Las centrales sindicales fijan su posición frente al Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos

Luego de los anuncios que en materia económica y laboral ha formulado en los pocos días que lleva de gobierno del presidente Juan Manuel Santos, las tres centrales sindicales han emitido comunicados y declaraciones en las que fijan su posición frente a estos anuncios, y en general sobre el talante hasta ahora mostrado por el nuevo gobierno colombiano.

Este es el compendio de las posiciones adoptadas por la CUT, la CGT, y la CTC, en ese orden:

Posición de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT)

(Comunicado de prensa)
Bogotá, 10 de agosto de 2010

El Gobierno de Uribe dejó en situación crítica a los trabajadores y a la población en general, con la aprobación de reformas constitucionales y la expedición de leyes que recortaron los derechos laborales, las garantías sindicales y los derechos sociales de la población, en contravía de la Constitución y de los convenios internacionales suscritos por Colombia.

El Gobierno de Uribe se rajó en la redistribución del ingreso, en el combate a la pobreza, en la conservación del medio ambiente; cedió gran parte del territorio a la gran minería transnacional, deterioró las relaciones con nuestros vecinos y aceptó la instalación de bases militares extranjeras.

En nuevo Presidente de la República, doctor Juan Manuel Santos, en su discurso de posesión, hizo una serie de anuncios respecto a los cuales opinamos:

1. Su equipo ministerial en la mayoría vienen del sector empresarial y formaron parte del anterior gobierno.

2. Sus pronunciamientos sobre los temas laborales, económicos y sociales, continúan en la misma proyección del gobierno anterior.

Ante esta situación, la CUT manifiesta su rechazo a estos proyectos y políticas, plantea la necesidad de exigir un diálogo útil y directo en el marco institucional, para abordar los principales problemas de los trabajadores, que son:

– Eliminar toda expresión de tercerización, sea a través de Cooperativas de Trabajo Asociado o contratos sindicales.
– Establecer políticas para generación empleo estable y con salario digno.
– Cumplimiento de los convenios suscritos con la OIT, en lo referente a asociación, negociación colectiva y derecho a la huelga.
– Rechazar al recorte de las regalías, la supresión de las rentas parafiscales y la imposición de la denominada regla fiscal, así como nuevos recortes a la salud y las pensiones, entre otras.
– Eliminación de la violencia antisindical, dando plenas garantías para el ejercicio de este derecho fundamental.

Respaldamos las conversaciones para el restablecimiento de las relaciones con Venezuela, en el marco de una política de relaciones internacionales basada en el respeto a la soberanía y a la integración de las naciones. En este marco, mantendremos nuestra oposición a los Tratados de Libre Comercio y a la presencia de tropas extranjeras en nuestro país.

La CUT ve con mucha preocupación el nombramiento del Ministro de la Protección Social, entre otros, quien desde Fedesarrollo ha buscado el recorte de conquistas laborales y la implantación de normas altamente lesivas a la clase trabajadora.

La CUT presentará al Gobierno Nacional, en el marco de las relaciones institucionales, la propuesta de una agenda laboral y social, que mediante el diálogo resuelva los desatendidos reclamos de los trabajadores.

TARSICIO MORA GODOY                     DOMINGO TOVAR ARRIETA
           Presidente                                          Secretario General

De otro lado, en declaraciones a la Agencia de Información de la ENS, el presidente de la CUT complementó el contenido del anterior comunicado al señalar que esta central tampoco comparte las iniciativas que el nuevo ministro de la Protección Social en materia laboral. Mencionó el caso del proyecto de ley que cursa en el Congreso para acabar con los regímenes especiales en materia de salud, el cual contribuiría a acabar con la tutela y el tratamiento de las enfermedades terminales y a establecer un control al vademecum para el suministro de medicamentos. Esto, según Tarsicio Mora, significaría un recorte y un golpe a los derechos a la salud de los colombianos.

Y en lo relativo al tema de las pensiones, descalificó las pretensiones, ya formuladas al gobierno por parte de Asofondos, de presionar una nueva reforma pensional que acabe con la prima media e incremente la edad de la pensión a 5 años, con el argumento de que hoy la expectativa de vida supera los 80 años tanto para hombres como para mujeres. “Nosotros rechazamos esta pretensión porque la expectativa de vida en los sectores pobres, los de las comunas, es inferior. Hacen las encuestas en los estratos 4 o 5 y con sus resultados tratan de imponerle a los trabajadores una expectativa de edad superior y así justificar la reforma pensional propuesta”, dijo el presidente de la CUT.

