La ‘Ley de Crecimiento Económico’ es publicidad engañosa

Imagen de referencia tomada de presidencia.gov.co

El autor dice que la “Ley de Crecimiento Económico” es publicidad engañosa y expresa sus razones.

Por: Mario Alejandro Valencia, director de Cedetrabajo[1]

La Ley de Crecimiento Económico que radicó el gobierno de Duque y el ministro Carrasquilla, es la misma ley de financiamiento que tumbó la Corte por ilegal, pero con otro nombre. El nombre induce al engaño, porque todo su articulado se trata de una reforma al estatuto tributario y sobre el crecimiento solamente hay buenas intenciones.

Una vez más el gobierno acude al discurso de que el único factor de crecimiento económico es bajar impuestos a las empresas, la cual no tiene ningún sustento teórico ni empírico. Más grave aún es que el proyecto de ley no establece estimaciones y solamente se basa en hechos anecdóticos sobre cómo durante los últimos once meses, la ley de financiamiento ha logrado mantener un crecimiento del PIB por encima de 3 %. Asimismo, tampoco explican que ese crecimiento se debe en primera medida al crecimiento de la cartera de crédito de consumo de los hogares, al mayor comercio de mercancías importadas y al crecimiento de la demanda de los hogares por cuenta de las remesas, y no se explica por un mayor crecimiento de la producción ni se traduce en mejoría del empleo.

Puedes leer:

No existe ningún cálculo, estimación o medición de cómo menores impuestos a las empresas se traduce en más crecimiento. Solo se acude a un dogma de que así debería pasar. Como ejemplo de éxito futuro, se ponen los beneficios y la estabilidad tributaria a las mega-inversiones. Estas inversiones deben ser mayores a $ 1 billón durante 5 años y el beneficio depende de que creen 300 empleos en este periodo, es decir, un empleo por cada $ 3.427 millones de inversión, en un país en donde el 99,6 % de las empresas son micros, pequeñas y medianas. 

El proyecto crea un beneficio adicional para las empresas que ocupen por primera vez a jóvenes hasta los 28 años, pero estas medidas en el pasado no han sido exitosas. Según datos del DANE, de 2010 a 2015 la tasa de desempleo de jóvenes pasó de 20 % a 15,2 %. Pero a partir de este último año no ha parado de crecer y hoy se encuentra en 18,3 %.

A pesar de que el gobierno reconoce que el crecimiento económico no es suficiente para mejorar el bienestar, si no se combate también la desigualdad, lo cierto es que esta reforma tributaria está orientada fundamentalmente a buscar los recursos suficientes para financiar las rebajas en la tarifa de renta a las empresas y otorgar más beneficios tributarios sin justificación. Los mismos cálculos del Ministerio de Hacienda muestran que para 2020 se esperan recoger $ 4,5 billones adicionales, pero a partir de 2021 el Estado deberá otorgar 9,4 billones adicionales en exenciones tributarias. En este sentido, teniendo en cuenta la estructura de la tributación actual, es de esperar que esos regalos tributarios profundicen la desigualdad del país.

De hecho, el propio subdirector de política macroeconómica del ministerio de Hacienda, Daniel Wills, cuestionó estas exenciones y rebajas de impuestos hace apenas 11 meses, cuando era profesor de la U. de los Andes.  Wills, en ese entonces declaró que “la reforma puede ayudar a resolver el desbalance fiscal solo en el corto plazo. Más temprano que tarde habrá que hacer una nueva reforma que vuelva a poner la casa en orden”. Agregó que “el Gobierno otorga “regalos tributarios” a ciertos sectores que otros sectores similares no reciben” (…) “no es claro por qué el sistema tributario debería favorecer a unos y no a otros”. Sobre los beneficios a la economía naranja, Wills cuestiona que “los funcionarios del ministerio tendrán que decidir cuáles proyectos pagan impuestos y cuáles no. Sobra decir que esa discrecionalidad abre la puerta para que las exenciones se den a cambio de favores o sobornos”.

Te puede interesar:

En conclusión, frente a la protesta social el Gobierno Nacional intenta convencer, con un enfoque populista, con mensajes como la devolución del IVA, que no aparece explícita en el proyecto de ley ni se sabe con certeza a qué sectores de la población beneficiará. Asimismo, el mensaje que se quiere enviar es que no es una reforma tributaria, aunque todo su articulado sí lo sea, sino que es una política en medio del diálogo social para buscar mayor crecimiento económico con una fórmula de beneficios a las mega-inversiones, es decir, a los grandes capitales.

Gráfica 1: Recaudo esperado con la reforma para 2020 y 2021


[1] Los datos y cálculos fueron realizados por el equipo de investigación de Cedetrabajo, con fuentes del Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

 1) Estimación más conservadora del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana.  

2) Este recaudo excluye el recaudo que el gobierno considera por mayor crecimiento económico y menor evasión y fortalecimiento de la DIAN.

Siga las noticias de la Agencia de Información Laboral en Google Noticias. Conviértenos en favoritos aquí

Ahora puedes recibir la información de la Agencia de Información Laboral y de la Escuela Nacional Sindical a través de Whatsapp. Desde tu celular o tablet solo debes dar clic sobre el siguiente logo, enviarnos el mensaje y seguir las sencillas instrucciones. Si estás en un computador, da clic para conocer nuestro número y envíanos un mensaje. 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.