Reflexiones a propósito de los 20 años de la Subdirectiva CUT Antioquia

La Subdirectiva CUT Antioquia esta cumpliendo 20 años de servicio a los trabajadores

Por Carlos Julio Díaz Lotero. Analista ENS

Hace ya casi 32 años se fundó la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia, CUT, obra de los 1.800 delegados que representaban 45 federaciones y cerca de 600 sindicatos que hacían parte de la Confederación Sindical de Trabajadores de Colombia (CSTC), de un sector de la Unión de Trabajadores de Colombia (UTC), de algunos sindicatos procedentes de la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC) y de otros sindicatos y federaciones nacionales de trabajadores no afiliadas a ninguna central.

Las federaciones antioqueñas Fesutran, Utran y Fetralan, que entre el 15 y 17 de noviembre de 1986 participaron en el congreso constitutivo de la CUT, casi 7 años después (en agosto de 1993) culminaron un proceso unitario, al cual se sumó Festran, la federación regional de la CTC y constituyeron la Federación Unitaria de Trabajadores de Antioquia, FUTRAN, como única federación de la CUT en este departamento.

Te puede interesar: El ABC de las elecciones de la CUT. Lo que votantes, jurados y testigos deben saber

Siguiendo los lineamientos de la CUT Nacional, la FUTRAN, en un congreso realizado los días 14 y 15 de agosto de 1998, se transformó en subdirectiva de la CUT, dando un paso de avanzada en el proceso unitario, el cual fue determinante para superar las adversidades de la violencia y la agresividad de las reformas neoliberales de la década de los 90 del siglo pasado.

El sindicalismo antioqueño ha sobrevivido a una política de exterminio. Casi la mitad de todos los asesinatos de sindicalistas del país, y casi el 40% de todos los hechos de violencia, se han presentado en este departamento. Trabajadores bananeros y cementeros, maestros, de la salud, trabajadores oficiales de los municipios, entre otros, fueron víctimas de asesinatos en una frenética ola de violencia, que también cobró casi la mitad de los muertos de la Unión Patriótica en todo el país.

En Antioquia tenemos casi el 20% de las víctimas de conflicto armado que nos desangró en los últimos tiempos, y casi el 50% de líderes sindicales y de la izquierda política del país. Tenemos igualmente la mitad de los victimarios y es la región donde se inició el proceso paramilitar que se extendió a todo el país.

Solo la unidad, la capacidad de convocatoria, la mística y el propósito indeclinable de lograr la paz mediante la negociación política, el trabajo decente y la justicia social, han logrado el milagro de un sindicalismo en este departamento, que no solo ha permanecido por la tozudez de la resistencia, sino que ha mantenido en alto la utopía de una sociedad en la que se recupere la verdadera dimensión de lo humano, la justicia, la deliberación democrática, el respeto de la vida, la libertad, y construcción del estado social.

Así como en las ciudades abandonadas la vida renace en las grietas del cemento que se deteriora, la CUT Antioquia ha renacido en las grietas que ha dejado la muerte. Llevamos en nuestro corazón, en nuestra mente, en nuestra historia, el ejemplo de lucha de Hugo Zapata y Guillermo Marín, asesinados en 1994, el primero en la propia sede de la subdirectiva de la CUT, en el centro de la ciudad de Medellín.

Como también recordamos a muchos líderes de la Subdirectiva que tuvieron que desplazarse por las amenazas y atentados de que fueron objeto, como Amparo Chavarría y Belisario Restrepo.

También puedes leer: Informalidad y productividad laboral. ¿Qué fue primero: el huevo o la gallina?

Ad portas de unas elecciones de su nuevo Comité Ejecutivo, en un ejercicio único de participación directa de los trabajadores el próximo 21 de septiembre, vendrán nuevos retos y preguntas que interpelan a la CUT y a su Subdirectiva en Antioquia:

Qué hacer y cómo organizarnos ante las transformaciones que la tecnología ha introducido en el trabajo; qué hacer ante nuevas formas organizativas como el teletrabajo y la creciente participación de la mujer en las actividades laborales; qué respuesta darle al no futuro que el neoliberalismo le ofrece a la juventud en el mundo del trabajo; y qué hacer para lograr la transición generacional y renovar a un sindicalismo envejecido que no seduce a las nuevas generaciones.

Y otras preguntas más: ¿debe Colombia buscar nuevos paradigmas, como el propuesto por China con la Iniciativa de crear “una franja una ruta”, antes que seguirle mendigando “libre comercio” a Estados Unidos? ¿Seguiremos buscando el mejor camarote en el Titanic en que se ha convertido el sistema financiero del FMI y el Banco Mundial, o nos aventuramos en la búsqueda de nuevos horizontes?

Mientras el trabajo exista, el sindicalismo será necesario. La ENS aportará su grano de arena para que el movimiento social de los trabajadores dé respuestas acertadas a estas preguntas, y mantenga un creciente protagonismo en la sociedad que debemos construir a futuro.


Ahora puedes recibir la información de la Agencia de Información Laboral y de la Escuela Nacional Sindical a través de Whatsapp. Desde tu celular o tablet solo debes dar clic sobre el siguiente logo, enviarnos el mensaje y seguir las sencillas instrucciones. Si estás en un computador, da clic para conocer nuestro número y envianos un mensaje. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.