“En la medida en que el gobierno profundice el modelo neoliberal, no nos queda otra salida que la movilización y la protesta social para frenar estas iniciativas legislativas. No encontramos ningún diálogo ni ninguna voluntad para escuchar las inquietudes y propuestas del movimiento sindical”, puntualizó el líder sindical.

Posición de la Confederación General del Trabajo (CGT)

(Declaración pública. Agosto de 2010)

Sin que haya transcurrido la primera semana del Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos, ya el país ha observado el ritmo en cuanto al cumplimiento de compromisos adquiridos en la búsqueda de soluciones a tantos problemas que nos impactan.

Reunión con las altas Cortes para iniciar un nuevo tipo de relaciones con todo el sistema de justicia. Sobre el particular el Señor Ministro del Interior y de Justicia ha precisado también previa reunión con altos Magistrados que nunca más se debatirán las decisiones judiciales por fuera de los canales constitucionales y legalmente establecidos. De otra parte la CGT saluda la orientación presidencial para la separación del  Ministerio del Interior y de Justicia, proceso que ya está en marcha con los trámites legislativos pertinentes.

Las maltrechas relaciones con Ecuador y Venezuela fueron recompuestas. Cabe destacar dos hechos vía a ese propósito: la entrega al Presidente Rafael Correa del disco duro del computador hallado en el campamento de Raúl Reyes en Ecuador; y la reunión con el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela en la Quinta de San Pedro Alejandrino en Santa Marta, con los compromisos de conformación de comisiones para buscar soluciones a prioritarios asuntos de interés binacional y con efectos en la región Suramericana.

La próxima creación de los ministerios de Salud y el de Trabajo, sobre el cual hay que resaltar que al seccionarlos se facilitará el manejo de temáticas diversas de gran interés nacional, entre las cuales vale referirse a los conflictos suscitados en el sistema pensional; redimensionar la inspección de trabajo; el impulso dado al SENA, Institución en la que ya fue ratificado su actual Director para que continúe con la importante labor que se ha implementado en el pasado reciente: la pervivencia de los parafiscales por su alto valor agregado a los programas de Cajas de Compensación Familiar, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, SENA y ESAP, entre otros temas de vital importancia.

De la multiplicidad de temas a que se refirió el Presidente de la República en su discurso de posesión, vale destacar, por su incidencia para la calidad de vida de inmensas mayorías que esperan nuevos horizontes, la Ley de Tierras, con el consecuente desarrollo del campo y del campesinado. Sobre su cumplimiento estaremos atentos, dada su alta trascendencia en lo que tiene que ver con el retorno de desplazados y otras víctimas de la violencia a sus parcelas en condiciones favorables para producir y generar riqueza.

Se mencionó también en el discurso la creación de un Fondo de Compensación para cerrar la brecha de desarrollo entre el centro y la periferia; adelantar las gestiones para la Ley de Ordenamiento Territorial con miras a facilitar la descentralización y desarrollar los derechos de la minorías étnicas; el llamado a los grupos violentos para que entren en mecanismos de diálogo y negociación para avanzar más rápidamente en la conformación de una Colombia más justa y equitativa, en lugar de tener que seguir enfrentándolos si continúan utilizando métodos terroristas.

Se llamó la atención sobre la transparencia, el buen gobierno y la lucha contra la corrupción; se recordó que el país debe ser solidario con la tragedia de Haití y que el gobierno hará presencia en esta nación. Lo empresarial, lo tecnológico, los deportistas, los estudiantes, la cultura, las energías limpias, la seguridad alimentaria, las industrias creativas y los consensos nacionales para la prosperidad democrática, estuvieron en las invocaciones de su intervención.

Todas estas palabras cargadas de contenidos para hacerlos realidad, dijo el nuevo mandatario, serán posibles con el acompañamiento del  Vicepresidente Angelino Garzón, formidable líder social y defensor de los derechos humanos, y con un equipo de lujo capacitado y dispuesto a servir al país con probidad y profesionalismo.

Por todas estas razones, la CGT cree que podemos aportar buscando condiciones para abrir nuevos espacios a la sociedad civil y al sindicalismo, entre otras muchas expresiones de organización popular, e incidir más eficazmente en las regulaciones que se hagan cotidianamente. Si se nos abren las oportunidades, llegó la hora de involucrarnos en las decisiones. Vemos que en el centro de ese discurso pueden explorarse posibilidades para el surgimiento de alternativas en redistribución de ingresos y en mejorar el sistema de solución de conflictos.

Recordemos que algunas frases como trabajo, trabajo y más trabajo, abren expectativas para pensar en el Estatuto del Trabajo, en mayores libertades sindicales y por empleos decentes para una vida digna, superando los contratos basura y/o la tercerización efectuada por falsas cooperativas. El empleo está en primer orden en la agenda de este gobierno, según lo expresado por el primer mandatario, y la CGT ya ha expuesto ideas para el trabajo decente.

En un gobierno de unidad nacional, estos postulados deben abrirse paso porque la unidad no es neutralización ni desaparición de luchas reivindicativas, ni clamar en el desierto.
                                          COMITÉ EJECUTIVO CGT

JULIO ROBERTO GÓMEZ E.                        WILLIAM MILLAM MONSALVE
     Secretario General                                   Secretario General Adjunto

Posición de la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC)

Por su parte Miguel Morantes, presidente de la CTC, en declaraciones para la Agencia de Información de la ENS, resumió la posición de esta central frente al nuevo gobierno en los siguientes términos:

“Al nuevo gobierno lo estaremos apoyando en aquellos aspectos que sean positivos para los trabajadores. Si llega a haber algo desfavorable estén seguros de que nos pronunciaremos.

En carta que le enviamos al presidente Juan Manuel Santos, coincidimos en que la pobreza es el principal problema de los colombianos, y en ese sentido lo que se necesita es que haya más empleo, menos informalidad y rebusque. Para eso contará con el concurso de la CTC.

De igual forma creemos que no deben existir los contratos basura, las falsas cooperativas de trabajo asociado y otro tipo de intermediación.

Consideramos muy importante trabajar el tema del primer empleo, pero éste no debe ser con pérdida de derechos para los jóvenes, eso no tiene presentación. Ese primer empleo debe estar acompañado de una formación profesional, de capacitación para el oficio.

Sobre la separación del Ministerio de Seguridad Social en dos ministerios: el de salud y el de trabajo, consideramos que es una medida urgente. Pues en ocho años de funcionamiento, la fusión de ambos ministerios no dio resultado. Quedó demostrado que fue grave para la salud y grave para el trabajo y los derechos laborales. Los temas de la salud preventiva y la vacunación se descuidaron, volvieron a aparecer pandemias que habían ya desaparecido. Y la inspección de trabajo desapareció con la fusión, y por ese boquete entraron a funcionar con todo furor las formas tercerizadas de contratación laboral, como una forma de explotar a los trabajadores sin pagarles lo que les corresponde, violando las normas laborales.

Pero no se puede volver a ministerios de trabajo y salud iguales al que había antes. Debemos aprovechar este momento para crear ministerios con más garra y atribuciones para actuar en la creación de empleo, en la defensa de los derechos de los trabajadores, y en las sanciones a los infractores de los derechos sindicales, que fue una práctica que creció mucho en el Gobierno Uribe, toda vez que el Ministerio de la Protección Social dejó de intervenir en los conflictos laborales, que se agudizaron. Y cuando los conflictos se agudizan la peor parte la llevan los trabajadores.

En cuanto al anuncio de medidas para formalizar el empleo, consideramos que es una importantísima iniciativa, que ojalá vaya acompañada de la desaparición de las cooperativas de trabajo asociado y todo sistema de intermediación laboral.

Finalmente, la CTC pide que se establezca el nuevo Estatuto del Trabajo, pero de una manera concertada, apoyada en el diálogo social útil. Y que el Estado colombiano ratifique algunos convenios de la OIT que son necesarios para la generación de trabajo decente, el trabajo migrante, entre otros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.