AB InBev (Bavaria) está haciendo “barrida” de empleados de la planta administrativa

Foto: Archivo Bavaria

El sindicato nacional del sector de las bebidas y alimentos, Sinaltraimbec, denunció la cascada de despidos disfrazados de “arreglos voluntarios” que viene implementando en Colombia la multinacional belga-brasilera AN InBev, empresa que desde octubre del año pasado es propietaria de más del 90% del parque industrial cervecero del país, tras su fusión con la británica SAB-Miller (antes Bavaria).

“Presupuesto cero”, es el nombre que AB InBev le ha dado a la estrategia que busca rebajar costos de producción en sus diferentes plantas cerveceras, la cual prevé la salida de por lo menos 700 empleados y trabajadores, de los más de 4 mil que tiene en todas las plantas del país, quienes no serían reemplazados, según aseveró Carlos Ortiz, presidente nacional de Sinaltrainbec.

Carlos Ortiz, pte. Sinaltrainbec

El directivo sindical reveló que los retiros de personal, que la empresa presenta como acuerdos voluntarios entre las partes, en realidad no tienen nada de voluntarios. Son prácticamente obligatorios, ya que la otra opción es el despido sin justa causa con la indemnización que establece la ley.

De esa manera la empresa ya ha salido de unas 150 personas de la planta administrativa, entre ellas ejecutivos de rango alto: directores de planta, gerentes de recursos humanos y de ventas, etc. Según Ortiz, unos 20 de ellos hacían parte del sindicato, lo que quiere decir que se perdió lo poco que éste había avanzado en la sindicalización de personal de la parte administrativa.

Un proceder arbitrario

También denuncia el sindicato el proceder de la empresa para sacar adelante los “acuerdos voluntarios” de retiro. Según Ortiz, a los empleados administrativos les están dando un trato como si fueran a ingresar nuevos, es decir, deben presentar hoja de vida y someterse a entrevista y evaluación. A quienes no pasan la prueba les dan dos opciones: una es el retiro con indemnización de 95 días por cada año laborado, y la otra de despido sin justa causa con la indemnización que establece la Ley 789 de 2002, esto es 30 días por el primer año y 20 días por cada año laborado.

 “Obviamente prefieren aceptar la primera opción, que es más sustancial en términos económicos. Pero la aceptan a regañadientes, no tienen otra alternativa. Además, les hacen encerrona en una oficina y no les dan la oportunidad de llamar a consultar. Ahí mismo tienen que firmar. Incluso algunos han aceptado que les rebajen el salario hasta el 50% con el fin de poderse quedar”, precisó Ortiz.

Lo otro es que el “contrato de transacción” –como la empresa llama el acuerdo de retiro– incluye una cláusula por la cual el trabajador se compromete a dejar en un fondo el 50% del dinero de la indemnización, y allí deberá permanecer durante un año sin pago de intereses, como garantía de que durante ese tiempo el trabajador no se empleará en otras empresas cerveceras. En caso de hacerlo perderá ese dinero.

 “Eso es para blindarse y no facilitarle mano de obra calificada a la competencia. Pero es un procedimiento leonino, arbitrario, una violación al derecho al trabajo”, aseveró Carlos Ortiz, quien señaló que por esta razón el sindicato está montando una queja ante el Ministerio del Trabajo.

Asimismo, prepara otra queja por la eliminación de toda área de facturación, una decisión que tomó la empresa con el fin de entregar esta actividad a una empresa tercerizada, previo arreglo de retiro con todos los trabajadores del área.

Estamos esperando que se de ese traslado para poner la queja, porque la empresa está eliminando una actividad permanente y misional para entregarla a un tercero, que va a seguir haciendo lo mismo, pero seguramente con condiciones laborales más precarias”, indicó Ortiz.

 Preparan pliego

Si bien la reestructuración en AN InBev ha empezado por la parte administrativa, el temor del sindicato es que baje al nivel operativo, donde está la mayoría de los trabajadores sindicalizados. Según se rumora, en este nivel también habrá “retiros voluntarios” mediante la misma fórmula aplicada a los administrativos.

Pero para el sindicato es muy difícil detener los acuerdos de retiro que ha diseñado la empresa. Los trabajadores no tienen más alternativa que aceptarlos, so pena de ser despedidos con una indemnización mucho menor, reconoció el presidente de Sinaltrainbec. “No podemos aconsejar a los trabajadores que no los acepten, sería irresponsable. Es una decisión personal y el sindicato respeta la decisión que cada uno tome”, agregó.

Así que ante el oscuro panorama que se ve venir, el sindicato se está preparando para dar la lucha, básicamente fijando salvaguardias en el pliego de peticiones que presentará a la empresa el 1º de julio próximo, dos meses antes del vencimiento de la convención colectiva. Será el primer pliego que presente a sus nuevos patronos.

 En el pliego vamos a incorporar cláusulas de estabilidad laboral, pediremos participación del sindicato en el proceso de reestructuración de la empresa, indemnizaciones más altas en caso de despido, que no haya los recortes salariales que le están proponiendo al personal administrativo, ni sobrecarga laboral, ya que el pensado de la empresa es no reemplazar a los trabajadores que salgan”, señaló Ortiz.

También tratarán de dejar sin vigencia el pacto colectivo que la empresa ha seguido promoviendo para evitar que sus trabajadores se sindicalicen. Para ello se hará una campaña de afiliación a fin de lograr sindicalizar como mínimo al 33% de todo el personal de la empresa, requisito para que el pacto colectivo se acabe. En ese sentido, los retiros masivos que se están dando en la parte administrativa son favorables al sindicato, pues baja el umbral del 33% requerido.

Actualmente el sindicato tiene unos 800 trabajadores sindicalizados, requeriría afiliar unos 300 más para dar al traste con el pacto colectivo.

 

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.