La solidaridad, un valor de las agremiaciones sindicales

La solidaridad de las organizaciones sindicales de la palma de aceite del Magdalena Medio se hizo visible el pasado 3 de noviembre en San Alberto, Cesar.

Por Laura Cartagena

A la cita del martes 3 de noviembre convocada por Sintraproaceites- San Alberto, llegaron otras agremiaciones sindicales no solo del nivel local, sino también, de otros municipios y departamentos cercanos. Iban a respaldar la marcha y el mitin como acción colectiva reivindicativa de los derechos sindicales que reclamaban mujeres y hombres. Un año después, aún están a la esperan que el gerente y la junta directiva de Indupalma acepten la invitación al dialogo que en reiteradas ocasiones han hecho para conversar sobre la situación actual de la empresa, de sus trabajadoras y trabajadores.

Te puede interesar:

Luego de un año en el que se puso en marcha del plan de liquidación Indupalma, la población trabajadora sindicalizada lleva el mismo tiempo de espera, una espera que para ellos y ellas no tiene caducidad. Creen en el dialogo como herramienta de negociación y superación de las dificultades que, especialmente, a nivel económico son las que alude la empresa como factor desencadenante de la decisión tomada.

En estos 365 días, quienes aún resisten desde Sintraproaceites San Alberto, han acudido a diferentes estrategias de acción colectiva para visibilizar tanto la situación en la que se encuentran confinados desde el primero de noviembre de 2019, como también el hecho de que la empresa no ha suspendido todas sus operaciones, propias o tercerizadas, de rentabilidad de la palma de aceite.

En este proceso reivindicativo de sus derechos, logrados en la Convención Colectiva de Trabajo, misma que se erige como una de las mejores del sector palmero, se han sumado desde diferentes espacios otras agremiaciones sindicales dedicadas a esta agroindustria. En la conformación de redes de apoyo, reciprocidad y cooperación voluntaria ven la implicancia de la solidaridad como un valor necesario para la sostenibilidad del gremio. Además, creen que es una estrategia que no solo corresponde a las y los trabajadores directamente afectados, sino también, a todo el sector palmicultor y agroindustrial, visibilizándose y actuando desde “un nosotros” que entrevén en este caso, y en otros ya ocurridos, una transformación de las empresas a partir de estrategias que desde una mentalidad tecnocrática, decisiones autoritarias y eficientes en términos del lucro, desmeritan y deslegitiman el valor de la acción sindical, haciendo caso omiso a la legislación nacional e internacional en materia laboral.

Puedes leer:

En este caso, se hace fundamental que la organización sindical, especialmente, las de la agroindustria estrechen sus vínculos en materia de acción social. Promoviendo, entre las muchas estrategias existentes, el trabajo colectivo y el dialogo social como mecanismos de lucha que no solo beneficia a Sintraproaceites- seccional San Alberto, sino a todo el colectivo de trabajadoras y trabajadores del sector. Hoy el caso representativo de vulneración a la libertad de asociación sindical es Sintraproaceites, pero es oportuno no caer en singularidades, sino en el interés colectivo que responda de manera mancomunada a los estándares globales y políticas neoliberales que están mediadas por acciones empresariales competitivas que promueven flexibilización, precarización y vulneración de las condiciones de trabajo que van en contravía de los pilares del trabajo decente.

Para contrarrestar este tipo de acciones capitalistas, se hace necesario que la clase trabajadora, representada desde el sindicalismo se replantee desde la innovación y la imaginación los espacios de organización, acción, negociación y reivindicación frente a la situación que impone el capitalismo contemporáneo.

Como respuesta a esta apremiante necesidad, el pasado martes 3 de noviembre representantes de diferentes agremiaciones sindicales como Sintraproaceites seccionales La Gloria y Sabana de Torres, Sintrapalma seccionales Barrancabermeja y Puerto Wilches, Sintrainagro seccionales Sogamoso, Minas y San Alberto acompañaron solidariamente a Sintraproaceites seccional San Alberto en su acción sindical reivindicatoria.

La solidaridad expresada desde otros sindicatos a Sintraproaceites buscó alzar la voz a los oídos sordos de una empresa como Indupalma, que en un año no ha atendido las solicitudes de llevar a cabo encuentros entre las partes en pro del dialogo social.

No dejes de leer:

Finalmente, el llamado de atención es a ampliar estos lazos de solidaridad y acción social a otros espacios como la participación de las familias, las poblaciones cercanas y otras formas de organización social que trascienda el conflicto particular Indupalma- Sintraproaceites, San Alberto. Hay que invitar a la reflexión colectiva sobre el impacto que este caso tiene, no solo en la población trabajadora sino en los otros espacios donde se lleva a cabo la vida social.

Esta es una necesidad apremiante, la de establecer vínculos con otras y otros, no solo desde el ser trabajador o trabajadora, sino como ciudadanos y ciudadanos que tienen necesidades, demandas y reivindicaciones que dar en colectivo.

Laura Cartagena Benítez

Laura Cartagena Benítez es socióloga de la Universidad de Antioquia, especialista en Teoría, Métodos y Técnicas de Investigación Social de la misma universidad y candidata a magister en Geografía Humana de El Colegio de Michoacán. Actualmente trabaja como investigadora en el proyecto FNV- Palma de la Escuela Nacional Sindical. Cree en la investigación como herramienta para el cambio social y es abanderada de la necesidad de los procesos de verdad, justicia, no repetición y memoria del proceso de paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: