Mediante maniobra antisindical, Emtelco quiere acabar con Asotraemtelco

En los últimos años los procesos de sindicalización en el grupo EPM han debido enfrentar la política antisindical que dicta la dirección de este Grupo, cuya estrategia principal en ese sentido es una sofisticada red de tercerización laboral a través básicamente de Emtelco, una empresa SAS perteneciente a EPM y la multinacional Millicom.

Emtelco es una empresa pensada y creada para tercerizar el empleo y suministrar mano de obra barata a las 62 filiales del Grupo EPM. Presta los llamados servicios Business Process Outsourcing (BPO) para tercerizar procesos de relacionamiento de las empresas con sus clientes, tales como asesoría comercial y Call Centers, servicio al cliente, cobranzas, venta de gas natural, venta de planes e instalación de internet y TV por cable, mantenimiento de redes, etc.

Emtelco cuenta en todo el país con unos 12 mil trabajadores, la mitad de ellos en Medellín, y muy pocos vinculados mediante contratación directa, especialmente en la parte administrativa. En su inmensa mayoría están vinculados bajo la figura contractual de obra-labor a través de empresas temporales. Es decir, Emtelco busca empresas que tercerizan servicios para que le provean personal, el que a su vez terceriza entre sus empresas clientes. Es una ingeniosa manera de precarizar y esquilmar derechos laborales, tanto individuales como colectivos. Además logra dispersar a los trabajadores y evitar que creen o fortalezcan sindicatos.

La tal obra-labor es apenas una “fachada”, ya que lo que los trabajadores de Emtelco realmente realizan son labores propias de la misión de las empresas que los vinculan, pero en condiciones muy precarias, mediante contratos que se renuevan automáticamente. De ahí que haya trabajadores que llevan hasta 8 años de servicios como contratistas de obra-labor, hecho que los distintos sindicatos de EPM han denunciado y demandado ante las autoridades del trabajo.

Ello ha generado un clima de insatisfacción entre los trabajadores de Emtelco, quienes a fines del año pasado protagonizaron jornadas de protesta en algunas filiales del Grupo EPM, en rechazo a la reducción de salarios, el no pago de horas extras, sobrecarga laboral e incumplimiento en los bonos acordados con la empresa, entre otras razones.

Por eso es relevante el esfuerzo que un grupo de trabajadores y trabajadoras viene haciendo para enfrentar la política tercerizadora y precarizadora de Emtelco. Hace dos años crearon a Asotraemtelco, sindicato que nació con 34 afiliados y hoy tiene144. Además, con un logro jurídico y político importante: recientemente la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia falló a su favor en el conflicto que sostenía con Emtelco porque ésta se negaba a aceptar su pliego petitorio.

Pero ahora quieren acabar con el sindicato

Todo iba bien para el sindicato hasta esta semana, en que la situación se tornó oscura y preocupante, a raíz de que Emtelco decidió terminar el contrato con la empresa que comercializa el gas domiciliario de EPM, la cual tiene 180 trabajadores, entre ellos la gran mayoría de los afiliados a Asotraemtelco, incluidos 11 miembros de su junta directiva. En consecuencia, estos 180 trabajadores pasarán a Manpower, empresa especializada en tercerización laboral con sede en Estados Unidos, que a partir de este 1º de febrero comercializará el gas de EMP, con lo cual el sindicato quedará herido de muerte. De hecho, ya Emtelco anunció que solicitará a las autoridades judiciales el levantamiento del fuero de los directivos sindicales, y de esa manera terminar sus contratos.

Es una jugada calculada, en la cual está involucrada la gerencia de EPM, todo con el afán de acabar con el sindicato, y de paso abstraerse del cumplimiento del laudo arbitral que está vigente, para seguirles dando garrote a los trabajadores al servicio de esta nefasta empresa”, dijo Jairo Cárdenas, presidente de Asotraemtelco, quien a la vez hace un llamado al Ministerio de Trabajo para que intervenga y evite el atropello.

Jairo Cárdenas (der.) y Edilberto Acosta (izq.), presidente y responsable de comunicaciones de Asotraemtelco. comunicación y prensa.

Es de anotar que Manpower es una multinacional que opera en todo el mundo, especializada en asumir labores misionales de las empresas a las que presta sus servicios. Es bien conocida ya en el Grupo EPM, por cuanto tiene a su cargo los trabajadores contratistas de Tigo-UNE, con salarios y condiciones laborales precarias.

El laudo arbitral y el fallo de la Corte

El 5 de octubre del año pasado se conoció el laudo del Tribunal de Arbitramento que dirimió el conflicto laboral entre el sindicato y la empresa, luego de que ésta se negara a negociar el pliego que le presentó el sindicato, alegando que sus márgenes económicos eran muy bajos y no daban para otorgar beneficios extralegales a los trabajadores.

“El laudo no es la panacea, pero es un avance significativo de cara a una futura negociación. Esperamos que convenza a otros compañeros para que se afilien al sindicato. Apenas estamos empezando la lucha y en las próximas negociaciones tendremos más beneficios”, señaló Jairo Cárdenas, quien calificó el laudo como positivo teniendo en cuenta que antes no tenían nada.

Y más recientemente se conoció el fallo de la Corte Suprema de Justicia, que indica que la empresa sí tiene margen para dar beneficios extralegales, lo que se constituye en otro triunfo del sindicato. Le ha dado un nuevo aire en su disputa con la empresa.

“Ya se nos reconoce como sindicato, tenemos más autonomía y cierta autoridad. Se ha dado cuenta de que somos una organización seria, bien organizada y asesorada, tanto por la CUT Antioquia como por la Escuela Nacional Sindical”, aseguró el señor Cárdenas, quien también destacó como logros permisos sindicales que antes no tenían, una prima de servicios adicional, un incremento salarial del IPC más el 1%, entre otras conquistas.

El propósito ahora es lograr la eliminación de los contratos por obra-labor, ya que para el sindicato no tienen ninguna justificación legal. La meta es que los trabajadores sean vinculados por contratos que les garanticen mayor estabilidad y mejores condiciones laborales, y no se presente la alta rotación que se da actualmente.

Solo que todo eso quedará en veremos si prospera la intención de Emtelco de desmantelar la empresa que comercializa el gas domiciliario de EPM, y trasladar todos los trabajadores a la multinacional Manpower, incluidos los directivos sindicales, con lo cual se estará expidiendo partida de defunción al sindicato.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.