Estado, empresas y sindicatos en tiempos del Coronavirus

Imagen de referencia tomada de dclm.es

El Coronavirus está generando una grave crisis en el mundo y en el país. ¿Qué están haciendo el estado, los empresarios y los sindicatos?

Por Víctor Ramírez, Profesional ENS.

La crisis humanitaria generada por el Covid-19, también llamado Coronavirus, está generando y generará efectos de carácter social, económico y político sin precedentes en los tiempos del neoliberalismo.  La muerte, hasta el 22 de marzo, de 12.942 personas en el mundo, junto con la especulación que se está formando frente a la estabilidad de los mercados y el “crecimiento económico” de los países, traerá una pérdida de empleos global que se estima entre 5,3 y 24,5 millones según la OIT.

Si esto fuera poco, hay que sumarle la gravedad de tener sistemas de salud debilitados en la mayoría de los países, configurando una debacle de grandes dimensiones, que no será siquiera comparable con la crisis financiera del 2008 – 2009. El peso de esta crisis se trasladará, de una forma ideológica, hacia la gran masa de trabajadores y trabajadoras del mundo.

Puedes leer:

El estado

En Colombia, con el mal manejo de la pandemia que ha tenido el gobierno central en cabeza de Iván Duque, se puede agudizar la crisis, es decir, los efectos para la economía colombiana serán desastrosos, teniendo en cuenta que el petróleo está en niveles mínimos históricos y que somos dependientes de este comoditi. Eso repercute en el precio del dólar que ha alcanzado cifras históricas al llegar a los $4.158 pesos, a su vez esto implica un aumento de la inflación ya que el 60% de las materias primas se paga en esa divisa.

Por otro lado, la circular 021 de 2020 del Ministerio del Trabajo solo deja unos parámetros muy básicos, sin decisiones de fondo para la contención de la crisis, ya que solo ofrece teletrabajo, trabajo en casa, jornada flexible, salario sin prestación de servicios y permisos remunerados, además de aberraciones como vacaciones anticipadas o colectivas en el que solo prima el interés económico de las compañías, es decir, el gobierno de Duque se lava las manos con su responsabilidad, agravando la conflictividad entre trabajadores y empresarios. Olvida el gobierno que esta medida es solo para unos pocos trabajadores que se encuentran en la formalidad.

Esta crisis que estamos viviendo ha evidenciado la importancia de los trabajadores y trabajadoras a lo largo de cada una de las cadenas de valor de la económica. Se ha mostrado que los bienes de capital necesitan de la fuerza de trabajo para existir, es decir, que hoy tengamos a una gran masa de trabajadores en las fábricas y los campos arriesgándose a pesar de la pandemia, solo demuestra la debilidad que tiene la especie humana para su subsistencia y el poder que tienen los trabajadores para garantizar que los alimentos, los bienes y los servicios los tengamos en cada uno de nuestros hogares.

Te recomendamos:

Los empresarios

Según la Organización Mundial del Comercio, OMC, la actividad financiera mundial y de mercancías se redujo en 0,2% en el último trimestre, pero en la coordinación del G-7 del mes de marzo se tomaron definiciones de talante comercial muy importantes, en la que resalto lo que plantea el director general de la OMC Roberto Azebedo: “… mantener la apertura del comercio y los flujos de inversión será crucial para proteger el empleo, impedir la ruptura de la cadena de suministro y garantizar que los productos de primera necesidad no se vuelvan inasequibles para los consumidores…”, es decir, el desprecio por los menos favorecidos es indiscutible; pone primero el desarrollo y estabilidad de las fuerzas productivas capitalistas sacrificando vidas humanas, plantea que el libre comercio será la prioridad en esta crisis hasta que salga una vacuna contra este virus. 

Para nadie es un secreto que los empresarios, cuando hay crisis, en lo primero que piensan, y más en el caso colombiano, es en despidos masivos, planteamiento que lo refuerzan personajes de la bancada de gobierno en sus redes sociales, evidenciando la coordinación que tienen los empresarios a través de sus gremios con el gobierno nacional. Son ellos quienes dictan el camino a seguir en la crisis, dejando entrever las prioridades del gobierno en materia de con quién se tramita la solidaridad del estado.

