Rodolfo Vecino, presidente de la USO, fue despedido de Ecopetrol

“Más que una sanción contra mi persona es un ataque contra la USO”, dice Vecino—
—Duro golpe al diálogo entre sindicalismo y gobierno, opina la ENS—
La Unión Sindical Obrera, USO, enfrenta hoy una grave situación tras la resolución de despido que Ecopetrol, en primera instancia, profirió este martes 13 de diciembre en contra de Rodolfo Vecino, actual presidente de esta organización sindical, a quien acusa de participar indebidamente en política en su condición de funcionario público; situación que hoy tiene en máxima alerta a los trabajadores de la USO.

La sanción fue impuesta por la Oficina de Control Interno de Ecopetrol, como culminación de un proceso disciplinario que abrió el año pasado contra al presidente de la USO por participar en un evento en el que intervino el candidato por el Polo Democrático a la Gobernación de Bolívar. Pero será el presidente de la compañía, Javier Gutiérrez Pemberthy, quien en segunda instancia, a más tardar el lunes 19 de diciembre, confirme o eche atrás la resolución de despido de Vecino, quien además fue sancionado con la imposibilidad de desempeñar cargos públicos durante los próximos diez años.

Rodolfo Vecino catalogó la sanción como un ataque a toda la institucionalidad del sindicato, más que una medida individual contra su persona; una sanción de carácter político más que disciplinario, pues, a su juicio, tiene la clara intencionalidad de diezmar y paralizar a la USO en momentos en que esta organización ha reactivado con fuerza la lucha por la defensa de los intereses de los trabajadores del sector energético del país.

Rodolfo Vecino

Y por su parte José Luciano Sanín V, Director General de la ENS, mostró su preocupación y llamó la atención sobre los efectos negativos que este hecho puede tener para el ambiente de diálogo que en este momento hay entre el movimiento sindical y el Gobierno Nacional.
Para conocer más detalles de este contencioso contra la USO, y medir sus repercusiones, la Agencia de Información Laboral conversó con Rodolfo Vecino y con Luciano Sanín:

Entrevista con Rodolfo Vecino

¿Por qué, concretamente, le abrieron a usted el proceso disciplinario que termina ahora con esta grave sanción?

Ese proceso se inició desde el 20 de octubre del año 2010, en el marco de la conmemoración de un año más del asesinato de Jorge Ortega García, vicepresidente de la CUT. En ese evento estuvo el compañero Dionisio Miranda, quien en ese momento era el candidato del Polo Democrático a la gobernación de Bolívar. Este compañero llegó al evento a dar su saludo y a adherirse a los actos conmemorativos, pues es una persona cercana a la USO y era amigo personal de Jorge Ortega. Yo lo presenté a la concurrencia, habida cuenta de que nuestra organización sindical ha sido siempre clara y definida políticamente en su pertenencia al Polo Democrático. Ese evento lo grabó Ecopetrol en audio y video, y a partir de ahí la Oficina de Control Interno lo convirtió en cabeza de proceso contra mí, y contra siete compañeros más de la USO que estábamos allí. Así que el martes 13 de diciembre se dio el fallo en primera instancia, sustentado en mi supuesta participación en política. Me despiden de la empresa y me inhabilitan para ocupar cargos públicos durante diez años. Esta oficina tiene atribuciones para hacer eso.

¿Y qué pasó contra los otros siete compañeros procesados?

A ellos los liberaron del proceso porque lo que les interesaba era sancionarme a mí, para golpear y afectar duramente a la institucionalidad del sindicato. Porque es claro que este hecho, en este momento, más que una sanción contra la persona de Rodolfo Vecino, es un golpe duro contra la institucionalidad de la organización sindical, que yo como presidente represento en su máxima jerarquía.

¿O sea que usted lo interpreta como una especie de cuenta de cobro que Ecopetrol le pasa a la USO por toda la lucha y las movilizaciones que ha liderado este año?

Sí. Es la confirmación de que no estábamos equivocados cuando denunciamos que hay un proceso sistemático para acabar con nuestra organización, desde todas las aristas y todos los ángulos. Hay una política clara en contra nuestra, y utilizan la Oficina de Control Disciplinario como pretexto para detener el avance de la organización en su lucha frontal por la defensa de los trabajadores. Y se da en un momento en que la USO retoma con fuerza sus principios de lucha sindical, en que incentiva a las organizaciones de los trabajadores del sector energético, confronta a las multinacionales como Pacific Rubiales, a Ecopetrol misma, y a las demás empresas que hacen presencia en el país y tienen una política de agresión contra los trabajadores.

¿Qué otras situaciones se están dando dentro de ese proceso sistemático que, según usted dice, está en marcha para acabar con la USO?

