Declaración de la Confederación Sindical Internacional sobre el Día de los Derechos Humanos

Bruselas, 10 de diciembre de 2010 (CIS EnLínea): Los derechos humanos fundamentales están amenazados en todas las regiones del planeta y, en particular, el respeto por los derechos de los trabajadores y trabajadoras está siendo socavado a medida que éstos se ven cada vez más forzados a soportar la carga de la crisis económica mundial, contraviniendo la Declaración Universal de los Derechos Humanos y otros instrumentos de la ONU y de la Organización Internacional del Trabajo.

En este día – el Día Internacional de los Derechos Humanos – vivir bajo una dictadura absoluta sigue siendo la realidad de decenas de millones de personas, en Birmania, Corea del Norte y en muchos otros países, mientras que la comunidad internacional no tiene la capacidad, o la voluntad, de hacer que los derechos humanos y la democracia sean verdaderamente universales.

Los sindicalistas siguen siendo el blanco de arrestos, encarcelamientos y agresiones, con un tremendo incremento del 30%, en comparación con el año anterior, en las cifras de asesinatos de sindicalistas que han sido documentados en el último Informe Anual de la CSI. En Colombia, que una vez más se lleva la palma por el mayor número de asesinatos de defensores de los derechos de los trabajadores, se reunirán hoy sindicalistas en Bogotá y en otras ciudades para exigir el respeto por los derechos sindicales y otros derechos humanos.

Los defensores de los derechos de los trabajadores en Filipinas, Guatemala, Guinea, muchos Estados del Golfo y otros países del mundo se enfrentan a una represión y violencia constantes. La represión brutal de la actividad sindical legítima sigue siendo lo normal en Irán, donde el 9 de mayo el docente sindicalista Farzad Kamangar fue ejecutado junto con otros cuatro sindicalistas. La CSI se opone firmemente al uso de la pena de muerte, que se sigue aplicando en más de 30 países, entre ellos China, Arabia Saudita, Pakistán, RD del Congo, Egipto y EE.UU.

El ganador del Premio Nóbel de este año es especialmente notable por tratarse de Liu Xiaobo, que se encuentra cumpliendo una condena de cárcel de 11 años impuesta por las autoridades chinas en 2009. China ha lanzado una campaña internacional para disuadir a los países de que asistan a la ceremonia del Premio Nóbel, y supuestamente ha detenido o impuesto restricciones a varios centenares de seguidores de Liu en el interior de China. Decenas de activistas sindicales han sido encarcelados en China a lo largo del año pasado, hinchando los rangos de los que ya se encuentran en prisión o en campos de trabajo.

La crisis económica mundial ha supuesto una mayor erosión de los derechos básicos para decenas de millones de trabajadores y trabajadoras. Los más vulnerables, en particular los trabajadores migrantes, han sufrido en muchos casos unas violaciones de sus derechos aún peores que antes. Para un número aún mayor de trabajadores, las medidas de austeridad han conllevado al deterioro de los derechos a la negociación colectiva, dado que muchos gobiernos, a petición de los mercados financieros, están poniendo la carga de la recuperación económica a espaldas de las personas normales y corrientes.

El movimiento sindical, con su sólido compromiso con la democracia, la solidaridad, la equidad y la plena expresión de los derechos humanos, se sitúa al frente de la lucha contra la discriminación, la represión y la explotación. A través de sus propias acciones, y trabajando con otros defensores de los derechos, los sindicatos de todo el mundo reafirman su determinación en este día internacional de los derechos humanos para alzarse en defensa del respeto universal de los derechos humanos fundamentales para todas las mujeres y todos los hombres, sin excepción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.