fútbol profesional en el país.

Amenaza de paro que, por sus implicaciones, ha generado gran expectativa y también represalias contra los jugadores por parte de directivos de algunos clubes, según Acolfutpro lo denunció ayer jueves. Aseguró que, como represalia, sus miembros enfrentan “presiones, amenazas de despidos, vetos para volver a ser contratados y sanciones disciplinarias y económicas”.

Respecto a la resistencia de la Dimayor y la FCF para reconocer a la Asociación como legítima representante de los jugadores para negociar los temas laborales, e incluso al mismo Ministerio de Trabajo, señala: “Algunos directivos deslegitiman la autoridad del Ministerio del Trabajo sobre asuntos laborales, desconociendo que la legislación laboral protege los derechos de asociación y negociación, tildando de irresponsables a las y los futbolistas que lleven a cabo el cese de actividades”.

El argumento de los directivos del futbol profesional es que nada tienen que ver con los asuntos laborales de los jugadores, que ese tema es de competencia de los clubes y éstos deben resolverlos.

El argumento de los directivos del futbol profesional es que nada tienen que ver con los asuntos laborales de los jugadores, que ese tema es de competencia de los clubes y éstos deben resolverlos. Pero resulta que –riposta Carlos Guarnizo– casi la totalidad de los puntos del pliego que Acolfutpro presentó el pasado 11 de septiembre, con la firma de 1.100 jugadores (hombres y mujeres), son del resorte de la Dimayor y la FCF, que no han querido sentarse a negociar.

Lo que determinó que en una reunión los delegados de los jugadores de los 36 clubes profesionales, de la A y la B, aprobaran la opción de la huelga como forma legítima de presionar la solución de sus demandas: 32  votos a favor por 4 abstenciones. Además en las últimas jornadas futboleras en los estadios, los jugadores afiliados a Acolfutpro han llevado a cabo acciones simbólicas de protesta.

Carlos González Puche, director ejecutivo de Acolfutpro, manifestó por su parte toda su voluntad para llegar a un acuerdo con los directivos del fútbol, pero también la decisión del paro si no se avanza en negociaciones. En esa eventualidad, dijo, los jugadores seguirán entrenando con sus equipos, pero no jugarán partidos oficiales. Anunció además que pidieron la intervención de la FIFPRO, una organización internacional conformada por 40 asociaciones de futbolistas, con casi 40 mil miembros:

Recordó por otra parte que la OIT estableció desde 2007 que Acolfutpro tiene todas las facultades para negociar con los organismos rectores del fútbol colombiano. Lo que está en juego es la vigencia de las normas internacionales frente a las normas internas del fútbol, dijo por su parte Carlos Guarnizo, quien al respecto señaló:

Esta es una negociación por rama, porque temas como el calendario de los torneos, el régimen disciplinario, el estatuto del jugador, la minuta única, no son competencia solo de los clubes, son básicamente de la Federación y la Dimayor, que para negarse a negociar se pegan del Código Sustantivo del Trabajo, que solo acepta negociación de empresa, o sea de los clubes, los empleadores. Y así evaden la negociación de esos temas”

Qué piden los futbolistas

En los medios de comunicación algunos periodistas descalifican la protesta de los futbolistas con el argumento de que personas que ganan más de 5 millones mensuales no tienen derecho a protestar. A lo que el asesor sindical Carlos Guarnizo responde que es un mito creado para bajarle argumentos a la lucha de Acolfutpro. Afirmó que más de $5 millones se gana apenas el 30% de los jugadores, el resto gana de ahí para abajo, y en la División B son sueldos muy precarios.

Pero así y todo, la parte económica no es la razón que impulsa esta vez la protesta de los futbolistas profesionales de Colombia. Casi todas sus demandas tienen que ver con condiciones de trabajo, incluso con el impulso a la liga femenina. Piden, entre otros asuntos:

  • Participación en la elaboración del calendario de los torneos, para que incluyan más periodos de descanso y recuperación, y menos maltrato en el ejercicio de su labor. En ese sentido piden que los torneos finalicen antes del 10 de diciembre, que  los periodos de descanso de mitad de año sean de 15 días, y que los jugadores cuenten en sus planteles con un día de descanso a la semana.

