Crisis geopolítica y nuevo orden monetario y financiero internacional

Iamgen de referencia tomada de Infobae

La crisis geopolítica actual puede ser una oportunidad para el mundo entero

Por Carlos Julio Díaz Lotero

El surgimiento, por ahora en los países del mundo oriental, de un nuevo sistema monetario y crediticio internacional, con una moneda alternativa al dólar, se viene acelerando a causa de las duras sanciones contra Rusia como represalia a la anexión de Crimea en 2014 y las recientes operaciones militares en Ucrania. Pero este proceso viene en gestación desde hace años y se conoció en octubre de 2020 por medio del economista ruso Sergei Glazyev, miembro del Consejo y Ministro responsable por la Integración y Macroeconomía de la Comisión Económica Eurasiática. Sergei Glazyev ha sido el responsable de impulsar la creación de nuevos instrumentos nacionales de pago, para dejar de lado la utilización del dólar y el euro, en las transacciones comerciales y monetarias entre los miembros de la Unión Económica Eurasiática (UEE) y China.

La Unión Económica Eurasiática (UEE) se empezó a conformar desde el 2014 por parte de Rusia, Kazajistán, Bielorrusia, Kirguistán y Armenia, que hacían parte de la anterior Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, (URSS). La Unión Económica Euroasiática cubre un área de 20.286.152 kilómetros cuadrados, aproximadamente el 15 % de la superficie terrestre, tiene un Producto Interno Bruto (PIB) de 5,2 billones de dólares y un PIB per cápita de USD $28.578 (2019), con una Población total cercana a los 200 millones de personas. La UEE se viene integrando a la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) anunciada desde el 2013 por el presidente Xi Jinping, a tal punto que en el 2020 representaba el 20% del comercio de China y se utilizaba el 15% de las monedas nacionales.

Puedes leer:

El 11 de marzo se llevó a cabo una cumbre virtual denominada “Nueva etapa de cooperación monetaria, financiera y económica entre la Unión Económica Euroasiática y la República Popular de China. Transformaciones globales: Desafíos y soluciones” con la participación de representantes de la Unión Económica Euroasiática (UEE) y China, para continuar discutiendo la implementación de un sistema monetario y financiero internacional independiente, con una nueva moneda. El Ministro para la Integración y la Macroeconomía de la UEE, Sergei Glazyev dijo que esto se viene adelantando “Debido a los desafíos comunes y riesgos inherentes a la desaceleración económica mundial y a las medidas restrictivas contra los Estados de la UEE y China, nuestros países deben intensificar la cooperación práctica al nivel del diálogo regular de expertos y en el área de medidas y proyectos conjuntos”. Los países asiáticos, en una decisión inteligente, no quieren hacer parte del colapso del decadente sistema monetario del FMI y el Banco Mundial del bloque transatlántico (UE y EE.UU.)

Rusia se venía preparando para afrontar las sanciones económicas desde el año 2014, lo que le quitó eficacia al aislamiento y a la feroz guerra económica desatada por parte de la UE y EE.UU. El Canciller Ruso Serguéi Lavrov a propósito del discurso del aislamiento manifestó “No existe aislamiento y esto es dicho exclusivamente por aquellos que, mental e ideológicamente, se resignan a la inevitabilidad de una dictadura occidental en el escenario global. Esta dictadura es apoyada primariamente por el propio Occidente y odia perder sus posiciones. El Occidente ha sido el jugador dominante del mundo por más de 500 años. Ahora, una era diferente –la formación de un orden internacional multipolar- está aquí. Los centros globales de desarrollo económico que persiguen una política orientada nacionalmente se erguirán y no quieren aceptar los valores neoliberales impersonales impuestos al mundo por Occidente. Ellos quieren basarse en su historia, tradiciones y valores, inclusive valores religiosos. En gran medida, ellos son comunes a todas las religiones mundiales (…)”.

Es obvio que la estrategia de EE.UU y la U.E. de excluir del sistema SWIFT y expropiar las reservas cambiarias de los países que consideran autocráticos,  por no compartir los desprestigiados y decadentes “valores democráticos” de occidente, han aumentado la desconfianza en el dólar como la principal moneda de reserva internacional, y motivado para que Rusia y China hayan creado su propia infraestructura financiera de pagos en sus relaciones comerciales, que se complementará con el diseño de un sistema monetario y financiero internacional independiente que se basaría en una nueva moneda internacional, la cual se calcularía como un índice de las monedas nacionales de los países participantes y de los precios de los productos básicos.

Las medidas que ha venido tomando Rusia para contrarrestar los efectos de la guerra económica han logrado estabilizar y recuperar la economía y la moneda rusa de la devaluación inicial cercana al 40%. Entre otras medidas, se tomaron las siguientes:

