El nuevo contrato social de Fedesarrollo: Ideas venenosas en una envoltura atractiva

Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo

La propuesta de Fedesarrollo mantiene la mezquindad del asistencialismo de la política social con los pobres y la generosidad con los grandes grupos empresariales y sectores más ricos de la sociedad.

Por Carlos Julio Díaz Lotero

Fedesarrollo presentó al país a inicio de marzo una propuesta titulada “Reformas para una Colombia post-covid-19: hacia un nuevo contrato social” que en principio parece como algo innovador, pero después de un análisis detallado lo que en realidad hace es pedir que cambien la sopa pero que dejen la mosca.

Ante los impactos del Covid que, según Fedesarrollo, nos deja 3 millones de nuevos pobres, una informalidad laboral que bordea el 60%, la baja cobertura pensional del 25% y un estatuto tributario con exageradas exenciones y altamente regresivo que explica en parte el alto grado de desigualdad de nuestra sociedad, Fedesarrollo propone una gran reforma integral, supuestamente para superar estos problemas, en cuatro  grandes líneas: la política social, el régimen laboral, pensional y tributario.

Veamos el contenido de las propuestas:

  1. Mantiene la política de subsidios condicionados presentando como novedoso la implementación del “Sistema de Identificación de Potenciales Beneficiarios de Programas Sociales” (SISBEN 4.0) y la universalización del Programa Adulto Mayor
  2. Sustenta la creación de una renta mínima de monto fijo para los hogares en situación de pobreza y pobreza extrema que pasaría de un promedio por hogar hoy de $44.000 pesos mensuales a $138.000 pesos mensuales, esto significa que la transferencia monetaria por persona seria de $34.500, muy por debajo del umbral de pobreza que este año se establece en $327.000.
  3. Propone acabar con el Regimen de Prima Media (RPM) en pensiones y establecer un sistema de protección a la vejez de tres pilares: a. un primer pilar que entregaría $412.000 mensual a todo adulto mayor de 65 años. b. un segundo pilar de ahorro individual en programas que serían producto de negociaciones colectivas en un país con una baja densidad sindical de 4,6% y baja cobertura de convenios colectivos de un 7% aproximadamente. c. un tercer pilar de ahorro voluntario individual como el que ya existe. Deja como gabela que quienes estén a menos de 10 años de la pensión en Colpensiones seguirán en el RPM, pero conserva la estafa de las AFP
  4. En salud plantea, de manera equivocada, que el sistema de salud contributivo y el subsidiado son iguales, y como los informales pagan más que los formales, propone una tasa progresiva de aportes a salud a cargo del trabajador tanto formal como informal, que sería de 0% para los de un salario mínimo, y que aumentaría gradualmente hasta cerca del 9% para ocupados con ingresos de 25 salarios mínimos o más. El régimen contributivo en salud es responsable de una serie de prestaciones sociales, que no existen en el régimen subsidiado, como las licencias de maternidad y/o paternidad, indemnizaciones, pago de incapacidades por enfermedad o por un accidente no relacionado con su trabajo, entre otros. Por tanto, es falso el argumento de que no existen incentivos para la afiliación al régimen contributivo, el problema del país son los bajos ingresos que escasamente alcanzan para medio comer.
  5. Propone desmontar el aporte de las empresas del 4% de la nómina para las Cajas de Compensación Familiar (CCF) al introducir una tasa progresiva que iría del 0% para los empleados de un salario mínimo y que aumentaría gradualmente hasta cerca del 5% para empleados con ingresos de 25 salarios mínimos o más. Parte de esta contribución será usada por las CCF para financiar un seguro de desempleo no contributivo de $412.000 hasta por seis meses a trabajadores entre 1 y 1,5 salarios mínimos. De esta manera descarga en las CCF una responsabilidad que debe estar a cargo del presupuesto público, y debilita el subsidio familiar y otros programas sociales que hoy se ejecutan por estas entidades con relativo éxito así sea por imposición gubernamental.
  6. Creación de un auxilio de solidaridad equivalente al 4% de un salario mínimo, esto es de $36.341 para trabajadores que devengan hasta dos salarios mínimos
  7. Según Fedesarrollo las reformas laboral y pensional implicarían un aumento del salario disponible para un trabajador que gana un salario mínimo de hasta 13%, así como una disminución en costos laborales para la empresa de hasta el 14%, lo que estimulará la generación de empleo formal. La generación de empleo formal por la vía de reducción de costos laborales es un falso argumento que no ha funcionado con las pasadas reformas que se han hecho, y si afectaría la financiación y funcionamiento de las CCF.

Puedes leer:

Para financiar estas propuestas de apoyo a las familias pobres propone una reforma tributaria que mantiene las siguientes facetas

