Cartagena: ¿Será que ahora sí?

Imagen de referencia tomada de utb.edu.co

¿Será que ahora sí Cartagena? Sin lugar a dudas la Administración del Distrito tiene grandes retos. Si logra avanzar en la solución progresiva de estos problemas estructurales, contará con el apoyo de los sectores sociales y populares de la ciudad.

Por Carlos Julio Díaz

En las elecciones regionales del 27 de octubre de año pasado para elegir autoridades territoriales, un resultado inesperado fue el triunfo del abogado William Dau Chamat en el Distrito de Cartagena. Fue el candidato del Grupo Significativo de Ciudadanos Salvemos a Cartagena, que derrotó a los políticos tradicionales de Cartagena con un discurso anticorrupción.

En el proyecto de Plan de Desarrollo Distrital para Cartagena 2020-2023, “Salvemos juntos a Cartagena. ¡Por una Cartagena Libre!”, se plantea como propósito romper con los cuatro grandes flagelos que mantienen a Cartagena en el atraso: la corrupción, la pobreza, la inequidad y la informalidad.

El proyecto de Plan de Desarrollo “Salvemos juntos a Cartagena” se presenta como una apuesta por una ciudad libre de los flagelos señalados, a partir del diálogo entre las soluciones que demandan las urgencias de ciudad y las apuestas de la agenda global 2030.

El proyecto de Plan retoma uno a uno los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la agenda 2030, para relacionarlos con los pilares y las líneas estratégicas que le dan estructura. En el objetivo 8, sobre crecimiento y trabajo decente, señala lo siguiente: “Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente para todos como el pilar de la Cartagena pujante y la línea estratégica empleabilidad inclusiva, que impulsarán el Programa Cierre de brechas de empleabilidad”.

Para la formulación de la propuesta de plan Desarrollo se organizaron 15 mesas sectoriales en las Unidades Comuneras de Gobierno, 11 especializadas y 9 poblacionales, a saber: personas con discapacidad, adultos mayores, mujeres, población LGBTI, trabajadores, jóvenes, etnias, infancia, niñez y adolescencia, de acuerdo con los pilares fijados previamente por el equipo de gobierno.

Por primera vez en la historia de la planeación del Distrito se hizo un encuentro con el sindicalismo. Este hecho ocurrió el pasado 15 de febrero, y al mismo asistieron las centrales de trabajadores CUT, CTC y CGT y sus organizaciones filiales. Se presentaron los avances en el proceso de elaboración del proyecto de plan de desarrollo por parte del equipo de gobierno, la ENS presentó los lineamientos de una política pública de trabajo decente en sus cuatro dimensiones y los retos de la ciudad en la materia, y finalmente se realizó un taller para identificar problemas y soluciones relacionados con el desarrollo y el empleo en la ciudad.

Puedes leer:

Situación de Cartagena

Sobre la situación económica y socio-laboral, problemas y propuestas, se presentaron las siguientes ideas e informes, entre otros:

En el trimestre móvil octubre-diciembre, según el DANE, Cartagena tuvo la menor tasa de desocupados del país, con 6,7%. Los ocupados sumaron 432 mil, y de ellos 138 mil pertenecen al sector comercio, hoteles y restaurantes. El sector servicio aporta 99 mil empleos; transporte, almacenamiento y comunicaciones 67 mil; la industria manufacturera 49 mil, y la construcción 40 mil. La informalidad laboral en Cartagena es del 54,7%, y entre los jóvenes de 14 a 28 años es del 14,6%, la segunda más baja del país.

Por posición ocupacional, los trabajadores por “cuenta propia”’ son 208 mil, el 48% del total de los ocupados en la ciudad. 170 mil son empleados particulares, 20 mil empleados domésticos y 19 mil empleados del Gobierno.

Como se puede ver, más de la mitad de los ocupados en Cartagena se desempeñan en actividades informales, en el rebusque, que son empleos de baja calidad, pocos ingresos, inestabilidad laboral y sin vínculos al régimen contributivo de seguridad social. Así las cosas, el principal problema a resolver es la mala calidad de los empleos, lo cual incide en los niveles de pobreza.

A 2018 el 26% de la población, es decir, más de 268 mil cartageneros, vivían en condición de pobreza; y el 3%, unas 35 mil personas, en pobreza extrema, siendo Cartagena y Cali las ciudades más pobres entre las principales capitales del país. Así mismo, los ingresos promedio por habitante fueron inferiores en un 29,3% al salario mínimo mensual vigente de 2018, que fue de $869.453.

