Con toda energía la USO defenderá a Ecopetrol y a sus trabajadores en la mesa de negociaciones

Con toda energía la USO defenderá a Ecopetrol y a sus trabajadores en la mesa de negociaciones
(Foto tomada de RCN Radio)

Usualmente, los pliegos de peticiones que cada dos años la Unión Sindical Obrera, USO, negocia con Ecopetrol, tienen tres capítulos. El primero trata de la defensa de la propiedad pública de la empresa como el activo más valioso de la nación; el segundo, de la defensa de los derechos de los trabajadores, incluso los de manejo y confianza y los tercerizados; y el tercero, trata de la representación sindical y los aspectos sociales.

Los tres capítulos han tenido igual importancia en la mesa, pero este año no es así. Ante los anuncios del Gobierno Duque y del Consejo Gremial Nacional, que han propuesto la venta parcial o total de los activos de Ecopetrol, el primer capítulo toma una importancia vital. Centra la mayor atención de la USO en la negociación de su convención colectiva, que empezó esta semana y que, por lo mismo, atrae la atención del país.

Así lo aseguró en rueda de prensa César Loza, presidente de esta organización sindical, quien señaló que, como siempre,  que la USO está por el diálogo constructivo y tiene la voluntad de llegar a un acuerdo beneficioso para ambas partes; un acuerdo que garantice no solo la progresividad de los derechos sociales y laborales, sino también, y más importante, la defensa de Ecopetrol.

La USO de ninguna manera pretende con esta negociación afectar    negativamente la empresa, no pretendemos acabarla. Todo lo contrario, queremos fortalecerla”, señaló Loza, al tiempo que manifestó su gran preocupación por las amenazas que se ciernen sobre la suerte de la estatal petrolera.

Te puede interesar: La Unión Sindical Obrera defenderá a Ecopetrol en su pliego de peticiones

 Por la defensa de Ecopetrol

“Han anunciado la intención de vender parcial o totalmente la empresa. Ojalá ese escenario no se materialice porque los trabajadores nos veríamos avocados a una movilización contundente, para así evitar que se atente contra el patrimonio más valioso que tienen los colombianos”, aseguró el presidente de la USO durante el acto protocolario de inicio de la negociación.

Denunció que Ecopetrol viene siendo objeto de un sistemático plan de privatización. Recordó que la empresa llegó a manejar todo el proceso de explotación petrolera de manera integrada: exploración, producción, refinación, transporte y petroquímica. Hoy se encuentra dividida en 29 filiales, buena parte de ellas ubicadas fuera del país, algunas en paraísos fiscales. Sola quedan dos activos directos: los campos de producción y la refinería de Barrancabermeja.

En materia de política petrolera, el pliego de la USO este año contempla, en concreto, la propuesta de que no se venda Cenit, la filial más importante de Ecopetrol, que le genera entre el 50% y el 60 % de sus utilidades. Así mismo plantea no vender campos petroleros, y que Ecopetrol se comprometa a operar directamente los que tienen contrato de asignación, cuya vigencia está próxima a finalizar.

Otra propuesta concreta es modernizar la refinería de Barrancabermeja. En ese sentido señaló el hecho de que Colombia importa hoy unos 4.000 millones de dólares en combustibles. Si la refinería de Barrancabermeja se actualiza, buena parte de esos recursos se ahorran, y además se fortalece la línea estratégica de abastecimiento del país.

En el paquete de propuestas para defender a Ecopetrol, la USO también incluye la necesidad de que empiece a investigar y a generar energías limpias, alternativas, lo que contribuiría a su fortalecimiento. Un modelo que sirve de referencia, es el de Equinor, la empresa estatal de petróleos de Noruega, que definió que en 2030 el 20% de su portafolio energético será de energías alternativas.

Cesar Loza recordó cómo, en negociaciones anteriores, lograron avances significativos para el fortalecimiento de la estatal petrolera. Mencionó, por ejemplo, la negociación de los años 1999-2000, cuando conjuntamente con Ecopetrol lograron que los campos de Castilla y Chichimene, operados en aquel momento por una multinacional, pasaran a manos del país. Hace veinte años esos dos campos producían 30 mil barriles diarios de crudo, hoy producen unos 200 mil, y son la joya de la corona de Ecopetrol.

“Lo mismo ocurrió recientemente con Campo Rubiales, que pasó al control de Ecopetrol. Hoy produce 135 mil barriles diarios, y en eso el sindicato tuvo su parte”, señaló Loza.

Puedes leer: La USO convoca alianza para impedir venta de Ecopetrol 

En el siguiente video puede ver las palabras de Cesar Loza en el acto protocolario de inicio de la negociación: 

La venta afecta a todos los colombianos

Desde enero de 2007 al 31 de diciembre de 2016, Ecopetrol aportó 184 billones de pesos a la economía del país, por tres conceptos: regalías, impuestos y utilidades. Estas últimas constituyen la mitad de ese monto. Si Ecopetrol se privatiza o se vende –advirtió César Loza– habrá un impacto negativo que afectará a los colombianos; a todos, independientemente de que trabajan o no para la industria petrolera.