  1. Las empresas extranjeras que salgan del país serán tomadas por “gerentes externos”, es decir, rusos.
  2. Los flujos de capital fuera del país serán sujetos a un “estricto control”, es decir, Rusia establece un control de capitales y un control de cambios de divisas.
  3. La deuda externa se pagará en rublos, no en dólares ni euros. Los acreedores extranjeros solo podrán convertir sus rublos en dólares o en euros con los fondos rusos que ahora están congelados en el extranjero, o sea, que le fueron robados al banco central ruso, siempre y cuando EE. UU. y la Unión Europea decidan descongelar esos fondos. Esto significa que no habrá libre convertibilidad del rublo en dólares a través de la ventanilla normal del banco central, lo cual es un paso necesario para evitar una fuga de capitales que desangre al país. Por tanto, los acreedores extranjeros solo podrán realizar esas conversiones al tipo de cambio oficial del rublo, que se ha recuperado significativamente.
  4. Todos los ingresos por exportaciones deben ser entregados al banco central.
  5. Se anunciaron varias medidas crediticias y moratorias en el pago de las deudas para defender la economía productiva (sector agrícola y manufacturero).
  6. La obligación de pagar el petróleo y el gas ruso en Rublos por parte de los llamados “países hostiles”, que tuvo resistencias iniciales, pero ya muchas empresas y países europeos se ajustaron a la medida. Esto significa el principio del fin del Petrodólar como moneda patrón para mediar el precio del barril de petróleo. Arabia Saudita, Israel, China, India, Rusia, y otros países vienen comerciando petróleo y gas en rublos, rupias y yuanes.
  7. Los países o empresas que necesiten rublos los pueden comprar con oro al Banco Central de Rusia, a un cambio de 5.000 rublos el gramo de oro. Esto transforma al rublo no solo en moneda de reserva, sino que indirectamente establece una tasa de cambio entre el dólar y el rublo, la cual se encuentra en 83 rublos por dólar a la fecha.

El corazón del nuevo bloque económico – militar, financiero, crediticio y monetario internacional lo conforman el “Triángulo Estratégico” de tres poderosas economías:  Rusia, India y China, que hoy se denominan los RIC, que podría darle mayor dinámica al bloque de los BRICS que incluye adicional a Brasil y Sudáfrica.

Hoy ha desaparecido el paradigma de un mundo unipolar, para dar paso a dos bloques antagónicos: el bloque del dólar y la OTAN y el bloque euroasiático que va a girar en torno a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, y su nuevo diseño monetario y crediticio internacional. La resistencia a la extinción de la globalización y a su funcionamiento bajo las reglas de una dictadura unipolar es el trasfondo de la guerra en Ucrania.

Este nuevo orden internacional multipolar sigue siendo un riesgo para la existencia planetaria, además de una guerra económica no deseable, se mantienen latentes las conflictividades militares y el peligro de una confrontación nuclear a gran escala que podría significar la desaparición de la especie humana. Se necesita, como condición para la supervivencia y el progreso de la humanidad, un mundo despolarizado, que reafirme los principios del Estado Nacional soberano, con un propósito cooperativo para enfrentar los graves problemas que hoy nos amenazan como son las pandemias, el narcotráfico, el terrorismo, la recesión económica, la crisis energética, la hiperinflación, el derrumbe del sistema monetario del dólar, el desempleo y la precariedad laboral, la pobreza, las desigualdades, el hambre y las violencias de diverso origen.

Los dos bloques hoy en disputa deben disolverse para construir un nuevo orden internacional cooperativo en lo político, económico, financiero, científico y sanitario. Los principios y fundamentos de este nuevo orden internacional para el desarrollo y el logro de una paz estable y duradera son entre otros, los siguientes:

  1. La creación de una plataforma mundial de salud para enfrentar la actual y futuras pandemias que se presenten. Este sistema de salud mundial se tiene que construir a partir de sistemas nacionales públicos y universales con enfoques preventivos.
  2. Superar la geopolítica, y establecer relaciones internacionales para la paz y el beneficio mutuo en torno a proyectos internacionales de infraestructura, ciencia y tecnología.
  3. El diseño, dentro de cada país, de un nuevo orden económico financiero y crediticio de acuerdo con los siguientes lineamientos
    • a. Retorno a un sistema de Banca Nacional que emita crédito al aparato productivo de manera directa o por medio de un sistema financiero orientado por el interés público.
    • Orientar el crédito hacia la producción y la infraestructura para incrementar la productividad del trabajo, mejorar los ingresos y hacer viable el trabajo decente según los principios de la OIT.
    • Aumentar la inversión en ciencia y tecnologías, con énfasis en los sectores que se encuentran en las fronteras de la ciencia
    • Separación de los flujos monetarios especulativos de los orientados a la producción, según los principios de la ley Glass-Steagall promulgada por el presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt en 1933.
  4. Instauración de un Sistema monetario de paridades fijas de acuerdo con los principios monetarios que dieron origen al Sistema Monetario de Bretton Woods.
  5. Controles de capital y de cambios internacionales, por lo que cada nación establecerá un sistema monetario y bancario protegido, que requerirá controles de capital con un tipo de cambio fijo frente a otras monedas, de acuerdo con su capacidad de compra interna.
  6. Duplicar la producción mundial de alimentos y facilitar el acceso de los sectores poblacionales en condiciones de inseguridad alimentaria.
  7. Integrarnos a la Iniciativa de la Franja y la Ruta –IFR- propuesta desde el año 2013 por el presidente de China Xi Jinping (La propuesta de la IFR, si bien la hizo el presidente de China, ha invitado a EE.UU. y a la U.E. De hecho varios países europeos hacen parte. Es una propuesta gana,-gana que resuelve el colapso del sistema monetario dominante y recupera parte del espíritu inicial del sistema de Bretton Woods)

Carlos Julio Díaz Lotero

Carlos Julio Díaz Lotero es Contador Público de la Universidad de Medellín. Especialista en Planeación urbano regional de la Universidad Nacional. Ex – presidente de la CUT Antioquia. Actualmente es Director Encargado de la Escuela Nacional Sindical

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: