Fondos Privados de Pensiones: No futuro

(Foto tomada de El Tiempo.com)

Por: Carlos Julio Díaz Lotero-Analista ENS

A partir de la ley 100 de 1993 tenemos en nuestro país dos regímenes de pensiones: el régimen de prima media (RPM) que hoy administra Colpensiones y el régimen de ahorro individual (RAIS) a través de las Administradoras de Fondos de Pensiones y Cesantía (AFP).

Veamos las diferencias entre los dos:

  1. En el RPM los aportes de los afiliados van a un fondo común de naturaleza pública, mientras que en las AFP los aportes de los afiliados constituyen una cuenta de ahorro individual.
  2. En el RPM la pensión y su monto dependen del tiempo acumulado y del salario base de cotización, no del ahorro, pues existe la solidaridad intergeneracional, es decir, los trabajadores activos pagan las mesadas de los pensionados. En el RAI la pensión y el monto dependen del capital ahorrado por cada persona y del rendimiento de las “inversiones” que hacen con estos ahorros las AFP.

Te puede interesar: El negocio de las pensiones y el coco del “hueco pensional”. Opinión.

Pero ¿Dónde invierten las AFP privadas los ahorros de los cotizantes? En un esquema que denominan multifondos, que no es otra cosa que en papeles (Títulos valores, bonos de deuda, acciones, CDT) de diferentes niveles de  riesgo, bajo, moderado, alto o muy alto, dependiendo del “perfil psicológico” del cotizante que establecen las AFP, según el gusto por la aventura y el riesgo que perciben al estudiar a cada cliente. Los multifondos parten del principio del jugador que diversifica las inversiones para “no poner todos los huevos en una sola canasta”.

Hoy los ahorros de los colombianos que cotizan en los fondos privados bordean los $226 billones sumando las cotizaciones y sus rendimientos.  El 8% se encuentran en inversiones mayoritariamente de bajo riesgo como títulos de deuda pública (TES) y de renta fija (CDT),  el 83% en una mezcla de papeles de renta  fija y de mayor riesgo como la renta variable (acciones de empresas locales y en el exterior) y en fondos de inversión. El resto en papeles de alto riesgo como los que gestionan los fondos de capital y de inversión. Más del 50% de los ahorros de los cotizantes al RAIS se encuentran en papeles de alto riesgo y más del 30% en mercados bursátiles y de fondos de inversiones en el exterior.

¿Qué hacen los fondos de inversión? Captan fondos de personas naturales, empresas, y de fondos de pensiones para  “invertirlos” en divisas, materias primas, bonos, acciones y derivados financieros, para obtener beneficios en las variaciones de precios o de índices en las bolsas y mercados de valores. Esto técnicamente se llama especulación, y el problema es que así como se obtienen beneficios hoy, se obtienen perdidas mañana cuando se caigan los precios de las acciones, de los comodities, o cambien las tasas de interés o el precio de las monedas.

Puedes leer: Precaria y demagógica, así es la política pública para proteger a adultos mayores

El mayor riesgo de este sistema lo representan los derivados financieros, que es la metástasis del cáncer en que se ha convertido el sistema financiero global, que es un sistema complejo de bancos centrales, bancas de inversión, fondos especulativos, compañías de seguros, y bancos fantasma que han apartado los flujos monetarios de la producción de bienes físicos, de la economía real, del empleo productivo, y que cada vez está más controlado por la especulación y la idea de que el dinero, y no el trabajo, es la medida del valor en la economía.

Analistas anuncian nuevos cisnes negros sobre el sistema financiero y prevén un crack peor que el del 2008 porque los parámetros que lo causaron han empeorado: la deuda corporativa ha crecido, el endeudamiento de los estados es mayor, de igual manera las deudas por créditos educativos, los créditos por compra de vehículos, los créditos hipotecarios, las deudas por tarjetas de crédito, y los derivados financieros se han inflado en más de un 30%.

Los ahorros de las pensiones en el régimen privado no se está canalizando a la economía real, sino a la especulación, están jugando en el casino de las apuestas financieras con la plata de los trabajadores que cotizan al RAIS. Por eso no es extraño que lo que se ganó el año pasado ya se esté perdiendo, como lo muestra lo que viene ocurriendo con los fondos de pensiones Protección y Porvenir, y lo peor aún no ha llegado.

Lo mejor que puede hacer el Gobierno, y el reto del futuro gobierno, es someter a un control preventivo estos ahorros y canalizarlos a obras de infraestructura,  ferrocarriles, puertos, distritos de riegos y fomento de la economía productiva, estos recursos deben orientarse a la producción, no a la especulación, para garantizar que no se evaporen las expectativas de pensión de quienes cotizan al RAIS.

Te recomendamos: La mejor reforma pensional es un sistema económico que genere empleos estables y bien remunerados. Respuesta a la propuesta de ANIF

Un primer paso para la solución definitiva a esta incertidumbre es reformar el sistema pensional, estableciendo un sistema de pilares, donde las personas cotizarán a Colpensiones en los primeros niveles de ingreso para tener una pensión en el sistema público y las cotizaciones por encima de estos niveles podrán ir a un sistema de ahorro individual público o privado. El tercer pilar debe asegurarle a toda persona adulta mayor, independiente de su condición socioeconómica, un ingreso mínimo por encima del valor de la línea de pobreza bien definida. Se trata de un ingreso que tiene el objetivo de garantizar el derecho de ciudadanía de toda persona adulta mayor, que le permita acceder a los medios materiales mínimos para unas condiciones de vida decente. Este ingreso mínimo se podría incrementar con las cotizaciones voluntarias u obligatorias que cada persona pueda aportar durante su vida laboral.

El paso final para resolver los problemas de incertidumbre, baja cobertura y sostenibilidad del sistema de pensiones es un programa de recuperación económica que fortalezca el tejido empresarial de la economía real, con énfasis en la pequeña y mediana empresa, que modernice la infraestructura y promueva la innovación para garantizar empleos estables, formalizados, vinculados al régimen contributivo de la seguridad social y bien remunerados.

Colombia está a tiempo de evitar caer en una crisis económica causada por la especulación descontrolada y garantizar, con riqueza bien distribuida y administrada, un futuro digno para todas las personas.

También puedes leer: Necesitamos un sistema pensional universal, no sistema de ahorros. Opinión.

 

 

 

Ahora puedes recibir la información de la Agencia de Información Laboral y de la Escuela Nacional Sindical a través de Whatsapp. Desde tu celular o tablet solo debes dar clic sobre el siguiente logo, enviarnos el mensaje y seguir las sencillas instrucciones. Si estás en un computador, da clic para conocer nuestro número y envianos un mensaje. 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.