Nuevo atentado contra presidente de Sintraemcali, segundo en el año. Y le redujeron esquema de seguridad

(Tomada de Twitter)

Ahora vuelven a decir lo mismo de la otra vez, que fue un intento de atraco. Parece ser que en Cali no hay más a quien atracar que al presidente de Sintraemcali y su escolta”.

Dijo en tono irónico Ricardo Muñoz, presidente del Sindicato de Trabajadores de Emcali, al referirse a lo sucedido el pasado viernes 17 de mayo en las afueras de su residencia del barrio Atanasio Girardot, en Cali, donde fue víctima de un atentado –el segundo que sufre este año– del cual por fortuna, y gracias a la reacción de su escolta, también salió ileso.

El primer atentado ocurrió a finales de enero pasado, en circunstancias muy parecidas al del 17 de mayo. Y como en aquella ocasión, en ésta las autoridades locales también se apresuraron a calificar el hecho como un intento de atraco, sin siquiera tomarse la molestia de abrir una investigación, denunció Muñoz, quien solicitó que a las amenazas contra su vida les den el tratamiento serio que su gravedad merece.

“Lo que estamos pidiendo es que las autoridades hagan las investigaciones pertinentes. Porque nos preocupa que la organización  sindical se asediada por fuerzas oscuras, que hasta ahora no se define de qué sectores son”, indicó el presidente de Sintraemcali.

Se refiere a los señalamientos, estigmatizaciones, seguimientos y ataques que el sindicato ha debido soportar desde cuando decidió defender férreamente a Emcali como patrimonio público contra el querer del Gobierno Uribe de  privatizarla. Se recuerda que de esa época son los hechos que determinaron la reciente condena a tres militares, por participar en la llamada “Operación Dragón”, un montaje criminal para desprestigiar y atacar los miembros de la Junta Directiva del sindicato, razón por la cual éstos gozan de medidas cautelares por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Pero lo más grave –sostiene Muñoz– es que no obstante el riesgo manifiesto, en los últimos dos años la Unidad Nacional de Protección ha suprimido o reducido 8 esquemas de protección dispuestos para los directivos de Sintraemcali amenazados, entre ellos el de Ricardo Muñoz, a quien a finales del año pasado le quitaron el vehículo y un escolta. Solo quedó con uno, que fue el escolta que le salvó la vida en el atentado del viernes pasado.

Y es que en verdad Sintramcali es un sindicato bajo amenaza desde hace años, en retaliación a su posición en defensa de Emcali y seguramente también por las reiteradas denuncias que ha venido haciendo de hechos de corrupción en la empresa, lo que pone a la organización y a sus directivos en la mira de los violentos.

Los hechos de corrupción que Sintraemcali ha venido denunciando en los últimos años, tienen que ver con la “captura” de la contratación en la empresa por parte de “mafias”.

“Son los mismos que siempre han contratado,  y que ahora también contratan en aguas, energía y telecomunicaciones. En esta última hay tecnologías que se compraron y nunca entraron en funcionamiento, y hay evidencias de sobrecostos en las compras de equipos. Por eso ya hay requerimiento de la Procuraduría”, señaló Muñoz.

Otra causa que el sindicato promueve, y que también pisa callos en el Gobierno, es la denuncia de la deuda de Emcali con la nación, por ser “injusta, odiosa y afecta al pueblo caleño”.

Te puede interesar: Presunto atentado hoy en Cali contra el presidente de Sintraemcali

Recuento de agresiones

Entre los hechos recientes se cuenta el atentado a la sede sindical con bombas incendiarias, ocurrido una madrugada del año 2014. “Quienes tiraron esas bombas quedaron registradas en las cámaras, y todo eso se entregó  como prueba a la Fiscalía y organismos de seguridad, pero nunca hubo resultados de eso”, comenta Muñoz.

El 12 de diciembre de 2018 sorprendieron a un hombre tomando sospechosamente fotos al frente de la sede sindical; y el 28 de enero de 2019 ocurrió el ya mencionado primer atentado contra Muñoz, a las 7 de la mañana, cuando salía de su casa para su oficina en compañía del escolta asignado por la UNP, quien logró accionar su arma y ahuyentar al hombre que se les acercó, y que en el forcejeo dejó tirada en el suelo su revólver.

