OIT abre debate sobre Trabajo Decente en plataformas tecnológicas, tema que ayer provocó movilización de taxistas

Paro de taxistas este 10 de julio en Barranquilla. Foto de El Heraldo

Solo el 35% de quienes trabajan en las plataformas tecnológicas pagan seguridad social, señala la Organización Internacional del Trabajo (OIT) con base en un estudio a nivel mundial, subrayando el elevado índice de informalidad y desprotección laboral que está generando el auge de estas plataformas, por lo que urgen medidas que abran paso a la formalidad y el Trabajo Decente en esta nueva forma de empleo. 

Un claro ejemplo de la urgencia de regular y formalizar la operación y condiciones de trabajo en las plataformas digitales aplicadas al transporte individual tipo taxi, que en Colombia son ilegales, es el paro y la movilización de taxistas que se dio ayer en las principales ciudades colombianas, en respuesta a la proliferación de alternativas de transporte público como Uber, Cabify, Didi.

Plataformas digitales que, según los gremios de taxistas, en la práctica son sistemas de transporte que compiten con ellos en condiciones de ventaja, porque no tienen los costos ni los acosos de las administraciones de tránsito que sí tienen los taxistas tradicionales, quienes, a su vez, tampoco han podio migrar con éxito hacia las plataformas digitales.

Cobra entonces mayor interés lo dicho la semana anterior por el representante de la OIT para América Latina, Ítalo Cardona, quien señaló el caso Uber como el más preocupante para los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); caso que abre la discusión sobre qué hacer y cómo, para que las y los trabajadores de las plataformas tecnológicas puedan gozar de protección social adecuada.

Puedes leer: Mensajeros de Rappi crean sindicato, el primero de una plataforma tecnológica en Latinoamérica

La problemática es pues global, se ha extendido a casi todos los países del mundo. En España, por ejemplo, los gremios de taxistas formales han hecho varias huelgas contra Uber y Cabify, con bloqueó de las avenidas principales en Madrid, Barcelona y otras ciudades, y la exigencia al Gobierno central para que limite las licencias a las plataformas digitales, y establezcan en una proporción de una por cada 30 taxistas.

“La sociedad debe estar abierta a las nuevas formas de trabajo. El reto que deben asumir los países es adecuar normativamente el uso de plataformas tecnológicas para promover el trabajo decente, y esto no solo se refiere solo a Uber, sino a un amplio mundo de plataformas«, dijo Ítalo Cardona.

De igual forma, señaló que laregión latinoamericana y los aparatos gubernamentales “deben ponerse en línea para recopilar datos de las actividades económicas de todas las personas«. Porque uno de los retos en esa materia es saber cuál es el movimiento de mercado laboral que tienen las plataformas digitales, a fin de poder promover una regulación efectiva y una política pública. “Esos datos no existen en Colombia”, agregó el directivo de OIT.

Anotó que una de las dificultades para ampliar los esquemas de protección de los trabajadores de plataformas digitales, es la tendencia normativa a nivel mundial que identifica a quienes usan estas plataformas como trabajadores independientes.

Te puede interesar: Los desafíos de la OIT en su centenario

Un reclamo que se volvió crónico

El paro de ayer en Colombia se cumplió de manera parcial en las principales ciudades y en general fue pacífico. Solo en Bogotá y Medellín hubo desórdenes, colapso de vías urbanas, acciones de hecho contra conductores y usuarios de Uber, y entre los mismos taxistas. Son escenas que se vienen repitiendo con alguna regularidad porque el problema se volvió crónico, y los reclamos de los taxistas también.

Y no solo entre los taxistas. Las plataformas digitales empleadas como alternativa de empleo vienen ganando fuerza en diferentes actividades, no solo en el transporte en taxi, también en motos; y en los servicios a domicilio, en el que el caso paradigmático es Rappi, donde la explotación laboral es aguda y en todos los sentidos. De ahí los plantones esporádicos y manifestaciones de protesta que estos trabajadores han realizado las últimas semanas.

Por culpa de la desatención del Gobierno y la administración municipal, cada día hay nuevas modalidades de transporte ilegal y la situación está muy delicada«, expresó a un medio radial Ovidio García, líder del movimiento de taxistas “Fuerza Amarilla”, de Medellín, ciudad donde, según él, su agremiación reúne a más de 3.000 conductores, que están cansados de la competencia de Uber y demás plataformas.

En Bogotá, el aumento del transporte ilegal mediante las plataformas también ha aumentado exponencialmente. El gremio de taxistas afirma que en la ciudad hay 130 mil vehículos particulares que estarían prestando servicios de transporte.

“Queremos que el Gobierno nos ayude hacer respetar nuestro derecho de usufructuar la torta del servicio público de taxi”, dijo por su parte Donaires Romero Eguis, presidente del Sindicato de Conductores de Taxi de Barranquilla.

Ciudad donde ayer, aparte de la movilización de vehículos y la protesta en la calle, varios taxistas se encadenaron al frente de la Plaza de la Paz. “Para significar las ataduras que tenemos los taxistas al momento de hacer valer nuestros derechos”, anotó el dirigente sindical.

Te recomendamos: Resumen del informe presentado por la Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo de OIT

Puedes recibir la información de la Agencia de Información Laboral y de la Escuela Nacional Sindical a través de Whatsapp. Desde tu celular o tablet solo debes dar clic sobre el siguiente logo, enviarnos el mensaje y seguir las sencillas instrucciones. Si estás en un computador, da clic para conocer nuestro número y envíanos un mensaje.  Y RECUERDA GUARDAR NUESTRO CONTACTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.