Nuevo acuerdo político en la CUT

—Domingo Tovar, es su nuevo presidente—
—El llamado “sector democrático” regresa al gobierno de la CUT—

Varios importantes cambios, tanto de orden programático como en los cargos directivos, se produjeron hoy en la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, siendo lo más relevante la definición de una nueva hoja de ruta programática para esta organización; el regreso a su gobierno del llamado “sector democrático”; y el relevo de Tarsicio Mora de la presidencia, que ocupaba desde el 2008. En su reemplazo fue elegido Domingo Tovar Arrieta, quien hasta hoy se desempeñaba como Secretario General, cargo éste en el que fue designado Witney Chávez.

En la definición de los acuerdos programáticos y de gobernabilidad primó el consenso en el Comité Ejecutivo, integrado por 21 miembros; mas no así en la designación de los cargos de dirección, pues la elección de Domingo Tovar en la presidencia y los demás cambios, fueron producto de una alianza de los 8 miembros del llamado “sector democrático” con 3 miembros del llamado “sector clasista”, lo que dio una mayoría de 11, apretada pero suficiente para la toma de decisiones. Lo que implica el regreso del “sector democrático” al gobierno de la CUT, del cual estuvo marginado desde el 2008.

Las decisiones que tomó hoy el Ejecutivo de la CUT implicaron además 5 cambios en los cargos de dirección, así: Tarsicio Mora quedó como director del Departamento de Relaciones Internacionales; Francisco Maltés, tesorero; Jaime Goyes, director del Departamento de Educación; Tarsicio Rivera, del Departamento de Seguridad Social; Diógenes Orjuela, del Departamento de Multinacionales; y Alfonso Velásquez, del Departamento de Comunicaciones.

Ese es pues el panorama en la dirección de la CUT a un año de que sus afiliados elijan por votación directa el nuevo Comité Ejecutivo, elecciones previstas para junio de 2013.

Habla el nuevo presidente de la CUT

Domingo Tovar Arrieta, de 55 años de edad, se inició como sindicalista en el magisterio en 1981, cuando era educador en el departamento de Sucre, de donde es oriundo. En 1986 participó en la fundación de la CUT, en la que ha ocupado tres cargos de dirección como miembro del Comité Ejecutivo Nacional: en la Secretaría Nacional de Organización, en el departamento de Derechos Humanos, y en la Secretaría General, su último cargo. La Agencia de Información de la ENS conversó con él, y este es el texto de la entrevista:

¿Cómo y por qué se dieron estos cambios en la CUT?

“No podemos desconocer que la dirección de la CUT tenía dificultades, errores voluntarios e involuntarios, y en ese marco se presenta una propuesta para hacer ajustes de orden estatutario. Hubo inicialmente unas propuestas, que fueron las que anticipadamente conoció el país esta semana por los medios de comunicación, en mi opinión de manera desafortunada, pero no pudimos decidir sobre esas propuestas y entonces 11 compañeros, que constituyen mayoría, llegamos al acuerdo final”.

¿No es muy débil una mayoría de 11 miembros?

“Sí, y soy consciente de las incomodidades y resquemores que eso produce, tanto a las personas como a las posiciones políticas. Pero el acuerdo está abierto, y mi propósito es jugar un papel que articule las diferentes expresiones y pensamientos políticos al interior de la CUT, todos válidos. Trataré al máximo de que no haya exclusión, de que las decisiones en el Ejecutivo se logren por consenso, porque el objetivo es recuperar el protagonismo de la CUT a nivel nacional e internacional. Asumimos como base fundamental el trabajo colectivo, el respeto, la inclusión y los demás valores sindicales. Me atrevo a plantear que no habrá posiciones institucionales de la CUT que no sean definidas en el Comité Ejecutivo y en su Junta Nacional”.

¿Qué es lo que más destaca del acuerdo programático que regirá en los próximos meses la ruta de la CUT?

“Que se fundamenta en el respeto y la materialización de las conclusiones del V Congreso de la CUT, y que es un elemento fundamental para recuperar y reposicionar la institucionalidad de la central en el marco democrático”.

¿Cuáles serán las prioridades de la CUT en el corto plazo?

En este momento la prioridad es la elaboración del informe para la conferencia de la OIT y recoger en él la problemática laboral, las quejas que se han presentado por violación del derecho a la vida y la libertad sindical, y lograr que el informe sea consensuado con la CTC y la CGT, para que así tenga más peso y las centrales internacionales lo puedan defender mejor en la conferencia de la OIT.

Lo segundo es hacer la discusión sobre la situación organizativa de la CUT hoy, empezar a organizar lo del censo sindical, y elaborar la propuesta de reglamentación de las elecciones del Comité Ejecutivo en junio del año entrante.

Lo tercero es reactivar el escenario del Comando Nacional Unitario para unificar las propuestas que cada central sindical le ha entregado al gobierno, y llevar a esa agenda a los espacios de diálogo con el Gobierno Nacional. También esperamos vincular a las organizaciones sociales y los movimientos políticos, porque la CUT no puede ni debe aislarse de los diferentes procesos sociales”.

¿Cómo será ahora el diálogo tripartito con el gobierno y los empresarios?

“Nunca la CUT, en sus 26 años de historia, se ha negado a la interlocución con el Gobierno y los empleadores. En todas las temáticas que tengamos que interlocutar con ambos en escenarios válidos, llevaremos nuestras posiciones; las llevamos a la Mesa de Concertación de Políticas Laborales, a las mesas de derechos humanos y de víctimas para defender la reparación. Tenemos que buscar que realmente se realice el tripartismo y el diálogo social. Habrá temas en los cuales no nos identifiquemos, porque la CUT tiene su posiciones claras, pero acordaremos todo lo que sea factible negociar con el gobierno y los empleadores, siempre en beneficio de los trabajadores y el pueblo en general”.

Finalmente, ¿qué llamado haría a las organizaciones afiliadas a la CUT?

“Un llamado a las subdirectivas departamentales para que cohesionen el trabajo en el marco del plan de acción aprobado por la Junta Nacional, fortalecer las secretarias y seguir buscando que en este país cada día haya más sindicalizados y menos organizaciones sindicales, o sea sindicatos fuertes.

Hago un llamado a trabajar porque la unidad se dé en dos sentidos: en el interno de la CUT, con sindicatos valerosos y fortalecidos para confrontar todas las políticas que le sean lesivas; y en sentido externo, con el compromiso de construir la Confederación Sindical de las Américas en Colombia, en un proceso de unidad con la CGT y la CTC, y desde luego materializar el puente de relaciones con el sindicalismo no confederado y la Federación Sindical Mundial”.

Habla el nuevo Secretario General de la CUT

Witney Chávez, caracterizado exponente del llamado “Sector democrático” de la CUT, en sus primeras declaraciones para esta Agencia de Información expresó lo siguiente:

¿Qué piensa de la forma como se lograron estos cambios en la dirección de la CUT?

“Como sector democrático hemos venido sustentando al interior de la CUT unas propuestas de reorganización del Comité Ejecutivo, en el cual nosotros hemos estado por fuera de la toma de decisiones. En medio de la reciente crisis del Comité, se abrió la posibilidad de entrar a discutir con los otros compañeros un nuevo esquema de gobernabilidad. Llegamos a un acuerdo en cuanto a lo programático, pero no en cuanto a la distribución de los cargos. Éste se decidió mediante un acuerdo de 11 ejecutivos. Reconocemos que un acuerdo de 11 nunca es lo mejor, tiene limitaciones, de ahí nuestro compromiso de ampliar el acuerdo, y empezar a generar una política para el conjunto del Ejecutivo.