Esa arma se la entregamos a las autoridades para el análisis del perito balístico, y la descripción con la placa del carro que estaba cerca y recogió al sicario que atacó al escolta. Pero después averiguamos y nos dijeron que el investigador de la Sijin que tenía el caso lo trasladaron,  y no sabían quién que quedó con él. O sea que no investigan, no hay resultados”, se quejó el presidente de Sintraemcali.

El segundo ataque contra Ricardo Muñoz, como se dijo, tuvo lugar el viernes 17 de mayo a las 8 de la noche, cuando dos individuos motorizados lo abordaron a él y a su escolta en el momento en que llegaban a su residencia y abrían el garaje. Uno de los hombres se bajó de la moto, se  acercó y los puso de quietos con un arma de fuego.

“Al ver eso yo hice lo que me aconsejaron de la Unidad de Protección: me resguardé rápido en la casa y dejé que fuera el escolta el que le hiciera frente a la situación. Éste pudo reaccionar rápido, disparó dos veces y alcanzó a herir al atacante, que quedó tirado en el piso. El otro hombre, el que manejaba la moto, huyó, pero en el momento de hacerlo grito para que lo escucháramos: ¡Cuídense hijueputas! O sea que la amenaza sigue”, subrayó Muñoz.

El joven sicario herido fue detenido y trasladado a una clínica, donde fue intervenido por la bala que recibió en el testículo derecho. Al parecer pertenece a una banda delincuencial del barrio Marroquín del distrito de Aguablanca, pero eso hace parte de la investigación que se adelanta. Al respecto, Muñoz preciso:

“Queremos que la investigación sea seria y responsable, y garantice la libertad de la junta directiva Sintraemcali para ejercer la acción  sindical. En menos de cinco meses han ocurrido dos ataques similares contra mi persona, y aun se sigue diciendo de manera irresponsable que ambas situaciones obedecieron a intentos de atraco”.  

Indicó que el lunes tuvo una reunión con el Secretario de Seguridad de la Alcaldía de Cali y autoridades de policía, para ver qué solución se da al problema de inseguridad que vive el sindicato. “Obviamente toda esta situación nos preocupa y nos causa temor, pero tampoco nos van a acallar frente a las situaciones irregulares que ocurren en las Empresas Públicas de Cali”, agregó.

También puedes leer: Las cifras de la violencia antisindical en este 9 de abril

Desmonte de esquemas de seguridad

Es la parte que más preocupa hoy: el desmonte y disminución de los esquemas de seguridad. Desde 2017 al día de hoy la Unidad Nacional de Protección ha desmontado o rebajado a los directivos de Sintraemcali 8 esquemas de seguridad

Nos preocupa que en este país, donde  con el nuevo gobierno se ha agudizado la persecución y el asedio a los líderes sociales y sindicales, la Unidad de Protección en vez de garantizar la seguridad, lo que hace es desproteger los dirigentes amenazados”, enfatizó Ricardo Muñoz.

Indicó que en el año 2017 desmontaron los esquemas de Carlos Vargas y Fredy Salinas, integrantes de la Junta Directiva de Sintraemcali. En el 2018 el turno fue para Carlos Arbey Rodríguez y James Figueroa, también directivos. Y a finales del año llegó la resolución de la supresión del esquema de Orlando Ramírez y el del mismo Ricardo Muñoz, su presidente. Como también le rebajaron el esquema a José Ernesto Reyes, de la junta directiva.

“Lo más preocupante es que sin haber entregado el informe sobre el atentado ocurrido en enero en mi contra, la Unidad de Protección decide debilitar los esquemas de Ramírez y el mío”, comentó.

Puedes recibir la información de la Agencia de Información Laboral y de la Escuela Nacional Sindical a través de Whatsapp. Desde tu celular o tablet solo debes dar clic sobre el siguiente logo, enviarnos el mensaje y seguir las sencillas instrucciones. Si estás en un computador, da clic para conocer nuestro número y envíanos un mensaje.  Y RECUERDA GUARDAR NUESTRO CONTACTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.