En Puerto Boyacá, Mansarovar Energy despidió a 70 trabajadores enfermos en el último año

Trabajadores Mansarovar Energy protestan en Puerto Boyacá contra tercerización laboral. Foto USO.

Por Marely Cely Silva. Directora del CAL Bucaramanga. Corresponsal en Santander.

Es un hecho que el empleo petrolero en Colombia se ha precarizado en los últimos años, más que todo por cuenta de las empresas contratistas tercerizadoras que no tienen contemplaciones con los derechos de los trabajadores.

Es un fenómeno que se da en todos los campos petroleros, pero hoy nos enfocaremos en lo que ocurre en Puerto Boyacá, municipio del Magdalena Medio donde, bajo la consigna de promover el desarrollo regional y favorecer la generación de empleo, hace 10 años incursionó la empresa Mansarovar Energy Colombia, sucursal extranjera cuya casa matriz se encuentra en Bermudas, y pertenece a las compañías estatales Ongc-videsh de India, y Sinopec de China.

También puedes leer: USO rechaza declaraciones del presidente de Ecopetrol y del periodista Darío Arizmendi

Pero hoy, en contra de esa consigna, la cuestión laboral se ve bastante gris. Mansarovar Energy Colombia, cuyo objeto social son las actividades de exploración, explotación, producción y transporte de petróleo, gas, hidrocarburos y sus derivados, implementó una política de contratación que no responde a los estándares reconocidos en las relaciones laborales, siendo el hecho más protuberante el despido de unos 70 trabajadores enfermos en el último año.

Activistas de la USO apoyando a los trabajadores tercerizados en Puerto Boyacá. Foto USO.

El enganche de personal Mansarovar Energy lo hace mediante contratos civiles y comerciales con empresas intermediarias, como Misión Temporal y J.J Empleos Temporales. Sin embargo, los trabajadores de ambas son supervisados, disciplinados, capacitados y pagados por la empresa beneficiaria, o sea por Mansarovar Energy.

Así hay trabajadores con más de 6 años de labor ininterrumpida, prestando servicios misionales y permanentes a Mansarovar a través de las empresas temporales. Lo que viola de manera sistemática las normativas laborales que regulan la intermediación.

En efecto, según la legislación colombiana, la vinculación con empresas de servicios temporales no puede superar los 12 meses, y solo puede utilizarse cuando se trate de las labores ocasionales, accidentales o transitorias; o cuando se requiere reemplazar personal en vacaciones, o en licencia e incapacidad por enfermedad o maternidad; o para atender picos en la producción, el transporte, las ventas y en los períodos estacionales de cosechas.

Pese a las constantes luchas que ha venido dando la Unión Sindical Obrera (USO) para promover la formalización laboral y el respeto de los derechos de los trabajadores vinculados de manera irregular, éstos en Mansarovar son víctimas de prácticas que ponen en riesgo sus derechos.

Por ejemplo: no se les entrega dotación de calidad, o al menos en buen estado; son expuestos a condiciones lamentables, donde existen prácticas como el acoso y la sobrecarga laboral; no se les cancela el pago de trabajo suplementario; se les impide la afiliación y participación activa en la organización sindical, y no tienen un sistema de salud y de seguridad en el trabajo.

Puedes leer: Implicaciones de la suspensión provisional del Decreto 583 sobre tercerización laboral

Adicionalmente, con el visto bueno de Mansarovar Energy Colombia desde el año 2016 las empresas intermediadoras han terminado las relaciones laborales con trabajadores enfermos, mediante dos mecanismos que claramente violan derechos laborales y constitucionales. El primero, el uso de procedimientos disciplinarios sin los principios básicos del debido proceso; y el segundo, el despido masivo. Así han salido de decenas de trabajadores enfermos y en debilidad manifiesta.

Desde agosto del año 2016 y hasta la fecha, Misión Temporal y J.J Empleos Temporales SAS, han despedido unos 70 trabajadores enfermos, restringidos e incapacitados, vulnerando la estabilidad laboral reforzada protegida por la ley.

Ante esta situación, la organización sindical ha acompañado a estos trabajadores vulnerados en las tutelas y demás acciones legales que han interpuesto.

El contrato de trabajo es el pilar fundamental de los derechos laborales, por ser el instrumento que hace posible el reconocimiento y reclamación de derechos derivados de la relación laboral. Por tal razón la USO y sus organizaciones aliadas, como el Centro de Atención Laboral de Bucaramanga, persistirán en la realización de las acciones administrativas, judiciales y políticas necesarias para asegurar la contratación directa de los trabajadores en la Región.

¿Sabe Usted qué es la Intermediación Laboral Ilegal?

Marely Cely Silva, directora del CAL Bucaramanga, en el siguiente video hace una breve explicación:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.