Aspiramos a que haya acuerdos en la construcción de las tareas concretas, en asignación de las responsabilidades y, sobre todo, en garantías de que no haya exclusiones, ser comprensivos de la pluralidad y de los derechos de todos los sectores que hacen parte del Comité Ejecutivo de la CUT. El compromiso de los 11 ejecutivos que votamos la reasignación de cargos va en esa dirección. Esperamos darle a la CUT, de aquí a junio del año entrante, una dinámica que permita lograr una buena elección del nuevo Comité Ejecutivo, un buen Congreso Sindical, que será posteriormente”.

Del acuerdo programático, ¿qué destaca usted?

Es un documento que unifica y le da vida a la central. Plantea recuperar la vigencia y validez de las tesis del V Congreso de la CUT; se recupera la importancia de una disposición para el diálogo sobre la base de unos criterios; se insiste en el tema de la movilización como vía que nos compete a los trabajadores; se establece la necesidad de buscar mayor coordinación con las otras centrales sindicales y la Confederación de Pensionados.

Y estos criterios son unánimes dentro del Comité Ejecutivo, o sea que desde el punto de vista de la política se puede decir que hemos avanzado colectivamente en encontrar unos elementos que dinamicen nacional e internacionalmente la central. Está el compromiso de fortalecer la Confederación Sindical de las Américas y la Confederación Sindical Internacional, organismos a los que pertenecemos, pero en los que necesitamos fortalecer más nuestra presencia”.

El texto del acuerdo programático

Por considerarlo de interés, publicamos el texto completo del acuerdo programático de 7 puntos que suscribieron hoy los miembros del ejecutivo de la CUT:

Los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional de la CUT, que suscribimos el presente acuerdo, asumimos los siguientes compromisos de gobernabilidad político, sindicales y administrativos, que corresponden a las responsabilidades estatutarias del Ejecutivo Nacional, con el propósito de garantizar el trabajo colectivo e institucional.

1- Dentro del marco de los principios de pluralidad, unidad, respeto y democracia interna de la Central, ratificamos el reconocimiento y aplicación de las conclusiones emanadas por el V Congreso de la CUT y plasmadas en las resoluciones aprobadas en dicho Congreso.

2- Con criterio incluyente y de participación democrática, se coordinarán y desarrollarán las políticas de trabajo, de orden internacional, dentro de la estructura mundial y regional de las Américas de CSI y CSA.

3- Con participación incluyente y democrática, se elaborará la agenda interna de la Central, en perspectiva a fortalecer los programas y acciones de movilización, bajo responsabilidad de los departamentos en que se subdivide el trabajo del ejecutivo, y orientada la agenda a potencializar coordinación y armonía programática con las subdirectivas regionales, sindicatos nacionales y/o federaciones dentro del proceso de organización.

4- Para la elaboración y definición de la agenda programática en el contexto nacional e internacional, se tomarán las conclusiones de las Juntas Directivas Nacionales de la CUT hasta la fecha realizada.

5- Con participación democrática e incluyente se elaborará la agenda relativa a los asuntos que corresponde tratar con el Gobierno Nacional, incluyendo la política de trabajo de la Central en relación a la Comisión Nacional de Concertación y Asuntos Laborales y el CETCOIT, dentro del marco de los principios de autonomía e independencia de la CUT frente al Gobierno y empresarios.

6- El Comité Ejecutivo de la Central, iniciará de forma inmediata, un proceso de diálogo con las Centrales Sindicales CTC, CGT y CPC, en perspectiva de reactivar el Comando Nacional Unitario, en procura de coordinar acciones y políticas de trabajo intersindical de interés común, frente a las políticas gubernamentales y empresariales, Organización Internacional del Trabajo CSI-CSA, Comisión Nacional de Concertación y CETCOIT.

7- Con criterio democrático participativo e incluyente, se determinará en sesión oficial del Comité Ejecutivo, reorganización a que haya lugar para la eficacia requerida en el desarrollo y cumplimiento de los acuerdos suscritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.