Los jugadores –dice a ese respecto el asesor Guarnizo– se pasan todo el tiempo jugando y entrenando, o en concentraciones metidos en un hotel, o en un avión, no tienen tiempo para la familia. Apenas si chatean con la mujer, y trabajan hasta el 23 de diciembre. Juegan igual y a veces más que en Europa, según dicen. Razón tiene Sebastián Viera, el arquero del Junior, cuando dice: “De qué me sirve ganarme 200 millones si no puedo estar con la familia”.

  • Piden que haya mínimo 72 horas de intervalo entre los partido, y que éstos no se programen antes de las 4 de la tarde en ciudades con alturas inferiores a 1.200 metros sobre el nivel del mar.
  • Piden que las disposiciones de la FIFA se apliquen obligatoriamente en Colombia, y que se aumente el porcentaje por transferencia a favor del futbolista.
  • Concertar el Código Disciplinario con la FCF para que las sanciones se ajusten a la Constitución Política y a la justicia. Se quejan de que las multas y sanciones son desproporcionadas en casos como simular infracciones que conduzcan a un error arbitral, o levantarse la camiseta en las celebraciones, entre otras.

“A un jugador que gana 3 millones de pesos le clavan una multa de 30 millones por simular una falta, digamos, y además le violan el debido proceso porque no hay pruebas para calificar la intencionalidad, es algo subjetivo, difícil de demostrar”, anota al respecto Guarnizo.

  • Solicitan pólizas complementarias en salud, ya que como el resto de los colombianos deben padecer el suplicio de la atención en las EPS.
  • Participación sobre los derechos de televisión, y que el recaudo de un partido anual de la Selección Colombia masculina de mayores vaya en favor de Acolfutpro, con el fin de fortalecer su fondo social.

Puedes leer:

Sobre la liga femenina

Para Acolfutpro el tema del fútbol femenino y su manejo es crucial, y así se materializa en el pliego petitorio. Solicita que la Dimayor garantice la liga profesional femenina con una duración que les permita a las futbolistas tener estabilidad laboral, seguridad social y escoger el fútbol como una profesión.

Este año, por ejemplo, solo en marzo se vino a definir la realización del torneo profesional femenino, y apenas duró dos meses y medio. El resto del tiempo las futbolistas estuvieron fuera de competencia.

“Se requiere un calendario completo, porque de otra manera no podemos tener en el país un futbol femenino competitivo. Y otra cosa importante: queremos que se erradique la discriminación y el maltrato a la mujer, que se expulse del futbol la misoginia”, puntualizó Carlos Guarnizo.

Destacó además el compromiso gremial y la preparación de las mujeres futbolistas afiliadas al sindicato. Mencionó el caso de Vanesa Córdoba, la hija de Óscar Córdoba, exjugadora de La Equidad, una de las líderes de la Asociaciòn, una mujer que habla cuatro idiomas y actúa como delegada internacional.

Logros de la Asociación

Acolfutpro la fundaron en el 2005, entre otros, Iván Ramiro Córdoba, Mario Alberto Yepes, Juan Pablo Ángel, Jorge “El patrón” Bermúdez, y Carlos González Puche. Hoy acoge a cerca de 1.300 afiliados entre hombres y mujeres, y tiene ya la suficiente organización como para desafiar con dejar al país sin el espectáculo del fútbol, de no ser atendidas sus demandas.

El movimiento de protesta que hubo en los años 2005 y 2006 –dice Carlos Guarnizo–, tuvo consecuencias positivas para el futbol colombiano. Se visibilizaron los problemas del fútbol y la Superintendencia de Sociedades intervino y formalizó los clubes empresarial y laboralmente. Hoy todos los clubes son sociedades anónimas formales y tienen con sus jugadores contrato de trabajo y seguridad social.

Esta formalización en ambos sentidos ha permitido –en su concepto–  que se eleve la calidad del fútbol nacional. Como prueba de ello recuerda que en los años 70 al jugador Ernesto Díaz le decían “El europeo”, porque era el único que había jugado en Europa. Hoy Colombia es de los países que más exporta jugadores porque la mejora en sus condiciones laborales y personales, mejora también el rendimiento en la cancha.

Puedes recibir la información de la Agencia de Información Laboral y de la Escuela Nacional Sindical a través de Whatsapp. Desde tu celular o tablet solo debes dar clic sobre el siguiente logo, enviarnos el mensaje y seguir las sencillas instrucciones. Si estás en un computador, da clic para conocer nuestro número y envíanos un mensaje.  Y RECUERDA GUARDAR NUESTRO CONTACTO

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: