Resumen de enero y febrero de 2016

20 informes publicó la AIL durante las dos últimas semanas de enero y todo febrero de 2016. Reseñamos el resumen de los 5 informes más relevantes:

  • Centrales sindicales y organizaciones sociales convocaron paro nacional contra políticas del Gobierno Santos. Será el 17 de marzo.
  • “Ecopetrol no se vende, se defiende”, dice César Loza, presidente de la USO.
  • Ambiente de huelga en El Cerrejón. Aún no hay acuerdo entre las partes.
  • Fondo de Cultura Económica despidió 6 trabajadores por sindicalizarse.
  • En Goodyear Colombia terminó huelga que duró 104 días.

Publicado 29 de febrero.

Centrales sindicales y organizaciones sociales convocaron paro nacional contra políticas del Gobierno Santos

17 de marzo es el día que las centrales sindicales de Colombia (CUT, CGT y CTC) y un conjunto de organizaciones sociales y políticas definieron para la realización de un Paro Nacional de protesta contra medidas “impopulares y arbitrarias” del Gobierno Santos, que afectan a los trabajadores y a la población en general.

Para las confederaciones sindicales es claro que están dadas las condiciones para esta movilización de protesta, fundamentada en medidas del Gobierno como el “ilegal e injusto” aumento del salario mínimo; la venta de empresas del patrimonio público, como Isagen; las anunciadas reformas tributaria y pensional; el alza en los precios de la canasta familiar, la crisis de la salud, el aumento del desempleo y la tercerización laboral, el incumplimiento de acuerdos con gremios agrarios, de camioneros, trabajadores petroleros y estatales, el movimiento estudiantil, de pensionados, entre otros.

Para preparar e impulsar la protesta las centrales sindicales reactivaron el Comando Nacional Unitario, del cual también hacen parte más de 40 organizaciones sociales y políticas que anunciaron su participación en el paro.

“La jornada la realizaremos en el marco del derecho que concede la Constitución Política en materia de movilización y oposición al modelo de gobierno”, dijo Luis A. Pedraza, presidente de la CUT, al solicitar garantías plenas del ejecutivo y la fuerza pública para la realización del paro.

Se espera que el 17 de marzo en todas las capitales de departamentos haya movilizaciones y concentraciones masivas. “Hay mucho entusiasmo y expectativa con el paro, dada la indignación de los trabajadores y el pueblo respecto a las impopulares medidas del Gobierno y la manera irresponsable como está entregando los bienes de la nación, todo para acatar las directivas de la OCDE”, aseveró Miguel Morantes, líder de la CTC.

Sin embargo, los líderes de la protesta aseguraron que ésta es contra el modelo económico y social del Gobierno Santos, no contra el proceso de paz que se adelanta con las FARC en La Habana. “Todos estamos a favor de la paz, pero eso no quiere decir que paralicemos la lucha por la justicia social”, agregó Morantes.

Sin embargo, las tensiones con el Gobierno por los temas sociales y laborales no fueron óbice para que recientemente delegados de las 3 centrales sindicales asistieran a una cena en la Casa de Nariño por invitación del presiente Santos, en la que también estuvieron el Ministro de Trabajo, el Ministro del Posconflicto, y toda la comisión negociadora con las FARC en La Habana. El objetivo de esta invitación fue informar sobre el proceso de paz a los líderes sindicales, quienes ratificaron su apoyo a éste y al mecanismo que se acuerde en La Habana para refrendar los acuerdos.

Los dirigentes sindicales desestimaron las especulaciones en el sentido de que la reunión en la Casa de Nariño tuvo como fin desmontar el anunciado paro nacional. “Nada de eso. Allí ratificamos nuestra decisión de realizar el paro, pues la situación del país así lo amerita y los paros contribuyen a oxigenar la democracia”, señaló Julio R. Gómez, presidente de la CGT

 


Publicado 22 de enero:

“Ecopetrol no se vende, se defiende”, dice presidente de la USO

César Loza Arenas, el nuevo presidente de la Unión Sindical Obrera, llega a este cargo justo en uno de los momentos más críticos en la historia de la estatal Ecopetrol por cuenta del derrumbe del precio del petróleo, y por lo mismo crítico también para la USO.

Loza calculó en 40 mil los trabajadores de la industria del petróleo que a la fecha han perdido su empleo, y denunció recortes de salarios, con el negativo impacto que ello tiene en las regiones petroleras. Por lo que este sindicato no descarta un cese de labores en Ecopetrol en asocio con las comunidades. Por lo pronto anunció su participación en el paro nacional del 17 de marzo.

Un punto en el cual hizo énfasis, es la posibilidad de que Ecopetrol tome el mismo destino de la empresa generadora de energía Isagén, recientemente vendida por el Gobierno a una multinacional canadiense, pese al clamor nacional en contra de dicha venta. “Tememos que también venda a Ecopetrol, la empresa que más utilidades le aporta al fisco nacional. De ahí la consigna que venimos agitando: Ecopetrol no se vende, se defiende”, explicó el directivo.

Ante las acusaciones de que la USO se opone al plan de austeridad en Ecopetrol, señaló que hace parte de la estrategia de poner al sindicato como responsable de la situación de la empresa. “Lo que pasa es que nunca convalidaremos los despidos y recortes salariales. Le hemos propuesto a Ecopetrol que revisemos todos los convenios, porque hay unos en los que hay despilfarro, exceso de burocracia y altos salarios para los ejecutivos”. Mencionó el caso de la Refinería de Cartagena, hoy envuelta en un escándalo de corrupción e incompetencia, toda vez que tuvo sobrecostos por más de 4 mil millones de dólares.

Consideró que, independientemente de la coyuntura de precios bajos del crudo, Ecopetrol tiene que seguir con su plan de inversiones, fortalecer la refinación y la exploración, porque en la industria petrolera los precios son cíclicos. Estos volverán a subir y las empresas tienen que estar fuertes operativa y financieramente para ser competitivas.

La 2ª Asamblea por la Paz que convocó la USO a finales del año pasado, en la cual participaron 1.200 delegados sindicales y de organizaciones políticas y sociales de todo el país, Loza la calificó como exitosa. Sus conclusiones fueron compiladas y entregadas a la mesa de La Habana, con la esperanza de que sean tenidas en cuenta en la fase del pos-acuerdo de paz. “De esta asamblea la USO salió fortalecida políticamente”, anotó.

 


Publicado 18 de febrero:

Ambiente de huelga en El Cerrejón

Al momento de escribir este resumen informativo, los trabajadores del complejo carbonífero El Cerrejón, el principal del país y el más grande de América Latina, ubicado en la costa caribe, estaban en el proceso de votación de la huelga, toda vez que terminado el plazo legal para la negociación de la convención colectiva las partes no lograron un acuerdo.

Al pliego petitorio presentado por Sintracarbón, sindicato mayoritario, El Cerrejón respondió con un contrapliego que está lejos de satisfacer las aspiraciones de los trabajadores. “Es una oferta inaceptable. No solo desmejora las condiciones laborales y salariales, sino que amenaza el futuro de la organización sindical como tal”, dijo Jairo Quiroz, presidente de Sintracarbón.

El Cerrejón, compañía que pertenece a un consorcio de varias multinacionales, afirma que su situación financiera se ha deteriorado debido a la caída de los precios del carbón. Pero el sindicato se aparta de esa visión, entre otras cosas porque el balance económico del 2015 fue positivo para la empresa, y este 2016 proyecta producir dos millones de toneladas más que el año anterior.

“Lo que la empresa quiere es eliminar artículos de la convención que son necesarios para que el sindicato funcione. Aceptar eso es aceptar el desmonte gradual de la convención colectiva”, explicó Quiroz, quien dijo que, pese a la tensión con la empresa, las conversaciones han continuado a la par con las votaciones por la huelga.

Dijo que el sindicato tiene la capacidad económica y política para afrontar una eventual huelga, que necesariamente involucrará a la comunidad de La Guajira, donde se ubica el complejo carbonífero, hoy sumida en una grave situación social y humanitaria por la sequía y la muerte de niños indígenas por hambre.

“Esperamos que los representantes de la multinacional hagan su mejor esfuerzo para que este conflicto termine en un acuerdo”, puntualizó Quiroz, quien recordó que la última huelga en El Cerrejón ocurrió a principios de 2013 y duró 32 días.

 


Publicado 26 de febrero:

Fondo de Cultura Económica despidió a 6 trabajadores que quisieron sindicalizarse

La cultura antisindical parece que se da hasta en las mejores familias. Así puede interpretarse lo ocurrido en la prestigiosa editorial mexicana Fondo de Cultura Económica (FCE) en su sede de Bogotá, en donde 6 empleados fueron despedidos por afiliarse a Sintaongs, sindicato que agremia a trabajadores de ONG, entidades defensoras de derechos, sindicatos y cooperativas.

Pierkey Herrera, presidente de Sintraongs, denunció que los trabajadores del FCE empezaron a sentir acoso laboral tras la llegada del nuevo gerente enviado desde México, quien eliminó algunos beneficios laborales e impuso mayor presión a los empleados para que aumenten su rendimiento y las ventas. Ante esto, un grupo de ellos buscó asesoría y se afilió a Sintraongs.

“Nos llenamos de valor y nos afiliamos, ejerciendo el libre derecho de asociación que brinda la ley. Pensando que íbamos a tener garantías por parte de la empresa, pero no fue así”, señaló Oscar Moreno, uno de los despedidos, quien llevaba 6 años en el FCE de Bogotá.

En efecto, al día siguiente los 6 sindicalizados recibieron cartas de la gerencia en las que se los notificó la terminación de su contrato debido a una supuesta reorganización de la empresa. Hecho que el sindicato denunció como una acción claramente antisindical, pues los únicos despedidos fueron ellos 6, y sus vacantes quedaron disponibles para ser ocupadas por otras personas.

“No nos queda claro cuál es la cultura que promueve el Fondo de Cultura Económica: si promueve la lectura o la cultura antisindical, que en Colombia ha traído como consecuencias la violación de derechos humanos”, agregó Pierkey Herrera, al tiempo que exigió el reintegro de los trabajadores despedidos.

El FCE es una institución editorial del Estado mexicano que edita, produce, comercializa y promueve obras de la cultura nacional, iberoamericana y universal a través de redes de distribución propias y ajenas, dentro y fuera de México. Tiene filiales en varios países de Suramérica y Centroamérica, donde también se ocupa de la promoción cultural a través de eventos, talleres y seminarios.

 


Publicado 28 de enero:

En Goodyear Colombia terminó huelga que duró 104 días

Más de 3 meses de huelga necesitaron los trabajadores de Goodyear Colombia para lograr un acuerdo que pusiera fin a un conflicto laboral iniciado el 13 de octubre, y que comprometió a 174 trabajadores afiliados al sindicato Sintraincapla.

Pese a la larga duración del cese de actividades, el hecho fue visto por el sindicato como un triunfo, toda vez que Goodyear no logró lo que pretendía, que era imponer un contrapliego que aumentaba los días de trabajo, rebajaba los permisos sindicales, atacaba la estabilidad laboral, cambiaba los modelos de contratación y solo reconocía el 4% de aumento salarial.

El sindicato logró mantener la estructura de la convención colectiva, mejorada en algunos porcentajes, un reajuste del 8,5% en salarios y demás beneficios económicos en educación y vivienda.

En desarrollo de la negociación la empresa desplegó diferentes maniobras para desestabilizar la organización sindical, y durante la huelga intentó deslegitimizarla con demandas contra la junta directiva de Sintraincapla. Pero los trabajadores resistieron los embates durante 104 días, en los que permanecieron en carpas en las afueras de la fábrica, ubicada en el municipio de Yumbo, una de las 5 plantas que la multinacional estadounidense tiene en América Latina.

Goodyear lleva en Colombia 71 años de operación, y en este tiempo ha tenido 6 huelgas, la penúltima en 1991, que se prolongó durante 54 días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.