Multinacional española compró la Clínica Las Vegas, sus trabajadores temen ser tercerizados

Desde hacía meses el rumor de que la clínica la iban a vender venía corriendo por los pasillos. Pero era solo un rumor, que la semana pasada se confirmó: el grupo español Quironsalud, que es controlado por Helios Kliniken, perteneciente al grupo alemán Fresenius Medical Care, es el nuevo propietario de la Clínica las Vegas de Medellín y de la Clínica del Prado.

“Pero ni a los trabajadores y empleados de la clínica, ni al sindicato se nos dijo nada de eso. Apenas esta semana nos enteramos que los socios de la clínica habían vendido el 70% de su propiedad al grupo Quironsalud”, dijo María Eugenia Mazo, auxiliar de enfermería que funge como presidenta de Sintrasass, sindicato que representa a las y los trabajadores de la clínica Las Vegas.

La compañía Quironsalud es líder en España en prestación de servicios de salud, y a Colombia ya había incursionado desde el año pasado, cuando adquirió la Clínica Medellín, explicó Mazo. También tiene presencia en Perú.

La gran preocupación de los trabajadores y el sindicato es qué va a pasar con sus contratos de trabajo ahora que la clínica quedó en manos de la multinacional española, toda vez que desconocen los términos de la negociación que se hizo y no saben qué tan protegidos estarán los derechos laborales adquiridos y plasmados en la convención colectiva.

Temen concretamente que los nuevos dueños lleguen con una política de tercerización que arrase con los contratos directos y se le dé un duro golpe a su estabilidad laboral. Eso se sabrá cuando entre a actuar en forma la nueva administración de la clínica. Antes se debe surtir un proceso ante las entidades reguladoras que avalen la negociación que se hizo.  Actualmente las y los trabajadores tienen contratos a término indefinido, unos, y otros a término fijo.

Si bien en el comunicado que expidió la Clínica se dice que los contratos no se verán afectados, la incertidumbre prevalece. “Los trabajadores somos los que ponemos en alto el nombre de la Clínica las Vegas. Pero ésta no fue transparente con nosotros. Desde hace tiempo nos dijo que en caso de venta seriamos los primeros en saberlo. Pero como vemos, no fue así”, señaló la presidenta de Sintrasass.

Desde cuando se conoció la nueva situación –agregó– Sintrasas se ha dedicado a pegar afiches y anuncios en las carteleras motivando a los trabajadores para que se afilien al sindicato y de esa manera enfrentar en mejor condición los cambios que se vienen. “Pero la gente está paralizada por el miedo al sindicato y la campaña de desprestigio que los dueños de la clínica les han metido durante años, entonces no hacen nada”, anotó la enfermera Mazo.

Porque esa es la otra arista del problema: la conducta abiertamente antisindical de algunos de los médicos socios propietarios de Las Vegas. “Si esta administración nos ha estigmatizado y a barrido como ha querido con nosotros, nos preguntamos ¿cuál será la actitud de los nuevos dueños”, dijo la dirigente sindical.

Es por esto que el sindicato pretende sentarse a conversar con los nuevos dueños. “Vamos a enviar una carta a Quironsalud manifestándole nuestro deseo de hablar con ellos abiertamente sobre las problemáticas de los trabajadores. Queremos que ellos sepan que nosotros existimos y que tenemos vocación para un diálogo constructivo con ellos”, dijo María Eugenia Mazo.

Puede leer:

Un sindicato perseguido

Sintrasass se formó en agosto de 2014 en vista de que los dueños de la clínica les estaban esquilmando derechos y beneficios laborales pactados. En un primer momento llegó a tener 147 afiliados, de los 700 trabajadores que en total tiene la clínica.

Hoy, tras los malos tratos y la arremetida de la clínica contra la organización sindical, está completamente diezmada, solo tiene 40 afiliados. “Es un patrón del que se puede esperar cualquier cosa”, anotó la enfermera Mazo.

Las negociaciones de sus condiciones laborales con la clínica ha sido, por lo mismo, todo un viacrucis. La primera convención, en el 2014, fue modesta, pactada a un año. Como gran logro tuvieron la dotación de uniformes, algo que antes salía de su bolsillo. Pero la segunda convención fue a tribunal de arbitramento, cuyo laudo fue demandado por la clínica y fue a la Corte Suprema de Justicia, que lo ratificó. Pero la clínica le ha puesto las talanqueras que ha querido.

La otra acción directa de la clínica contra el sindicato, se dio a finales de 2017, con la implementación de un plan de beneficios con mejores gabelas que el laudo arbitral, con el único fin de desestimular la afiliación al sindicato, lo cual es ilegal. Y lo lograron. Por esa razón, y por físico temor, muchos trabajadores se desafiliaron del sindicato.

Así las cosas el conflicto laboral no se ha resuelto en la Clínica las Vegas, que actualmente se niega a negociar el pliego petitorio que los trabajadores presentaron desde el año pasado.

Ahora puedes recibir la información de la Agencia de Información Laboral y de la Escuela Nacional Sindical a través de Whatsapp. Desde tu celular o tablet solo debes dar clic sobre el siguiente logo, enviarnos el mensaje y seguir las sencillas instrucciones. Si estás en un computador, da clic para conocer nuestro número y envianos un mensaje. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.