El “Trabajo Decente” se abre paso en el Plan de Desarrollo Bogotá Humana 2012-2016

El día 30 de mayo deberá estar aprobado el Plan de Desarrollo de Bogotá Humana 2012-2016, que presentó el Alcalde Gustavo Petro a la discusión del Concejo Distrital, esta vez, y por primera vez, con un importante componente relacionado con la generación de empleo y “Trabajo Decente”, en una ciudad que si bien tiene una de las tasas de desempleo más bajas del país, en términos de subempleo, informalidad y déficit de trabajo decente sí deja mucho que desear. “La ciudad de los muchos malos empleos”, como la define el concejal Yesid García, uno de los motores de esta iniciativa.

Con el propósito de que plantearan sus puntos de vista al respecto, a la sesión de discusión de este Plan de Desarrollo realizada el 15 de mayo fueron invitados Héctor Bermúdez, presidente de la CUT Bogotá, y José Luciano Sanín, director de la Escuela Nacional Sindical; sesión en la que también intervino el gremio industrial en cabeza de Camilo Llinás, de la Andi Bogotá.

José Luciano Sanín V. aprovechó la invitación para proponer diez puntos que, en su opinión, buscan complementar y mejorar el contenido del Plan de Desarrollo Bogotá Humana en lo referente al Trabajo Decente, tal como lo entiende la OIT. Señalo también que hay suficiente evidencia, recaudada por la misma OIT, de que el respeto a los derechos laborales tiene un impacto positivo sobre el desarrollo económico y la estabilidad social. Por tanto, la primera conclusión es que el trabajo decente debe incluirse como un objetivo transversal del Plan de Desarrollo.

De otro lado, el concejal Yesid García, del movimiento Progresistas, anunció que posteriormente a la aprobación del Plan de Desarrollo presentará un proyecto de acuerdo complementario para instaurar el Trabajo Decente como una política pública para Bogotá. “En este proyecto propondremos un observatorio sobre trabajo decente; un comité mixto de trabajadores, empresarios, administración distrital y gobierno nacional que propenda por generación de empleo en condiciones de trabajo decente; y capacitación para el trabajo”.

Concejal Yesid García

Cifras que hablan por sí solas

Algunas cifras del mercado laboral en Bogotá son las siguientes:

– La informalidad laboral es del orden del 45%.
– El desempleo en el estrato 1 es el 11%, mientras en el estrato 6 es el 3%.
– El empleo asalariado, que es el de mayor calidad, ha venido perdiendo terreno frente al trabajo por cuenta propia, a un ritmo mayor al del resto del país.
– El empleo industrial cayó en el último año un 5,1%, mientras que en el resto del país creció 8,5%. De ahí que el 73% de los bogotanos ubique la generación de empleo como el primer problema a resolver en la ciudad.
– El subempleo es del 32,6% (o sea 1 de cada 3 personas están insatisfechas con su trabajo.
-Los jóvenes enfrentan una tasa de desempleo del 21,9%) que dobla a la del resto de la población en el país: 10,9%.
– En los estratos 1 y 2 (que suman el 49% de la población) el ingreso promedio per cápita es inferior al salario mínimo vigente, pero el ingreso per cápita de una familia estrato 6 es 14 veces mayor que el de una familia estrato 1.
– Apenas un 54% de las personas tienen un contrato laboral.
– La cobertura en educación superior en estrato 1 es de 20,4%, para estrato 2 de 32,3%, y para estrato 6 es 81%, situación directamente relacionada con la inequidad laboral.
– Solo el 28% de los trabajadores están afiliados a un fondo de pensiones.
– Los afiliados a un sindicato no superan el 8%.
– La calidad del empleo de las víctimas del desplazamiento forzado es alarmante: tasa de informalidad superior al 95%.
– Sólo un 15,2% de mayores de 10 años con alguna discapacidad encuentra trabajo.

Algunas opiniones

Héctor Bermúdez R. presidente de la CUT Bogotá.

“Bogotá debe ser ejemplo para el país en formalización del empleo; debe formar cadenas de producción con personas y pequeñas empresas del sector informal, en vez de perseguirlos por no poder cumplir con las normas. Lo que se debe hacer es vincularlos a cadenas reales y que el distrito los respalde técnica y económicamente, apoyándose en el Sena, el Ministerio de Trabajo, la Secretaría de Desarrollo Económico, el mismo movimiento sindical, para hacer de Bogotá una ciudad más productiva, humana y generadora de trabajo decente”.

“También es necesario avanzar en la vinculación a las plantas de personal de los miles de trabajadores que están por orden de prestación de servicios (OPS). Nos preocupa que de Bogotá se está yendo la industria, lo que ha traído dificultades para el empleo y los ingresos de la ciudad. O sea que también hay que pensar en qué se va a hacer con el Plan de Ordenamiento Territorial para incentivar a la industria y evitar que se vaya de Bogotá.

Ricardo Bonilla, Secretario de Hacienda de Bogotá:

“En el Plan de Desarrollo está incorporado el tema del trabajo decente y la formalización del empleo público. Ambas propuestas hay que desarrollarlas y fortalecerlas porque Bogotá debe ser la ciudad que le dé ejemplo al país como el primer centro económico en construcción de trabajo decente. Yo espero que el Concejo contribuya a enriquecer el texto del Plan de Desarrollo, incorpore los aspectos que sea necesario incorporar y la ciudad salga ganando en una actitud de concertación”.

Juan Carlos Flórez, concejal de la ASI:

“En el Plan de Desarrollo está incorporado el tema del trabajo decente y la formalización del empleo público. Ambas propuestas hay que desarrollarlas y fortalecerlas porque Bogotá debe ser la ciudad que le dé ejemplo al país como el primer centro económico en construcción de trabajo decente. Yo espero que el Concejo contribuya a enriquecer el texto del Plan de Desarrollo, incorpore los aspectos que sea necesario incorporar y la ciudad salga ganando en una actitud de concertación”.

Juan Carlos Flórez, concejal de la ASI:

“Para nosotros el trabajo sostenible tiene tres características: la primera es que perdure a través del tiempo y no dependa de los vaivenes políticos; la segunda es que sea formal, con todas las garantías de ley; y la tercera es que sea bien remunerado. Ese tiene que ser el tipo de trabajo que genere esta sociedad y todos nos debemos alinear para conseguirlo”.

“El plan de Desarrollo tiene como acierto que la política pública de empleo se enfoque a la pequeña y mediana empresa, que es la que más empleo genera en Bogotá, lo que llaman la economía popular, una expresión que a mí no me gusta porque no dice mucho. Lo que no es acertado es la forma como se está abordando. Se van a generar herramientas para que se potencialicen la economía popular, pero sin redireccionarla a que se formalice. Lo que no puede pasar es que se genere una serie de programas para las empresas pequeñas y a la hora de la verdad éstas sigan siendo informales, no paguen impuestos ni todas las obligaciones laborales, ni compitan lealmente, lo que termina perjudicando a los trabajadores y a la sociedad como un todo. Esa instancia no está bien formulada en el Plan de Desarrollo”.

Los diez puntos que propuso incluir la ENS

“Bogotá debe promover y generar trabajo decente porque es consustancial al enfoque de su plan de desarrollo, y puede hacerlo porque su dinámica económica y política le permite introducir y profundizar cambios”, señaló en el Concejo de Bogotá el director de la ENS, Luciano Sanín, quien dejó consignadas las siguientes propuestas para fortalecer el enfoque de trabajo decente en el Plan de Desarrollo:

J. Luciano Sanín V. Director General de la ENS

 

1. El Trabajo decente como objetivo y estrategia para disminuir la desigualdad y la discriminación social.
2. Los derechos de los trabajadores son derechos humanos, por tanto la inclusión laboral entra en el enfoque de derechos del Plan de Desarrollo.
3. El programa de apoyo a la economía popular debe considerar el trabajo decente.
4. Promoción de una cultura del trabajo decente mediante acuerdos sectoriales y territoriales y campañas públicas que motiven a empresarios y trabajadores a buscar condiciones de trabajo decente, formación en ciudadanía laboral para jóvenes de secundaria y que se encuentren en procesos de formación para el empleo.
5. El gobierno de Bogotá, en acuerdo con el gobierno nacional, construirá un programa que atienda a los trabajadores que perderán su empleo con la entrada en vigencia de los TLC.
6. Fortalecer la capacidad institucional de la Alcaldía de Bogotá con una Subsecretaria de Trabajo Decente adscrita a la Secretaria de Desarrollo Económico; fortalecer la inspección laboral mediante acciones conjuntas con el Ministerio del Trabajo; la administración distrital debe generar condiciones y procedimientos de control que garanticen que las empresas contratistas del Distrito respetan las condiciones de trabajo decente a todos sus trabajadores.
7. Construir una política distrital de trabajo decente con los actores relevantes del mundo del trabajo, los ciudadanos y la institucionalidad pública, de manera que el trabajo decente pueda ser un enfoque trasversal al Plan de Desarrollo.
8. Se requiere producir y analizar información específica sobre las condiciones de trabajo en la ciudad, sobre la oferta y demanda de empleo, de manera que las políticas, programas y proyectos se puedan estructurar y medir. Un observatorio de trabajo decente, adscrito a la Secretaria de Desarrollo Económico, puede contribuir a este propósito.
9. La Alcaldía de Bogotá con su ejemplo promueve el trabajo decente. Para lograrlo, además de lo consignado en el texto del proyecto deberá proponer planes graduales y concertados con los sindicatos que organizan a los servidores públicos del distrito.
10. El diálogo social como estrategia central del programa de fortalecimiento de la función administrativa. La institucionalidad se fortalece con la participación de los servidores públicos a través de sus organizaciones sindicales, como lo viene gestando la Secretaria de Educación con la ADE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.