Hay un procesos de levantamiento del fuero del secretario general de la USO, Edgardo Lozano; y de Jaime Rodríguez, dirigente de la subdirectiva única del oleoducto; y hay un proceso de llamada a descargos con intención de despido para el compañero Joaquín Padilla, en Cartagena. Y hay más de mil procesos a trabajadores, dirigentes y activistas de la USO por parte de la Oficina de Control Disciplinario. Esta oficina se ha convertido en un instrumento más para intentar destruir a la organización sindical, porque todas las protestas y los eventos que el sindicato ha desarrollado en el último tiempo, vienen siendo judicializados por esta oficina. La intención es inmovilizar completamente la organización sindical, que no tenga posibilidades de reacción frente a las políticas que la nueva junta directiva de Ecopetrol tiene hoy en el tema de los derechos laborales y el recurso petrolero. Y a eso se suman las amenazas de que estamos siendo objeto por grupos armados que hacen parte de esa política contra el sindicalismo, y contra la USO en particular.

Háblenos de esas amenazas, ¿a quiénes, dónde?

En Barrancabermeja han llegado panfletos a casa de los dirigentes. Y se dan persecuciones y seguimientos por parte de supuestos miembros de las autodefensas que amenazan directamente a los trabajadores, como sucedió en Puerto Gaitán. Y hay toda una campaña de desprestigio contra la organización, en la que entran las opiniones del ex presidente Uribe, del ex ministro Londoño, de Francisco Santos, y toda la prensa negativa que la organización ha sufrido. Incluso se nos ha acusado de ser un sindicato armado.

¿Qué recurso legal le queda frente a la resolución de despido de la oficina de Control Interno de Ecopetrol?

Tenemos hasta hoy jueves para hacer la apelación ante la siguiente instancia, que es la Presidencia de Ecopetrol, que tiene hasta el lunes 19 de diciembre para resolver el recurso de apelación. En manos del presidente está la decisión final.

¿Y la USO como organización que acciones está adelantando?

Lo primero es que la USO en este momento ha puesto en alerta máxima a sus trabajadores. Estamos haciendo agitación y movilizaciones en nuestras bases, y estamos tratando el tema en diferentes instancias, haciendo las debidas denuncias a nivel nacional e internacional, con el acompañamiento de la CUT. Porque no sólo es una medida injusta, sino que tiene un carácter político, más que disciplinario. Tiene la clara intencionalidad de destruir nuestra organización. Claro que diciembre es un mes bastante difícil para la actividad sindical por el tema de la celebración de la navidad y el fin de año, toda la gente está relajada.

Lo que opina el director de la ENS

El director general de la Escuela Nacional Sindical, José Luciano Sanín V., calificó la sanción a Vecino, primeramente, como un episodio más del plan de “exterminio” que de tiempo atrás se viene orquestando contra la USO. Al respecto señaló:
“Si nos atenemos al historial de violencia, de ataques jurídicos, despidos y procesos disciplinarios contra trabajadores y dirigentes de la USO en los últimos 8 años, es evidente que hay un plan de exterminio contra esta organización; o por lo menos una intensión orquestada para que ésta no cumpla su papel de defensa de los recursos naturales y los derechos de los trabajadores. La USO es de los sindicatos que mejor han entendido que el momento político del país es propicio para organizar a los trabajadores, y ha mostrado su capacidad para hacerlo. Y en momentos en que se reactiva y extiende su acción a todo el campo de las empresas multinacionales extractoras de petróleo, inmediatamente lo atacan por el punto más fuerte, que es su presidente, con una acusación absurda”.
El director de la ENS dijo también que, de confirmarse el lunes la sanción de despido de Vecino por parte del Presidente de Ecopetrol, el Gobierno Nacional estaría dando un pésimo mensaje:
“Sería un craso error político si el Gobierno pretende mantener una agenda laboral y un ambiente de diálogo con el sindicalismo colombiano, como el que se está generando alrededor del salario mínimo. Lesionaría gravemente las posibilidades de que en Colombia haya diálogo y posibilidades de tener una relación productiva. Además se afectarían profundamente la libertad sindical y los compromisos internacionales y legales que tiene el Estado colombiano. El Gobierno, con esta sanción, se está inmiscuyendo de manera ilegítima en la actividad sindical”.
En cuanto a la supuesta participación en política de Rodolfo Vecino, que es la causa que originó el proceso sancionatorio, Luciano Sanín puntualizó:
“El evento por el cual están sancionando al presidente de la USO era un evento en el que se conmemoraba la muerte de Jorge Ortega, Vicepresidente de la CUT, uno de los dirigentes sindicales de mayor rango asesinados en este país, además en medio del paro nacional estatal de 1998. No se pude sancionar a un dirigente sindical por conmemorar un hecho de violencia tan grave”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.