Fútbol y conflicto laboral hoy están sobre el césped

Imagen de referencia tomada de Elheraldo.com

El conflicto laboral que hay en el fútbol colombiano no parece tener otra salida que el paro anunciado por Acolfutpro.

Por Carlos Julio Díaz Lotero. Analista laboral ENS

En el año 2005 se creó la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales Acolfutpro, y se hizo el primer intento de una negociación colectiva para regular las  condiciones de empleo y trabajo de los futbolistas profesionales de Colombia, quienes por entonces, en su mayoría, no se regulaban por un contrato de trabajo ni tenían afiliación al sistema de seguridad social en pensiones, salud y riesgos laborales.

Esa negociación no fructificó porque estuvo mediada por amenazas y presiones de los clubes, algunos infiltrados por dineros de las mafias que imponían una política autoritaria en la regulación de la relación laboral. No obstante, esa iniciativa tuvo su efecto. Hoy se ha avanzado en formalización laboral, ya que todos tienen contrato de trabajo y afiliación a seguridad social. Y los clubes, por otra parte, son empresas formales y de naturaleza anónima.

Puedes leer:

Pero los problemas persisten, en varios aspectos:

  1. Los equipos juegan muchos partidos en el año con poco tiempo de descanso, a veces de  un día para otro. Deportes Tolima, por ejemplo, ha jugado más partidos que el Real Madrid durante el 2019, dice Acolfutpro.
  2. Los horarios en que se programan los partidos de fútbol son, en algunos casos, un atentado a la salud del jugador, como cuando se programa el partido a las 2 p.m. en Santa Marta.
  3. El código disciplinario tiene sanciones abusivas, de $47 millones en caso de que un jugador sea sancionado por simular una falta.
  4. El Estatuto del Jugador, que regula los derechos de los jugadores, tiene vacíos. Permite participaciones muy volátiles en las transferencias de jugadores a otros equipos.
  5. En los contratos de trabajo de algunos jugadores se establecen clausulas contrarias a la Constitución Política y la ley, como prohibirles recurrir a la jurisdicción laboral si se les viola un derecho.
  6. Por ser el fútbol un deporte de alto riesgo en materia de lesiones, los jugadores deben someterse a las citas del sistema de las EPS, que son eternas, cuando lo que se requiere es una recuperación rápida.
  7. El calendario de juego va hasta el 23 de diciembre con regreso en los primeros días de enero, por lo que pasan poco tiempo con sus familias.
  8. Los casos de acoso sexual a las mujeres futbolistas son de amplio conocimiento. Pero también de manera general se presentan no pocos casos de acoso laboral.
  9. Los ingresos por derechos de televisión no se comparten con los jugadores, cuando son éstos la imagen y el centro del espectáculo.

Acolfutpro presentó el pasado 11 de septiembre un pliego de peticiones ante la División Mayor del Futbol Colombiano (Dimayor) y la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), a fin de buscar una solución concertada a estos problemas. 

La respuesta de ambas rectoras del fútbol ha sido de rechazo total a la negociación y desconocimiento de la organización sindical, argumentando que la negociación que ésta propone es de rama, la cual, según ellas, no está reconocida  en Colombia por el Código Sustantivo del Trabajo. Además rematan diciendo que los puntos del pliego no son de carácter laboral.

Las peticiones de Acolfutpro buscan que el calendario de los partidos, el estatuto del jugador, el estatuto disciplinario y la minuta del contrato de  trabajo, se acuerden con el sindicato; piden planes complementarios de salud para mejorar la atención médica de las familias de los jugadores, y de ellos cuando tienen lesiones; y establecer protocolos de política para contrarrestar el acoso laboral y sexual contra las mujeres.

Los puntos económicos son peticiones de participación sobre los derechos de televisión, el costo del plan complementario de salud, la realización de un partido de la Selección Colombia en favor de la agremiación, y un número determinado de entradas para los partidos de la Selección y de los torneos locales.

Todos son puntos de carácter laboral, y el organismo competente para resolverlos es la Dimayor, ente encargado de  administrar el rentado del fútbol. Un club de manera individual no puede resolver el tema del calendario y de los periodos de descanso, por tanto la única posibilidad es la negociación de rama.

Te puede interesar:

Es de señalar que varios de los puntos que acoge el pliego ya se aplican en varias asociaciones de Suramérica, como Uruguay, donde se hacen partidos de selección para beneficio de las agremiación de futbolistas; en Argentina los Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) y la AFA renovaron el pacto colectivo en 2009, el cual establece que la agremiación debe recibir al año los derechos de dos partidos. En Europa, la Selección España cada año juega un partido en beneficio de la agremiación de futbolistas. Y en Brasil, por acuerdo entre la Confederación Brasileña y los futbolistas, éstos reciben el 5% de los derechos de televisión e imagen.

En Colombia en el conflicto han mediado el Ministerio de Trabajo y la Comisión de Tratamiento de Conflictos ante la OIT (Cetcoit), pero la Dimayor y la FCF han rechazado los ofrecimientos, además con un tono de arrogancia incompatible con lo que debe ser una cultura laboral de respeto.

Es un conflicto laboral que ya tiene repercusiones internacionales, por la solicitud que hizo ante la FIFA la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales, que reúne a más de 30.000 jugadores de fútbol del mundo, para que busque un acercamiento de las partes. También le solicitó a la Dimayor y a la FCF que lo más pronto posible inicie negociaciones con los jugadores organizados en Acolfutpro y atienda su exigencia de mejoras en sus condiciones laborales.

Ayer 31 octubre se conoció que la Dimayor acordó en su Asamblea que no asistirá a la reunión programada para este 1º de noviembre en el marco del Cetcoit. Quiere decir, como van las cosas, que el gremio de empresarios quiere llevar a los futbolistas a un paro general, que con seguridad reforzará el paro nacional del 21 de noviembre que vienen convocando las centrales sindicales y el movimiento social del país.

Entonces ya no solo tendremos fútbol en las canchas colombianas, sino también una huelga general que con seguridad recibirá el apoyo del pueblo colombiano. ¡Viva el paro de los futbolistas! ¡Viva el paro nacional del 21 de noviembre!

Te recomendamos:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.