Edwin Palma Egea, vicepresidente de la USO, también presente en la rueda de prensa, dijo que lo que la ciudadanía debe tener claro, es que Ecopetrol es la principal fuente de ingresos de la nación, y si se le entrega al capital privado, los recursos que se dejarán de recibir los tendrán que asumir todos los colombianos mediante reformas tributarias.

“Mi invitación a los trabajadores de Ecopetrol, tanto a los directos como a los tercerizados, es que defendamos nuestro pliego, que rodeemos a nuestra organización sindical, que salgamos a defender nuestra empresa. Porque si no lo hacemos nosotros, nadie lo va a hacer”, dijo Palma.

Invitación que es extensiva a los congresistas de las diferentes bancadas políticas, con quienes la USO ese reunió para explicarles la importancia de Ecopetrol y la necesidad de hacer causa común por la defensa de esta empresa estatal.

Los derechos de los trabajadores

El segundo capítulo del pliego de peticiones de la USO, incluye los puntos de los derechos de los trabajadores directos y tercerizados.

Sobre estos últimos, Loza dijo que su situación es muy precaria. Constituyen el 80% de todos los trabajadores de Ecopetrol, pero no tienen estabilidad laboral.  Muchos operan en campos de producción distantes, alejados de sus familias porque laboran 21 días seguidos por 7 de descanso; expuestos a ambientes pesados en las refinerías, en campos de producción inhóspitos, en plataformas marinas. Además, vienen muy afectados desde el 2015, cuando la empresa aplicó un plan que les redujo entre el 25 y el 45% sus salarios.

 “Por eso consideramos que en esta negociación hay que avanzar significativamente en las reivindicaciones de estos trabajadores tercerizados”, anotó el presidente de la USO, quien aprovechó para desmentir versiones que han circulado en los medios, que cuantifican el costo del pliego de la USO en 2 billones de pesos.

Loza precisó que los costos laborales de Ecopetrol, incluido el personal de manejo y confianza, representa el 4.65% de los costos de producción de la empresa. Y se refirió al Reporte de Sostenibilidad de Ecopetrol en 2017, que en la página 250 enseña los costos laborales de la empresa (9.282 trabajadores), que incluye desde el presidente de la compañía hasta el último trabajador. Su valor lo tazó en 2 billones 310 millones de pesos.

“Con base en ese estudio, calculamos que nuestro pliego puede valer solo entre 160 mil y 200 mil millones de pesos. No tiene pues fundamento técnico la información que ha circulado”, dijo Loza.

También puedes leer: Triunfo de la USO: multa a Ecopetrol por mantener el discriminatorio e ilegal Acuerdo 01

Garantías sindicales y aspectos sociales

El tercer capítulo del pliego se refiere al derecho de asociación y las garantías en el ejercicio de la actividad sindical en el marco de los convenios 89 y 98 de la OIT, ratificados por el gobierno de Colombia, que son extensivos a las empresas contratistas y a las filiales de Ecopetrol.

Cesar Loza hizo énfasis en el deterioro de la situación social en los territorios impactados por la producción del petróleo, regiones donde, por esa misma razón, las comunidades en muchos casos se oponen a la presencia de la industria petrolera. Lo cual se explica por dos causas.

La primera es el impacto negativo que generan las malas prácticas de la industria, como la contaminación de fuentes de agua y del medio ambiente. Una segunda razón es que las comunidades están cansadas de que, pese a su riqueza petrolera, su realidad social no cambia.

Un ejemplo de eso se da en corregimiento Cira Infantas, cerca de Barrancabermeja. Allí hace 100 años nació la industria petrolera, y en todo ese tiempo ha producido 870 millones de barriles. Sin embargo, no hay un hospital, no hay vías pavimentadas, no hay fuentes económicas, no hay servicios públicos”, denunció el directivo sindical.

Y en Rubiales se da la misma situación. Para sacar tres barriles de crudo se necesitan 100 barriles de agua, por lo que la gente no tiene agua potable. La vía entre Puerto Gaitán y Rubiales tiene 150 kilómetros sin pavimentar y está en condiciones deplorables.

 “Por eso nuestro pliego de peticiones contiene aspectos sustanciales del orden social, para que las comunidades reciban el beneficio de la explotación petrolera”, puntualizó el presidente de la USO.


Ahora puedes recibir la información de la Agencia de Información Laboral y de la Escuela Nacional Sindical a través de Whatsapp. Desde tu celular o tablet solo debes dar clic sobre el siguiente logo, enviarnos el mensaje y seguir las sencillas instrucciones. Si estás en un computador, da clic para conocer nuestro número y envianos un mensaje. 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.