De acuerdo con el Plan Regional de Competitividad de Cartagena y Bolívar, las apuestas del desarrollo empresarial de la ciudad son turismo, petroquímico-plástico, agroindustria, logística y astilleros. No obstante, Cartagena tiene un desarrollo empresarial con bajo nivel de encadenamiento, puede dinamizar otros sectores que generen empleos de calidad, y tiene una estructura empresarial altamente concentrada. Según datos de la Cámara de Comercio de Cartagena, a 31 de diciembre de 2019 existían 36.683 empresas inscritas en el Registro Mercantil. De éstas el 0.6% son grandes empresas, que concentran alrededor del 84% del total de los activos y más de la mitad de las ganancias.

Existe igualmente una desarticulación entre la oferta y la demanda educativa para apoyar las apuestas productivas del territorio, dificultades de acceso y baja calidad de los programas de formación para el trabajo.

Taller realizado con el sindicalismo para construir el Plan de Desarrollo

Puedes leer:

Acciones a emprender

  • Identificar y promover nuevas apuestas productivas con agregación de valor.
  • Posicionar productos marca ciudad, aprovechando el reconocimiento internacional que tiene el Distrito de Cartagena.
  • Promover la asociatividad empresarial y el apoyo a profesionales.
  • Promover una estructura empresarial eslabonada hacia atrás y hacia adelante.
  • Realizar censo de las empresas que no tienen registro mercantil, y censo de los vendedores informales.
  • Formalización empresarial, tributaria, laboral y a vendedores informales.
  • Priorizar la contratación de la mano de obra local para ejecución de macro proyectos en el Distrito.
  • Apoyo a emprendimientos que vinculen a las comunidades con las dinámicas empresariales de la ciudad, no solo como proveedores de mano de obra sino también como proveedores de bienes y servicios.
  • El apoyo a los emprendimientos de calidad requiere incentivos tributarios y financieros.
  • Programas de microcrédito para quienes no pueden acceder al sistema bancario, con el fin de contrarrestar el gota a gota de las redes criminales y las mafias.
  • Apoyo educativo para formación de sectores excluidos, con becas y auxilios.
  • Programa de capacitación y dotación para mejorar la calidad de las instituciones educativas públicas.
  • Formalización laboral y ampliación de plantas de personal en el Distrito, de acuerdo con las necesidades definidas en un estudio técnico.
  • Garantías para el ejercicio de los derechos de libertad sindical y de negociación colectiva.
  • Defensa de los Derechos Humanos y reparación integral a las víctimas.

Un problema que hereda la actual administración tiene que ver con las dificultades de las finanzas públicas, muy golpeadas por la ineficiencia y corrupción, tanto del recaudo como del gasto. Para recuperar las finanzas distritales se debe lograr una mayor eficiencia fiscal y racionalidad en el gasto, con programas anti-corrupción y una planta de personal técnicamente ajustada a las necesidades del ente territorial.

El nuevo alcalde de Cartagena, William Dau, tiene enemigos de mucho poder que harán todo lo posible por hacerlo fracasar y recuperar el control de la ciudad, que han  perdido parcialmente. Ello lo obliga a moverse con mucho cuidado.

Adicionalmente, debe empezar a recuperar la confianza de los cartageneros en la institucionalidad, la cual en los últimos 12 años ha sido debilitada por escándalos de corrupción sin antecedentes en la historia del Distrito.

Entre los principales problemas a resolver que tiene el nuevo Alcalde, se encuentran el déficit en la infraestructura de acueductos y alcantarillado, que sigue siendo un problema grave en la ciudad, pues Cartagena es la segunda capital del país con mayor nivel de pobreza. La baja calidad de la educación pública es evidente, prevalece un elevado déficit en trabajo decente, pese a las bajas tasas de desempleo, y las finanzas públicas están deterioradas.

¿Será que ahora sí Cartagena? Sin lugar a dudas la Administración del Distrito tiene grandes retos. Si logra avanzar en la solución progresiva de estos problemas estructurales, contará con el apoyo de los sectores sociales y populares de la ciudad.

Siga las noticias de la Agencia de Información Laboral en Google Noticias. Conviértenos en favoritos aquí

Ahora puedes recibir la información de la Agencia de Información Laboral y de la Escuela Nacional Sindical a través de Telegram. ¡Da clic en la imagen

Carlos Julio Díaz Lotero

Carlos Julio Díaz Lotero es Contador Público de la Universidad de Medellín. Especialista en Planeación urbano regional de la Universidad Nacional. Ex – presidente de la CUT Antioquia. Actualmente es Director Encargado de la Escuela Nacional Sindical

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: