Otra vez trabajadores contratistas paralizan producción petrolera en Campo Rubiales

Foto de Sara Mendoza, de Agencia de Noticias Notiagen.
Obreros de Campo Rubiales durante la Caravana Humanitaria del 13 de octubre.

Entre 4 y 5 mil trabajadores contratistas de Campo Rubiales, Meta —campo que produce el 26% del petróleo de Colombia— se declararon en asamblea permanente desde las 9 de la mañana de este lunes 24 de octubre, luego del rompimiento de las negociaciones entre la multinacional canadiense Pacific Rubiales y Unión Sindical Obrara, USO, que representa a los más de 10 mil trabajadores contratistas de la zona, un buen porcentaje de ellos afiliados a esta organización sindical.
“El viernes 21 de octubre la Pacific Rubiales rompió las negociaciones y planteó que no iba a negociar más, a pesar de que la USO rebajó las pretensiones salariales con el ánimo de llegar a un acuerdo. Entonces no nos quedó otra alternativa que pararnos de la mesa. En respuesta a esa  situación los trabajadores se declararon hoy en asamblea permanente”, señaló Rodolfo Vecino, presidente de la USO, quien además rechazó la actitud “dilatoria y deshonesta” que la Pacific Rubiales ha mostrado desde el inicio del proceso negociación.
Asamblea permanente que en la práctica es un cese de actividades que, según voceros del Comité Coordinador Interno de los trabajadores contratistas, se extenderá hasta tanto haya un compromiso serio por parte de la multinacional petrolera y se negocie el pliego de peticiones. “Las mesas sólo han servido para dilatar las negociaciones y los problemas presentados por la comunidad siguen sin ser resueltos. La petrolera cierra espacios de negociación mientras genera conflictos laborales, sociales y ambientales en los Llanos Orientales”, denunció la USO.

El pliego de peticiones de los trabajadores en paro contiene 6 puntos, a saber: mejora de salarios y prestaciones de trabajadores directos, contratistas y subcontratistas; garantía para el pleno ejercicio de las libertades sindicales y el derecho de asociación; vinculación de la mano de obra local de Puerto Gaitán; estabilidad de los contratos de trabajo; atención a los problemas sociales de la población local; y reintegro del personal desvinculado a la empresa tras las protestas del 19 de julio de 2011.
Rodolfo Vecino recalcó que se trata de una protesta pacífica, que esperan sea respetada por los efectivos de la policía y el ejército destacados en la zona, toda vez que éstos son dados a provocar y generar conflicto con los trabajadores para justificar el uso indebido de la fuerza.

“Los trabajadores no están bloqueando vías, simplemente hicieron uso del derecho constitucional de cesar actividades para protestar por la negativa de la Pacific Rubiales a resolver sus exigencias”, agregó Vecino, al tiempo que informó que ya se están preparando manifestaciones de apoyo de la comunidad en Puerto Gaitán, Puerto López y demás poblaciones adyacentes al campo petrolero.
“La USO le apuesta al diálogo y a una salida negociada que responda a lo que los trabajadores pretenden les sea reconocido, sobre todo en una explotación petrolera como la de Pacific Rubiales, donde las condiciones laborales son denigrantes y donde se requiere que la empresa empiece a cambiar su posición”, señaló Vecino.
Como se recuerda, el 21 de septiembre pasado, y tras dos jornadas de paro de la producción en el Campo Rubiales, 5 miembros de la directiva nacional de la USO y el vicepresidente de Asuntos Corporativos de Pacific Rubiales, Federico Restrepo, acordaron unas garantías para normalizar la actividad laboral y establecer una mesa de negociación, acuerdo que fue avalado por los ministros de Protección Social, Mauricio Santamaría, y de Interior, Aurelio Iragorri. Pero que hoy, un mes después, sigue sin ningún avance.
“Ya llevamos dos meses en reuniones y negociaciones y no nos resuelven nada, la empresa nos está tomando el pelo. Por eso este paro lo levantamos cuando nos atiendan. El ánimo de los trabajadores es total, y el de las comunidades también. Ya comenzaron a parar taladros, válvulas y todo lo demás, así que en las próximas horas el paro será total”, declaró a esta agencia de información Héctor Sánchez, miembro del Comité Coordinador Interno de los trabajadores contratistas”.
Si bien Campo Rubiales es el único campo petrolero hoy paralizado, no es el único que hoy tiene problemas laborales, según lo aseguró Rodolfo Vecino. También hay problemas laborales, que pueden desembocar en paros, en Casanare, Barranca de Upía, en Guaduas (Cundinamarca), Purificación, Tolima, donde está Petrobras, y en campos de Caquetá y Putumayo. “Porque el comportamiento de las multinacionales es igual en todo el territorio nacional donde se están desarrollando proyectos petroleros”, señaló Vecino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.