Se invirtieron los papeles; empleadores sirvieron la mesa de trabajadoras domésticas

Más de 170 mujeres, trabajadoras domésticas, se reunieron el pasado domingo en Medellín para hablar de paz y de reconciliación. El encuentro se dio en el auditorio de Comfama San Ignacio. Sus organizadores coincidieron en afirmar que fue un encuentro emotivo por lo simbólico del acto en el cual empleadores sirvieron la mesa a las trabajadoras domésticas.

El encuentro se da en el marco del proyecto “Trabajadoras afrocolombianas protagonistas de sus derechos y agentes de cambio” de OIM, financiado por USAID. El mismo es ejecutado por la Fundación Bien Humano, la Escuela Nacional Sindical y el sindicato Unión de Trabajadoras Afrodescendientes del Servicio Doméstico, UTRASD.

Puedes leer: Encuentro de trabajadoras domésticas y empleadores por la Paz

El evento se dividió en cuatro momentos. En el primero se habló del proceso de paz. Luego, 3 trabajadoras domésticas contaron sus experiencias. Después, dos estudiantes de la Universidad Eafit presentaron su tesis sobre el cumplimiento de la legislación laboral para las trabajadoras domésticas y finalmente se dio un acto simbólico donde empleadores sirvieron la mesa de las trabajadoras domésticas.

Así se desarrolló el encuentro

Rocío Pineda, quien hace parte de la Instancia especial de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación al acuerdo de paz, (CSIVI), fue la encargada de abrir el evento con una conferencia sobre el estado actual del proceso de paz y la importancia que tiene para las mujeres que este llegue a buen término.

Pineda comenzó su intervención haciendo un recuento de la guerra en el país, de sus inicios y de la implicación que han tenidos las mujeres en ella. Finalmente, habló de la importancia de estos acuerdos y de la implementación que está en proceso.

Te recomendamos leer: “Ahora el reto es que nos escuchen”, dice Rocío Pineda, del grupo de mujeres por el enfoque de género en el Acuerdo de Paz

Después vinieron algunas preguntas e intervenciones del público. Una de las asistentes criticó la falta de una mujer afro en la instancia, teniendo en cuenta, que según registros de víctimas las mujeres afros o negras, son las más victimizadas por la guerra. Otra de las intervenciones destacadas tuvo que ver con la necesidad que las mueres tienen de unirse, la participante dijo que había que reunirse con otras para hacer escuchar su voz.

Después de esto, tres mujeres afro, trabajadoras domésticas relataron sus vivencias de la guerra en el país. Sus historias dejaron ver la manera como la guerra las victimizó y como luego, siendo desplazadas, sufrían nuevas violencias. Pero también contaron la manera como habían salido adelante, como habían superado los problemas y dejaron como reflexión la importancia de la reconciliación.

Como continuación del evento, dos jóvenes de la Universidad Eafit presentaron su tesis de grado en la cual mostraban la manera como se incumplían los derechos laborales de las trabajadoras domésticas y reflexionaban sobre la importancia de esos derechos.

Lo más emotivo  

El acto final del encuentro salió tal como se había planeado. 7 empleadores de trabajadoras domésticas su pusieron delantal y les sirvieron la mesa a 7 mujeres que han trabajado la mayor parte de sus vidas sirviendo a los otros.

El acto dejó ver asombró por parte de las trabajadoras domésticas que fueron servidas, pero también alegría de saber que algunos de sus empleadores ya tienen conciencia de la importancia de sus derechos laborales.

Entre los asistentes hubo lágrimas. También entre los que estaban en la mesa, todos ellos coincidieron en afirmar que fue un acto emotivo, simbólico, humano y enriquecedor.

El balance del encuentro   

Las organizaciones encargadas del evento se mostraron complacidos por la buena asistencia y por las reflexiones que se dieron con el encuentro.

Ana Teresa Vélez de la Escuela Nacional Sindical, resaltó que el acto de los empleadores sirviendo a las trabajadoras domésticas, es un mensaje a la sociedad para que entienda que el trabajo del cuidado es necesario y hay que valorarlo. Una manera de hacerlo, es cumpliendo con los derechos de las trabajadoras.

Por su parte, Andrea Londoño, encargada del proyecto por parte de la Fundación Bien Humano, dijo que este era el camino para reivindicar el derecho de las trabajadoras domésticas del país.

Por último, María Roa, presidenta de Utrasd, dijo que el encuentro sirvió para que muchas mujeres tomaran conciencia de la importancia del sindicato y se afiliaran al mismo.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.