  1. Propone eliminar solo las exenciones sectoriales, no todas las exenciones y gabelas de orden general.
  2. Revisión o eliminación de las zonas francas que han establecido una competencia desleal con las empresas del régimen general. Esto es cierto, pero lo que no dice es que muchas empresas grandes se trasladaron a las zonas francas para favorecerse de la baja tributación, y nunca se generaron nuevos empleos y desarrollos empresariales.
  3. Eliminar el descuento del impuesto del ICA dentro del impuesto de renta que pagan las empresas, y posponer hasta el 2026 la implementación de la tarifa general del 31%, esto es, mantiene la gabela tributaria como tarifa plana favorable para las grandes empresas y no introduce la progresividad en la tributación empresarial.
  4. Conserva el guion de las reformas neoliberales de aumentar la tributación de la clase media, aumentando la base gravable al reducir a la mitad las rentas exentas de los asalariados e incluye en la base tributaria a los pensionados que ya pagan el 12% en salud
  5. No toca el impuesto al patrimonio al mantener las tarifas marginales sobre el patrimonio líquido superior a $5 mil millones, y ampliar por una sola vez a los patrimonios líquidos superiores a los mil millones de pesos (Tarifas oscilarían entre 0,5% y 1% para los patrimonios líquidos superiores a $5 mil millones)
  6. No propone revisar el bajo impuesto predial que pagan los predios rurales que son fuente de especulación y concentración de tierras en pocas manos.
  7. Propone gravar progresivamente con el IVA hasta llegar al 8% a la totalidad de los bienes y servicios de la canasta que consumen los hogares que están exentos, excluidos, o gravados al 5%. Recordemos que la mitad de la canasta hoy se encuentra exenta. Esto se compensaría supuestamente con una devolución de $63 mil para los 4 primeros deciles, que como sabemos esto no es fácil establecerlo, y reitera la falsedad de que las exenciones y exclusiones de este impuesto favorece a los ricos.
  8. La reforma tributaria que propone Fedesarrollo da continuidad a la política de aumentar los impuestos indirectos a la población de menores ingresos que son altamente regresivos, y gravar con mayores impuestos directos a la clase media, mientras se mantienen en términos generales las exenciones del gran capital.

Según Fedesarrollo estas propuestas reducirían la desigualdad del ingreso medido por el índice de GINI en 4 puntos, la pobreza en 9,3 puntos, lo que equivaldría a sacar a 4,5 millones de personas de esta condición, crearía al menos 815.000 empleos formales, y el PIB aumentaría en 0,52%.

Gravar con mayores impuestos a los trabajadores y mantener las gabelas tributarias de las grandes empresas, reducir costos laborales y contribuciones a la seguridad social se ha probado que no han generado nuevos empleos formales, ningún aporte al crecimiento de economía productiva, y por tanto de reducción de la desigualdad.

En resumen, la propuesta de Fedesarrollo mantiene la mezquindad del asistencialismo de la política social con los pobres y la generosidad con los grandes grupos empresariales y sectores más ricos de la sociedad.

No hay que dejarse confundir, los lobos vestidos de oveja nunca dejaran de ser lobos, tarde o temprano se manifestaran en su esencia, por ello la agenda de los sectores políticos y democráticos debe seguir adelante.

Te recomendamos:

Propuestas contra lo que piensa Fedesarrollo

Si queremos superar el atraso económico y social en el que nos encontramos, el hambre y la pobreza, la desigualdad y la alta precariedad laboral, para hacer tránsito hacia una sociedad más equitativa, con un alto ingreso per cápita, con un elevado desarrollo social y una economía impulsada por desarrollos tecnológicos e investigaciones en las fronteras de la ciencia, necesitamos un programa, en términos generales, como el que sigue:

  1. Una reforma estructural al sistema tributario con base en los principios constitucionales de eficiencia, progresividad y equidad
  2. Un nuevo sistema de seguridad social contributivo universal y solidario, excluido del mercado, que conserve el Regimen de Prima Media y desmonte el negocio de las AFP, las EPS y las ARL.
  3. Una reorientación de la política económica para promover la economía productiva con
    • Crédito de fomento para el desarrollo industrial y agropecuario
    • Control de cambios y una política cambiaria estable con tasas diferenciales para el apoyo del sector productivo
    • Precios de garantía para asegurar excedentes reinvertibles a los empresarios del sector productivo y fundamentalmente agropecuario
    • Compras públicas favorables a las MIPYMES
    • Inversión en infraestructura social y económica como redes hospitalarias, carreteras de alta velocidad, ferrocarriles, túneles, puentes, puertos, distritos de riego, etc.
    • Fortalecimiento de la banca pública y recuperación del Banco de la Republica para el desarrollo nacional pues hoy se encuentra al servicio de los grandes grupos financieros y organismos internacionales como el FMI que han impuesto el programa neoliberal del consenso de Washington
    • Política comercial y arancelaria para impulsar el desarrollo de manufacturas, la protección de la producción de alimentos que se orienta al mercado interno, y sustituir con producción nacional los 14 millones de toneladas que importamos.
    • Política energética que reduzca las altas tarifas que pagan las empresas y población, así como el costo de la gasolina que restan capacidades competitivas al país.
    • Integración regional en relaciones comerciales y en el desarrollo de grandes proyectos de infraestructura, investigación en ciencias de la vida, y coordinación de políticas en salud pública. De igual manera la pandemia de COVID19 ha demostrado cuán vulnerables somos como especie humana y que nuestra supervivencia depende de un nuevo paradigma de cooperación entre todas las naciones para enfrentar los problemas globales como las pandemias, narcotráfico, terrorismo, contaminación, paraísos fiscales, entre otros, y definir propósitos comunes.
  4. La renta básica permanente como una transferencia monetaria incondicional, y lo más amplia posible, para romper con los subsidios condicionados que no han resuelto la pobreza y si se han utilizado como red de apoyo clientelar en los procesos electorales.
  5. Una política pública de trabajo decente que promueva empleos estables y bien remunerados, los derechos de libertad sindical, la seguridad social y la protección laboral, y el dialogo social como valor democrático para el trámite de los conflictos socio- laborales
  6. Aumento del presupuesto para ciencia y tecnología, en los sectores más avanzados, y fortalecimiento de la formación para el trabajo, con énfasis en las nuevas tecnologías, pero aplicadas fundamentalmente al sector real de la economía.
  7. Gestionar reducciones de la deuda pública, condonaciones y en un caso extremo declarar una moratoria de la deuda financiera publica para pagar inicialmente la deuda social que ha crecido a límites insostenibles a causa de la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: