Trabajadores de Fabricato ven confuso e incierto el panorama laboral

Foto tomada del portal Minuto 30.

La decisión de Fabricato de suspender la producción industrial durante dos semanas y mandar para sus casas a los trabajadores con licencia remunerada, como medida de choque para reducir inventarios y recuperar el flujo de caja, ha puesto en alerta a sus trabajadores, que hoy ven confuso e incierto el panorama en materia de estabilidad laboral.

La presidencia de la textilera antioqueña anunció esta semana la suspensión temporal de su producción entre el 26 de agosto y el 10 de septiembre, y lo presentó como medida temporal para hacer frente a las de condiciones macroeconómicas desfavorables por las que atraviesa, producto, según lo explicó, del debilitamiento de los aranceles de importación y el masivo ingreso al país de telas y confecciones de contrabando, lo que ha incrementado sus inventarios y afectado el balance económico durante el primer semestre de este año.

También anunció que durante las dos semanas de suspensión de labores cumplirá con las obligaciones con los trabajadores, a quienes, en su mayor parte, pagará licencia remunerada, medida que no cobija a los trabajadores que deben seguir atendiendo necesidades e instrucciones puntuales.

Para Carlos Gallego, presidente de Sintrafateco y directivo de Sintratextil, dos de los sindicatos de industria que tienen afiliados en Fabricato, la preocupación es por lo que pueda venir después de la licencia remunerada. Porque si bien las condiciones del mercado son adversas, y es real la imposibilidad de competir con textiles extranjeros que vienen subsidiados desde sus países de origen, puede tratarse de una estrategia de la empresa para disminuir la planta de personal en el corto y mediano plazo.

“Lo que nos extraña es que el nuevo presidente de la compañía, el brasilero Carlos Alberto Jesús, haya manifestado a principios del año que se iba a trabajar bajo pedido de los clientes, para no acumular inventarios, pero vemos que no ha sido así. Hasta hace poco hubo trabajo domingos compensatorios en la mayoría de las áreas”, señaló el directivo sindical.

En todo caso los trabajadores están viendo un panorama incierto y confuso, agregó. Incluso se refirió a otra posible licencia remunerada del personal en diciembre de este año.

Nuestra mayor preocupación son de los trabajadores nuevos que hacen parte del capítulo especial Ley 25, quienes terminan contrato en octubre. Tememos que a estos compañeros no se les renueve el contrato, como una manera de rebajar la planta de personal”, indicó Carlos Gallego.

Recordó que hay accionistas interesados en debilitar la parte industrial de la empresa para fortalecer el negocio inmobiliario, que hoy resulta más rentable que la producción textil, debilitada por los problemas arriba mencionados. “Los únicos afectados vamos a terminar siendo, como siempre, los obreros”, concluyó.

Por su parte, la CUT Subdirectiva Antioquia emitió un comunicado en el que llama al movimiento sindical a rodear y acompañar a los trabajadores de Fabricato en esta difícil coyuntura, marcada por la imposición de tratados de libre comercio que arruinan la producción nacional en favor de la extranjera, siendo el sector textil uno de los más golpeados.

Presumimos que se vienen por parte de la empresa diversas modalidades de despidos mediante propuestas de “arreglos” o licencias al personal operativo. La CUT con sus sindicatos afiliados en Fabricato, Sintratextil y Sinaltradihitexco, coordinarán un plan de acción que permita enfrentar esta grave amenaza y solicitamos a todos los sindicatos afiliados estar alertas a las diversas movilizaciones que serán planeadas”, señala el comunicado.

Fabricato opera hoy con 2.300 trabajadores en total, unos 1.600 obreros de la planta operativa, todos con contrato directo y afiliados a alguno o varios de los 5 sindicatos que allí conviven, 4 de ellos de industria: Sintratextil, Sinaltradihitexco, Sintrafateco y Sintratexco, cuyos afiliados son beneficiarios de la convención colectiva que cada 4 años negocia Sindelhato, el sindicato de empresa que es mayoritario.

Pero unos 700 trabajadores, los más nuevos, pertenecen a un capítulo especial (Ley 25), por lo que tienen contratos con menor estabilidad laboral y apenas reciben parcialmente los beneficios convencionales en materia de primas y vacaciones.

La crisis del sector

Es un dolor inmenso ver a Fabricato sumergida en esta problemática, una empresa con una historia de más de 100 años y que en sus mejores tiempos llegó a tener 15 mil trabajadores”, anotó Carlos Gallego, presidente de Sintrafateco.

Recuerda que en los años 80 Fabricato padeció su primera gran crisis, debido a que el gobierno de entonces liberó las importaciones de textiles, y entonces entró en concordato. Más recientemente, en el año 2000, tuvo otro momento difícil, por efecto de la apertura económica de mediados de los años 90, y entonces debió acogerse a la Ley 550 de reactivación económica.

Y en la actualidad, pese a sus altas inversiones en modernización de equipos y procesos, a fin de prepararse para competir en el mercado nacional e internacional, al punto de ser considerada una de las textileras más modernas de Suramérica, vuelve a sentir la acechanza de la crisis, esta vez por cuenta del debilitamiento de los aranceles, la masiva importación de telas y prendas, y el contrabando.

Según información de la compañía, las ventas acumuladas al primer semestre de 2017 cerraron en $178.953 millones, lo que representa una caída del 5,6% con respecto al mismo periodo del año anterior, cuando ese indicador llegó a $189.506 millones.

Pero no es una situación exclusiva de Fabricato. Todo el sector textil está afectado. La Cámara Colombiana de Confecciones y Afines da cuenta de que este sector es la que más aporta al desempleo industrial nacional. Estima que a la fecha se han perdido cerca de 80 mil empleos, situación que se complicaría si no se aplican los correctivos necesarios. Empresas como Protela han despedido a cerca de 650 personas, Coltejer a la mitad de sus empleados, y Leonisa redujo de igual manera sus horarios de trabajo de lunes a jueves.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.