Recordemos que en otros países se ha priorizado el diálogo social para atacar la crisis y se habla de reducción de impuestos, arrendamientos, de costos fijos como energía y agua y subsidio en materia arancelaria. Por el contrario, en Colombia, Duque movilizará recursos a través del crédito en los bancos sin mover las tasas de interés y solo difiriendo los plazos para la ampliación de pagos de intereses sin ningún tipo de retorno para los afectados. También plantea la devolución del IVA para los colombianos de más escasos recursos, pero sin un procedimiento claro establecido para ello. Esta última propuesta del paquete de medidas de Duque es demagogia y es un paño de agua tibia para la dimensión de la crisis que se puede desatar.

No dejes de leer:

El sindicalismo y trabajadores/as

El sindicalismo en el mundo también debe ser sensible a esta crisis ocasionada por el coronavirus, teniendo en cuenta que su acción se ha visto limitada por los gobiernos, resultado del confinamiento al que se ha abocado la gran masa de trabajadores y a los estados de emergencia que han surgido en diferentes países. Aun así listaré algunas demandas de los sindicatos a nivel mundial recogidas por la Confederación Sindical Internacional, CSI:

  • ACTU de Australia está solicitando un permiso remunerado por dos semanas para la protección de empleos,
  • Bélgica, una de las demandas principales ha sido ampliar el acceso a las prestaciones de desempleo y tomar medidas especiales para las mujeres embarazadas y extensión de sus licencias de maternidad.
  • En Dinamarca, el gobierno se comprometió a pagar hasta el 75% de los salarios de salarios de hasta (3100 euros) y el 25% los pagará la empresa para la protección de empleos, además de compensaciones para los trabajadores independientes.
  • Italia declaró medidas como compensación única para trabajadores independiente, artistas y campesinos, más doce días de licencia remunerada para los trabajadores y trabajadoras.
  • Japón creó un subsidio de ajuste al empleo para las pymes que garanticen el empleo.
  • Para el caso de España, hay medidas como reducción de tiempos de trabajo, compensación a trabajadores autónomos y exenciones de seguridad social, además de distanciamiento de los clientes con los trabajadores en los puestos de trabajo.
  • En Suecia el gobierno pagará el 90% de los salarios de los trabajadores que se encuentren infectados gracias a la interlocución con el sindicalismo.

Te puede interesar:

El sindicalismo en el contexto colombiano tiene miradas muy variadas, entendiendo que el grueso de los trabajadores/as sindicalizados se encuentran afiliados a tres grandes centrales, en las que la acción sindical, en esta etapa de la pandemia, ha direccionado esfuerzos al autocuidado y la pedagogía ciudadana aportando en la contención del virus. Es de recordar que en la actualidad el sindicalismo representa el 4,6% de masa de trabajadores y trabajadoras. Se evidencia la falta de coordinación ante la actual crisis

En Colombia solo el 33% de las personas ocupadas están en la formalidad, mientras que alrededor de 9´800.000 trabajadores y trabajadoras en nuestro país son cuentapropistas.

También es importante resaltar que los trabajadores y trabajadoras que más se verán afectados son aquellos donde el sindicalismo es débil, como el sector turismo, restaurantes, bares y comidas preparadas, por lo que el coletazo de las medidas y la poca contención del gobierno nacional, llevará, en el mediano plazo a tener trabajadores y trabajadoras cada vez más cerca de la línea de pobreza que está en 250 mil pesos diarios.

Como conclusión, se hace necesario impulsar dentro de los sectores organizados de los trabajadores, la búsqueda de la protección del empleo. Hay que conservar todos los lugares de trabajo en temas de salubridad y protección personal para garantizar la canasta básica, esto incluye garantías para no transportarse en sistemas masivos; estímulos financieros del gobierno en materia fiscal y económica para cuidar el empleo y sostener los ingresos y los puestos de trabajo de los colombianos.  Por último, las acciones de la triada estado, empresas y sindicalismo deben llevar a un único fin, preservar la vida.

¡Recordemos que la solidaridad es la ternura de los pueblos!

Siga las noticias de la Agencia de Información Laboral en Google Noticias. Conviértenos en favoritos aquí

Ahora puedes recibir la información de la Agencia de Información Laboral y de la Escuela Nacional Sindical a través de Telegram. ¡Da clic en la imagen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.