Con el cierre de la planta de Sacos de Yumbo se pierden trabajos decentes, dice Sintracarcol

Imagen de Cortesía

A finales del pasado mes de agosto se apagaron las máquinas en la Planta de Sacos de Yumbo. Esta fábrica, perteneciente a Cartón de Colombia, ya no producirá más empaques de cartón para cemento, azúcar y productos alimenticios. Ahora, lo que hacían en esta planta se distribuirá en otras que la compañía tiene en Palmira y Medellín.

Los cerca de 100 trabajadores que laboraban en la Planta de Sacos de Yumbo han sido o están siendo reubicados. Pese a ello, Sintracarcol, el sindicato que agrupaba a casi todos los trabajadores de la planta que tenían contrato a término indefinido, se lamenta por el cierre.

Álvaro Ríos, el Fiscal Nacional de Sintracacol dice que se pierden cerca de 10 puestos de trabajo que estaban en la convención colectiva. Estos tenían trabajo decente y unas muy buenas condiciones que serán difíciles de recuperar. En la Planta de Sacos cuando alguien salía, era reemplazado por otro trabajador que ingresaba con las mismas condiciones que el anterior. Con el cierre esto ya será historia.

“Las generaciones futuras ya no podrán contar con estos puestos de trabajo”, se lamenta el directivo de Sintracarcol. Agrega que los trabajadores que quedan sin sus oficios en esta planta serán reubicados, muy seguramente, en el mismo complejo que la empresa tiene en Yumbo y en el cual funcionaba esta planta de Sacos.

También menciona el directivo sindical que los trabajadores de las plantas de Medellín y Palmira, a las cuales se trasladará la producción, tienen menores garantías y en ocasiones son tercerizados.

Puedes leer:

El motivo del cierre de la Planta de Sacos de Yumbo

La Planta de Sacos de Yumbo no es cerrada porque ya no se necesiten este tipo de empaques. La versión que tienen el sindicato es que a la empresa le saldrá más barato producir estos artículos en dos plantas distintas; la de Medellín y la de Palmira.

El tema no eran costos laborales. La empresa le dijo a la organización sindical que el motivo principal eran otros costos de producción y la preparación que estaban haciendo ante la llegada de un nuevo competidor que instaló una planta en la Costa Caribe.

Ante esto, el sindicato, en un comunicado dijo que los trabajadores tenían nostalgia y preocupación por lo que había pasado. “varios de esos trabajadores se sienten mutilados, sienten un vacío por falta de respuestas”, asegura la comunicación.

A Cartón de Colombia no le va mal

Según el informe de su asamblea de accionistas, a la empresa no le fue mal el año pasado. Pese a la pandemia, sus ventas solo se redujeron en un 5% y alcanzaron a ser de 1.1 billón de pesos.

Cartón de Colombia pertenece a la multinacional Smurfit Kappa, una compañía con presencia en 36 países y con más de 46 mil trabajadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: