Tras un proceso de tres años, fallo judicial absuelve a 2 asesores y 4 corteros de caña

—Fueron acusados de varios delitos durante el paro de corteros en 2008—
—Sindicalismo nacional e internacional reclama el fallo como un triunfo—

 
Una buena noticia para el movimiento sindical: la Juez 3º Penal Especializada del Circuito de Buga, María Eugenia Correa, anuncio sentido de fallo absolutorio para los 4 corteros de caña y 2 asesores de un congresista, acusados de los delitos de concierto para delinquir, sabotaje y lesiones personales, supuestamente cometidos durante el paro de corteros del año 2008.

Con este fallo, que la juez ratificará en audiencia pública el 27 de marzo, se cierra un juicio que, paradójicamente, tuvo más repercusiones y concitó más seguimiento en el exterior que en la misma Colombia, tanto por parte del movimiento sindical internacional como por organizaciones defensoras de derechos humanos, incluso por varios senadores del Congreso de Estados Unidos. Y representa una derrota a los pedidos de condena de la Fiscalía Seccional del Valle y los empresarios azucareros.

El fallo favorece a los corteros Ómar Enrique Sedano, Raúl Chacón, Óscar de Jesús Bedoya y José Oney Valencia, lo mismo que a Juan Pablo Ochoa y Alberto Bejarano, ambos en ese entonces asesores del senador Alexander López, del Polo Democrático. Todos ellos participaron de manera activa en aquel largo e histórico paro que los corteros de caña adelantaron a finales de 2008 para exigir condiciones dignas de trabajo, desmonte de las cooperativas de trabajo asociado (CTA) y reclamar los derechos de huelga y libre asociación.

Como se recuerda, en medio de aquel paro la Fiscalía inició un proceso contra ellos por los delitos arriba señalados, e inclusive el mismo presidente Álvaro Uribe y el Ministro de la Protección Social públicamente los sindicaron de actuar con intereses terroristas. Ahora, después de dos años de audiencias preparatorias y más de un año de juicio, en los cuales la Fiscalía llevó a declarar a más de 40 testigos en su contra en 18 audiencias de juicio oral y público, la justicia en primera instancia los absolvió de todos los cargos.

Ingenios azucareros crean empresas paralelas

Es importante señalar que esta decisión judicial se produce en momentos en que las organizaciones sindicales de los corteros negocian con los ingenios sus condiciones de trabajo, y es creciente el malestar entre un sector sindical por la nueva modalidad de contratación ideada por los empresarios azucareros, consistente en la creación de empresas paralelas dedicadas exclusivamente a la contratación de trabajadores, tales como Manuelita Cosecha S.A; Providencia Cosecha S.A, e Incauca Cosecha S.A; empresas filiales de los ingenios, que si bien enganchan los corteros mediante contratación directa y a término indefinido, se niegan a contratar a los líderes sindicales que no son de sus afectos. Además contratan bajo las mismas condiciones que los corteros tenían en las ofertas mercantiles acordadas el año pasado entre los ingenios y las CTA.

Por ejemplo, Servicios de Cosecha Manuelita S. A. vinculó directamente un número importante de corteros que antes ocupaba mediante CTA, pero se abstuvo de hacerlo con 27 dirigentes y activistas de Sintra 14 y de Sinaltrainal, algunos de los cuales gozaban del amparo del fuero sindical. Precisamente José Oney Valencia, uno de los corteros absueltos en el fallo, es uno de los 27 sindicalistas vetados en Manuelita. Sintra 14 es un sindicato relativamente reciente (fue fundado a mediados del año pasado como una disidencia de Sinalcorteros) que actualmente tiene unos 800 afiliados.

Los 27 sindicalistas fueron despedidos de Manuelita por indeseables. “No clasificaron dentro de los márgenes de la compañía”, fue la razón aducida por la empresa, lo que se constituye en un atentado contra el derecho al trabajo, a la asociación sindical y demás normas laborales.

El sentido del fallo judicial

Según el fallo absolutorio, el único testigo que la Fiscalía presentó para sustentar la acusación de concierto para delinquir, José Emilio Londoño Acevedo, no ofreció un testimonio claro, y concatenado, fue evasivo e impreciso en las respuestas, e incurrió en serias contradicciones.

“Nunca se conoció si en realidad alguno de los líderes o asesores del Congreso de la República direccionaban el cese de actividades a cometer actos ilícitos (…) Nadie declara haberlos visto portando elementos indicados para tales fines ilegales, ni se presentaron medios videográficos que demuestren ello (…) Ninguna prueba de la fiscalía probó que estaban destinados a ejecutar actos previamente concertados (…) Lo cierto es que la prueba que presentó el ente acusador no demuestra un sabotaje, unas lesiones personales ni un concierto para delinquir, tal como lo refirió la Procuraduría y la defensa”, señala textualmente el fallo.

Hablan los corteros

“Es un fallo que esperábamos porque somos inocentes de todos los cargos que nos imputaron. Y sale en un momento clave, por varias negociaciones que se están dando en los ingenios”, dijo a esta Agencia José Oney Valencia, de 40 años de edad, 11 de ellos como cortero, aunque nunca vinculado directamente a ningún ingenio.

Agregó que, en lo personal, el proceso judicial implicó para él una afectación, tanto de su vida laboral como en su buen nombre como ciudadano. Señaló que sufrió varios atropellos por parte del DAS. Asimismo, dijo no estar de acuerdo con las empresas subsidiarias que los ingenios crearon para contratar trabajadores, no sólo por la discriminación antisindical que éstas han puesto en marcha (de hecho él es una víctima de tal discriminación), sino también porque son empresas que calificó de “fachadas” para controlar la actividad sindical, y con un patrimonio que no equivale ni a los $100 millones.

Por su parte Ómar Sedano, de 45 años, 25 como cortero tercerizado, y hoy vicepresidente de Sintra 14, señaló que durante el tiempo del juicio se le dificultó el trabajo en el ingenio Pichichí, donde aún labora, y que sobrevivió gracias a la solidaridad de los compañeros de su cooperativa, laborando por días. Precisamente en la actualidad la organización sindical que él dirige está en diálogos con las directivas de este ingenio para definir la nueva forma de contratación y el reconocimiento del sindicato como ente negociador, algo que lograron a través de la movilización de los trabajadores.

“Después de tres años de cargar con el karma de un juicio arreglado por las empresas azucareras y el Estado con falsas denuncias, hoy por lo menos hay un fallo a favor de los trabajadores”, puntualizó, y anunció que una vez la Juez 3ª de Buga ratifique el fallo, emprenderá acciones jurídicas de reparación por los daños causados, y denunciará penalmente al testigo que los acusó, lo mismo que al ex presidente Álvaro Uribe Vélez y a su Ministro de la Protección Social, en razón a que tanto a él como a sus compañeros los acusaron públicamente de terroristas.

Habla el asesor

Por otra parte, esta Agencia también consultó la opinión de Juan Pablo Ochoa, quien en el 2008, en su condición de asesor del Senador Alexánder López Maya, asesoró el paro de los corteros. Contra él y Alberto Benjumea, el otro asesor del senador, pesaron los mismos cargos que contra los corteros.

Ochoa, de 39 años, con estudios de filosofía en la Universidad del Valle y estudiante de políticas públicas, hace hoy parte de la Corporación Humanidad Maestra Vida, una de las organizaciones que desde el principio defendieron en los estrados judiciales a los 6 acusados. Al respecto dijo:

“Querían poner en la picota pública nuestros valores, nuestros proyectos como luchadores sociales y defensores de derechos humanos, como obreros en el caso de los corteros, intentando judicializar la protesta y haciéndonos ver como lo peor de la sociedad. Pero con la verdad de nuestro lado fuimos soportando y resistiendo. Se nos golpeó a nosotros y a nuestras familias. Cuando pasábamos por una aeropuerto el DAS nos molestaba por tener pendiente el proceso. Y en términos económicos, porque el proceso lo asumimos casi que sólo con la solidaridad de los corteros, del círculo de compañeros y del sindicalismo internacional, especialmente de los trabajadores de la madera en Portland, Estados Unidos. Los abogados que nos defendieron no recibieron honorarios, asumieron la defensa ad-honorem”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.