Plantones del 4 y 11 de junio son para que el gobierno escuche, y se harán con toda la bioseguridad, dice Fecode

Imagen de referencia tomada de Zonacero.com

En vista de que el Gobierno Nacional lleva meses sin oír a Fecode, sin contestarle sus comunicados ni aceptar reuniones, y como una manera de hacerse escuchar, el Comité Ejecutivo de esta federación, que aglutina cerca de 300 mil maestros de la educación pública, decidió programar dos jornadas de mítines y plantones en medio de la pandemia, la primera este jueves 4 y la segunda el otro jueves 11 de junio.

Los principales plantones serán en Bogotá desde las 9 de la mañana frente a las instalaciones del Ministerio de Educación y la Fiduprevisora; y se espera que a esa misma hora haya replica de mítines y plantones en otras capitales del país frente a las gobernaciones, alcaldías y secretarías de educación.

Serán plantones ajustados a las normas de distanciamiento y bioseguridad, en los que participarán no más de 50 personas, dirigentes sindicales todos. Porque lo que Fecode menos quiere –subrayó su presidente, Nelson Alarcón, saliéndole a las críticas que la actividad ha recibido– es introducir indisciplina social, no quieren ser agente de riesgo en medio de la pandemia.

Puedes leer:

Para ello en sus circulares a los maestros ha dado recomendaciones precisas sobre el necesario uso de tapabocas, caretas y geles antibacteriales por parte de las personas que participen en los mítines, quienes debieron inscribirse con antelación para esa actividad.

Vamos a hacer estos plantones y mítines porque el Gobierno no quiere dialogar, para ver si nos escucha. Y si esta vez no nos escucha, pues más adelante tendremos que salir de nuevo a la calle a arriesgar la vida. El magisterio está en estado de alerta, y si nos toca la arriesgamos, pero el gobierno no puede ser indolente, tiene que ofrecer condiciones dignas para la educación pública”, enfatizó Nelson Alarcón.

Desde la óptica de Fecode, el presidente Duque se la ha pasado decretando y obligando a la ciudadanía, y además quitándose las responsabilidades para delegarlas en las entidades territoriales. Y no ha dado soluciones concretas al sector educativo.

El Ministerio de Educación sacó una directiva diciéndoles a las secretarías de educación y a los alcaldes: señores, miren a ver qué hacen, pero tienen que abrir aulas y tener todo listo para reiniciar el 1° de agosto. Pero sin recursos para hacerlo”, agregó Alarcón.

Señaló que, tal como están hoy las cosas, los planteles educativos no tienen la infraestructura, los elementos sanitarios ni de bioseguridad para reanudar labores por el sistema en alternancia entre actividades presenciales y virtuales, tal como lo plantea el Gobierno. No están preparados. En muchas instituciones no hay ni servicio de agua, y menos las otras condiciones sanitarias contra la pandemia del Covid-19.

“¿Quién va a comprar los tapabocas y los desinfectantes? ¿Quién va a desinfectar las instalaciones educativas? No hay claridad en eso. Porque para Fecode prevalece el derecho a la vida de los jóvenes, los niños y los mismos maestros, por encima de cualquier otra consideración. Y en ese sentido le hemos hecho propuestas al gobierno, pero no nos escuchan”, puntualizó el presidente Fecode.

De otro lado, la CUT sumó su apoyo a los plantones programados por Fecode, y hacen parte del paquete de exigencias que esta central viene haciendo desde el inició de la crisis por la pandemia: más recursos para la salud, renta básica para la comida, alimentación y subsistencia de los colombianos, respeto a la estabilidad laboral y los derechos de los trabajadores, pago pleno y cumplido de la prima semestral y rechazo a las reformas laboral y pensional.

Te recomendamos:

Los reclamos concretos de Fecode

En una circular emitida a principios de semana, Fecode expone los principales puntos de la problemática que afronta el sector educativo, y que la crisis de la pandemia del coronavirus no hizo más que desnudar e incrementar.

Señala que las orientaciones que ha emitido el Ministerio de Educación desconocen la autonomía escolar, la libertad de cátedra y las decisiones de los gobiernos escolares; e impone normas que tensionan y desarmonizan los ambientes escolares.

La atención en salud cada vez es más “perversa e indignante” para los maestros y sus grupos familiares, con la complicidad y el silencio del Ministerio de Educación, la irresponsabilidad de la Fiduciaria, y la negación de los derechos por parte de los operadores del sistema de salud.

Por otra parte, para efecto del pago de las prestaciones económicas y sociales de los educadores, hay fallas en las entidades territoriales, que no reciben la documentación. Y la Fiduprevisora dilata, no reconoce, no paga en los términos de ley tales prestaciones. De ahí que Fecode exija la renuncia de Jaime Abril, vicepresidente del FOMAG, y José Fernando Arias, gerente de Servicios de Salud de la Fiduprevisora.

No cesa el señalamiento, la estigmatización a los educadores, y a Fecode como la organización que los representa. Continúan las amenazas, la represión y los asesinatos de defensores de derechos humanos y líderes sociales y populares.

No se apropian los recursos económicos para garantizar la subsistencia de la población, la permanencia de los empleos y la salvación de las micro, pequeñas y medianas empresas. Agravado por la negativa al giro de los recursos necesarios para la salud a los hospitales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.