El sindicalismo cuenta ante la comisión de la verdad

Representantes de la Comisión y de la JEP presentes en el evento. Foto: Miguel Angel Romero

Este 19 de agosto el sindicalismo colombiano hizo entrega de manera virtual de varios informes ente la Comisión de la Verdad. Las centrales sindicales, CUT, CGT y CTC, así como los sindicatos USO, Fecode, Anthoc, Sintraunicol, Fensuagro, Sintraofan, Sintramiénergetica, el sindicato de Telecom y los sindicatos de la palma de aceite presentaran los documentos.

Con la entrega simbólica que se realizó este miércoles se pretende evidenciar las graves afectaciones que ha sufrido el movimiento sindical por la guerra en el país. Los informes recogen los hechos que han victimizado a las organizaciones y buscan dar a conocer la forma en cómo las violaciones a los derechos humanos a y la libertad sindical, han afectado a la democracia en Colombia.

Desde 1971 hasta julio de este año, la Escuela Nacional Sindical ha documentado un total de 15.245 actos contra la vida, libertad e integridad de las y los sindicalistas colombianos. De este número, 3.270 son homicidios, 7.492 amenazas y 1952 casos de desplazamiento forzado.

Los informes que presentan las organizaciones, pretenden que la Comisión de la Verdad incluya en su informe final el tema sindical.

Te puede interesar:

El sindicalismo de la CUT y sus afectaciones

Diógenes Orjuela, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, dijo que este informe es un resumen de todos los hechos de violencia que ellos le han venido contando al mundo. El informe de la Central tiene más de 300 páginas y en él le recuerdan a la Comisión de la Verdad lo trágico que ha sido para el país el asesinato de los sindicalistas. “Nosotros hemos considerado que ha sido un plan de exterminio, no solo que se ha reflejado en el asesinato de líderes sindicales sino en el destierro, las amenazas y atetados de que han sido víctimas muchos de ellos, todo por una actitud intolerable de sectores del gobierno y de los empresarios que se propusieron acabar con sindicatos emblemáticos y no emblemáticos”. Aseguró Orjuela.  

En la violencia antisindical, según el dirigente de la CUT,  el Estado ha jugado un papel importante porque ha permitido que esta impere en el país. Por eso, dice que el informe pretende dejar claro el papel que han tenido el estado, lo paramilitares, la insurgencia y algunas empresas en esa violencia contra el sindicalismo.  “Es claro que todos estos sectores, en mayor o en menor cantidad, han hecho algo”, afirmó.  

“Queremos que se sepa la verdad. El país debe aceptar que se cometieron atropellos contra el movimiento sindical y eso se debe remediar con que el estado acepte la posibilidad de que haya sindicatos fuertes, de que estos negocien sólidamente. También pretendemos que el país aprenda a vivir, a estar con los sindicatos y que el sindicalismo pueda ser un actor fundamental en los debates nacionales, en las definiciones nacionales, en la defensa del trabajador, en la construcción de un nuevo país”, finalizó Diógenes.  

El informe de la CGT

Humberto Correa, encargado de derechos humanos de la Confederación General del Trabajo, CGT dijo que el informe que entregarán es un resumen de la violencia que han sufrido. “Queremos contar que esta violencia ha sido sistemática y que la historia ha puesto a Colombia como unos de los países más peligrosos para hacer sindicalismo según la CSI”.

 Para el caso de la CGT, aseguró Correa, se han se documentaron 492 actos de violencia: entre ellos 175 amenazas, 172 homicidios, 55 intimidaciones, entre otros. Los departamentos más afectados fueron Arauca, Valle del Cauca y Magdalena.

Los afiliados a la CGT han sufrido la violencia antisindical principalmente durante los procesos de privatización de empresas estatales y en procesos de reestructuración de empresas públicas. Los sindicatos denunciaron presuntos actos de corrupción en su momento y por eso sufrieron la violencia. De la misma manera, en muchos entes territoriales, los grupos al margen de la ley ejercieron control y para ellos, los sindicatos eran incomodos.   

“No podemos limitar la violencia antisindical al número de trabajadores asesinados; hay que mirar la exclusión, la impunidad, el despojo y el terror, eso ha causado graves daños”, dijo Correa quien agregó que “la Comisión de la Verdad es el mejor escenario que tenemos los sindicalistas para que la sociedad colombiana conozca la historia de violencia a la que hemos sido sometidos”

La CTC y su informe

Mirtha Rodríguez es la encargada de Derechos Humanos en la Confederación de Trabajadores de Colombia, CTC. Ella dijo que el informe es un esfuerzo importante que hace parte de la reconstrucción de la historia de la Confederación. A su vez, también pretende generar una reflexión en torno a las garantías de no repetición.

En el informe, la CTC narra las prácticas y los hechos que constituyen violación a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario. Además, se brindan elementos de contexto y se muestra la manera como afectó las actividades y agendas de los sindicatos, pero también la manera como la Confederación fue resiliente ante esos hechos.   

“Desde el 2017 ya habíamos iniciado un proceso de descubrir los daños en el Valle de Cauca, que es donde más hechos se han presentado.” Dijo Mirtha Rodríguez. Para ella, los asesinatos selectivos en el sindicalismo colombiano comenzaron con la muerte de José Raquel Mercado en 1976. Mercado era, en ese entonces, el presidente de la CTC y fue secuestrado y posteriormente asesinado por el M-19.  

Mucha de la información histórica de la CTC se ha perdido con el tiempo. Ha habido incendios y hurtos en la sede de los sindicatos, pero aun así se pudo determinar que el 63% de la violencia ha sido contra líderes de la Confederación y que las mujeres también se han visto afectadas como sindicalistas, esposas e hijas de los dirigentes.  

“Es importante que la sociedad conozca la contribución que han hecho las organizaciones sindicales a la democracia en el país y que se les dé, a las centrales obreras, a los sindicatos, el lugar que se merecen en la historia” dijo Rodríguez quien agregó que la violencia antisindical debe cesar.

Mirtha Rodríguez dijo que “el movimiento sindical exige hoy al gobierno nacional que implemente acciones y cambios para que las condiciones que generaron esa violencia antisindical desaparezcan y no se vuelvan a generar”. La exigencia es para que haya garantías plenas de no repetición.  

El informe de Fecode

La Asociación de Institutores de Antioquia, Adida ha sido una de las filiales de Fecode que más ha sufrido la violencia antisindical. Por eso se presentará el informe ante la Comisión que hace un recuento de los principales hechos que afectaron al sindicato.

Nelson Alarcón, presidente de Fecode agregó que también están preparando un informe más amplio que muestra los impactos de la violencia en la escuela. Como la guerra afectó a cientos de instituciones rurales que favorecían a los más pobres del país.

“Mantenemos el sueño de una sociedad con justicia social y apostamos por una escuela como territorio de paz. Como Fecode avanzamos en el proceso para reconstruir una memoria histórica desde la mirada de quienes han vivido la historia y dar un lugar a quienes murieron” dijo Alarcón.  

La opinión de la ENS

Alberto Orgulloso, directo de la ENS dijo que con estos informes el movimiento sindical demuestra su condición de víctima. Asegura que la violencia antisindical y la estigmatización ha sido un proceso histórico, sistemático y selectivo en el país.  

Los informes también dan cuenta de la responsabilidad que el Estado ha tenido en la estigmatización y violencia antisindical. Hay instancias internacionales como la OIT y la ONU que le han exigido al Estado su responsabilidad en garantizar los derechos de los sindicalistas. En muchas ocasiones los gobiernos han fallado en esa garantía y por eso son responsables de la persecución y el exterminio que ha sufrido el sindicalismo.

“El sindicalismo espera que la Comisión de la verdad incorpore estos informes en su informe final y que reconozca que el movimiento sindical merece la verdad y el compromiso de no repetición” dijo Orgulloso.  Agregó que el Estado y los empresarios deberían tomar medidas políticas y administrativas para evitar que vuelvan a ocurrir estos hechos de violencia contra los sindicalistas.

Finalmente, Orgulloso dijo que estos informes también serán presentados ante la JEP y ante la Unidad de búsqueda de Personas dadas por desaparecidas, esto con el fin de obtener justicia y encontrar a los desaparecidos.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: