Centrales sindicales dividen opiniones frente a nombramiento de Luis E. Garzón como Min-Trabajo

Mientras Julio Roberto Gómez y Miguel Morantes, presidentes de la CGT y CTC respectivamente, calificaron como un acierto del gobierno el nombramiento de Luis Eduardo Garzón como nuevo Ministro de Trabajo, el presidente de la CUT, Luis Alejandro Pedraza, recibió el nombramiento sin mayores expectativas, por cuanto, dijo, se trata de un funcionario que si bien viene del movimiento sindical, hoy obedece a la disciplina y lealtad al modelo neoliberal del presidente Santos.

La Agencia de información conversó con estos tres dirigentes sindicales sobre el tema, como también con el director de la ENS, Luciano Sanín. Estas son sus apreciaciones sobre Luis Eduardo Garzón, posesionado ayer en el cargo:

Luis Alejandro Pedraza. Presidente CUT.

El Ministro de Trabajo, como los demás ministros del nuevo gabinete, obedecen a la disciplina y lealtad que deben tener con el modelo neoliberal del presidente Santos. Por tanto nosotros no tenemos mayores expectativas. Cuando una persona abraza este modelo quiere decir que cambió hacia esa perspectiva, entonces qué podemos esperar nosotros.

¿No ve pues un mensaje positivo del gobierno con este nombramiento?

El mensaje es el que hizo el presidente Santos en su discurso de posesión, que habló de paz, equidad social y educación, asuntos que planteó en genérico, no sabemos cómo lo va a desarrollar, si va a tener en cuenta a las organizaciones sociales y demás instituciones que no hacen parte del gobierno. Por esa misma razón no tenemos expectativa alguna, no es claro lo que el gobierno plantea.

¿Cuáles diría usted son las prioridades del nuevo ministro, desde el punto de vista de los intereses de los trabajadores?

Las mismas que debió hacer el gobierno en los cuatro años anteriores. En primer lugar la formalización del empleo en el sector estatal, que está en el 57%, y en el sector privado que está en el 67%. Lo segundo es cumplir con los convenios internacionales de la OIT en lo que concierne a los convenios 87 y 98 sobre libertad de asociación, que parece que está prohibida en Colombia, donde crear un sindicato es sinónimo de despido de los trabajadores. El tercer aspecto es el cumplimiento del Acuerdo Obama-Santos respecto del nombramiento de los inspectores que se requieren, con un perfil autónomo e independiente y no puestos al servicio de los empresarios. Con eso que haga sería suficiente.

¿Cómo cree que serán las relaciones con el nuevo ministro en los espacios donde los dirigentes sindicales se encuentran con el gobierno?

Respetuosas y serias como han sido con los demás ministros.

Julio Roberto Gómez. Presidente de la CGT.

Luis Eduardo Garzón es ante todo un compañero que tiene sus raíces en el sindicalismo. Fue un excelente sindicalista tanto de la Unión Sindical Obrera como en la CUT. Con él logramos constituir el Comando Nacional Unitario durante el gobierno de Samper, que le dio origen a tantos hechos significativos. Por eso creo que es un acierto su nombramiento. Vamos a tener la posibilidad de tener un ministro que viene del mundo sindical y que seguramente va a ejercer esa cartera en las mejores condiciones. Es apenas obvio que yo prefiera un sindicalista como él en el Ministerio, que al mejor de los neoliberales.

¿Cuáles son las prioridades que el movimiento sindical le plantea al nuevo ministro?

En esto uno no tiene por qué engañarse y creer que porque un amigo llega al ministerio le va a hacer exigencias imposibles de cumplir. Eso no se le hace a un enemigo y mucho menos a un amigo. El Ministerio deberá atender temas que son importantes en la actual coyuntura, y nos parece que con el compañero Lucho Garzón podrán llegar a buen término, como lo relacionado con un nuevo estatuto del trabajo; implementar una política de formalización laboral; una política hacia la libertad sindical sin restricciones para poder ejercer el derecho de asociación; y una política integral de trabajo decente para una vida digna.

En el marco del diálogo social gobierno-trabajadores, ¿cree usted que el nombramiento de Garzón le da un nuevo aire a esos espacios de diálogo?

Yo creo que sí. En la medida en que Lucho Garzón se empodere en el cargo, seguramente vamos a encontrar muchos espacios. El entusiasmo con que la CGT acoge su nombramiento tiene que ver con esas posibilidades que se abren. Y ojalá los procesos de formalización laboral comiencen en el seno mismo del Ministerio de Trabajo, donde hay un número considerable de trabajadores tercerizados.

Miguel Morantes, presidente de la CTC.

Recibimos positivamente el nombramiento de Lucho Garzón. Con él hemos tenido las mejores relaciones de amistad, además de ser compañeros cuando estuvo en la dirección de la CUT. Creo que podríamos entendernos bien porque él ha estado en el movimiento sindical, lo conoce perfectamente, como también conoce el mundo empresarial y las relaciones obrero patronales. Seguramente vamos a dialogar para conocer su pensamiento y darle a conocer las aspiraciones de los trabajadores y del sindicalismo.

¿Con Lucho Garzón en el Ministerio cree que habrá un aire nuevo, más espacio para el movimiento sindical?

Es posible que sí. Él conoce y comprende bien el movimiento sindical y hacia dónde éste quiere que se enrumben los destinos del país.

¿Para la CTC cuáles serían los puntos prioritarios en la agenda del nuevo ministro?

Inicialmente buscar devolver a los trabajadores algo que ya está en el ambiente legislativo, que son los recargos nocturnos y dominicales y otras reivindicaciones que se perdieron con la Ley 789 del 2002. Otro punto es la formalización laboral, porque la tercerización es inconveniente para el país y para la equidad que tanto pregona el presidente Santos. Un tercer punto es continuar el diálogo social y procurar que la inspección del trabajo sea efectiva para la defensa de los derechos de los trabajadores. Y cuarto punto la defensa de la libertad sindical, que sigue sin consolidarse en Colombia y por la cual siempre hemos clamado, como también lo hizo el hoy Ministro cuando fue dirigente sindical.

José Luciano Sanín Vásquez, Director General (e) de la ENS

La posesión de Luis Eduardo Garzón como Ministro de Trabajo es una buena noticia. Es un trabajador, un ex presidente de la USO y de la CUT a nivel nacional. Sabemos que él cuenta con una trayectoria y una gran capacidad política para impulsar procesos de cambio. Son pues muchas las expectativas.

¿Cuáles diría usted son las prioridades del nuevo ministro, desde el punto de vista de los intereses de los trabajadores?

Acordar una política de formalización laboral, el desmonte de las relaciones laborales ilegales que padecen más de 7 millones de trabajadores, y le brinde oportunidades de trabajo decente a los más de 8 millones de trabajadores que están por cuenta propia. También debe avanzar en el diseño institucional del Ministerio de Trabajo, reforzando la inspección laboral. Debe impulsar una reforma al Código Sustantivo del Trabajo, que permita que se cumplan los requerimientos de los órganos de control de la OIT, en especial los referidos a la libertad sindical. Avanzar en la formulación e implementación de una política de reparación colectiva para el sindicalismo.

¿Cómo cree que serán las relaciones del movimiento sindical con el nuevo Ministro?

Esperamos que sean unas relaciones de diálogo fructífero, que permitan abrir espacios y dinámicas nuevas entre las organizaciones sindicales y el Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.