La Huelga General de ayer en España Parte de éxito dieron las centrales sindicales: el 77% de la población asalariada atendió la convocatoria

—Impresionantes manifestaciones en todo el país—

Imagen de la Huelga General en España. Concentración en la Puerta del Sol, Madrid.

Como un éxito de participación y un éxito democrático de las trabajadoras y trabajadores españoles, que no se dejaron amedrentar por el miedo, el chantaje y las amenazas de los empresarios y sectores próximos al gobierno, calificaron las centrales sindicales UGT y CCOO la Huelga General que ayer 29 de marzo se realizó en España contra la reforma laboral del gobierno Rajoy, que abarata el despido y recorta los derechos laborales.

Según ambas organizaciones sindicales, casi el 80% de la población asalariada del país (97% de la industria, el transporte y la construcción, y 57% de la administración pública) respaldó la huelga; y mencionaron como indicador de su impacto el 25% de descenso en la demanda energética.

Asimismo, unas 4 millones de personas asistieron a las 111 manifestaciones que se realizaron en diferentes ciudades, aunque el Gobierno sólo reconoció 800 mil. Las más nutridas fueron en Barcelona y Madrid, ciudad ésta donde, bajo el lema “Quieren acabar con todo”, una impresionando marea humana protagonizó una marcha que tardó casi tres horas en hacer su recorrido hasta la Puerta del Sol. Esta vez hubo casi el doble de las personas que en septiembre de 2010 protagonizaron la movilización contra la reforma laboral del Gobierno Rodríguez Zapatero.

Ambas centrales sindicales coincidieron en señalar que después de esta contundente demostración de malestar social, el Gobierno debe rectificar y abrir una negociación, porque si insiste en continuar con esta “reforma suicida”, habrá conflicto social y éste se prolongará lo que será necesario. En ese sentido anunciaron un calendario creciente de movilizaciones hasta el 1º de Mayo, a la espera de que se modifique la Manifestación en Valencia reforma, como parte del plan para mantener la tensión durante las próximas semanas.

Méndez (UGT) y Toxo (CCOO) presiden la marcha.

¿Y a largo plazo? Los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, e Ignacio Fernández Toxo, de la CCOO, no quisieron ir más allá ni especular con la convocatoria de otra huelga general. No obstante, advirtieron que “alguna idea” tienen sobre qué pasos dar después del 1º de Mayo. “Los trabajadores y trabajadoras han dicho alto y claro que no están dispuestos a aceptar más recortes laborales y sociales”, señalaron.

Represión policial. Barcelona.

En general —destacaron las centrales sindicales— la huelga discurrió con ausencia de conflictos destacables. “Fue un ejercicio de civismo y madurez por parte de los piquetes informativos, pese a que el Gobierno intentó convertir la huelga en una cuestión de orden público, con un desmesurado despliegue de policía en la calle y cargas contra los piquetes de huelguistas. En Barcelona se registraron disturbios, que dejaron 176 detenciones y varias decenas de heridos.

“Este país no necesita dictados, sino consensos”, fue una de las frases que pronunció, al final de la marcha Fernández Toxo. “Es la primera vez en democracia que un presidente está tanto tiempo en el Gobierno sin haber recibido a los sindicatos”, dijo a propósito de Rajoy, y recordó que el Gobierno ya recibió de parte de los sindicatos una propuesta sobre empleo y reforma financiera, “una alternativa” a su reforma laboral. “España necesita de un gran consenso, y nosotros ofrecemos al Gobierno un camino distinto. Vamos a enviar por tercera vez al presidente del Gobierno una carta con nuestras propuestas”, anotó.

Por su parte su homólogo de la UGT, Cándido Méndez, aseguró que el Ejecutivo se ha desentendido del problema del desempleo y se lo ha pasado a la patronal, al haber hecho una reforma laboral que abarata el despido pero no pone coto al creciente desempleo, que alcanza ya los 5,3 millones de parados. “Sabemos que España está al límite. Esto también lo provoca la política del Gobierno. Y si continúa así, es probable que vaya a estar más al límite, algo que no se puede permitir en ningún caso”, agregó.

Sin embargo, la presión de esos millones de trabajadores que ayer protestaron contra la reforma laboral, no abrió ni una mínima hendidura en la posición del Gobierno de Mariano Rajoy. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, dijo que la parte fundamental de la reforma seguirá en pie, y anunció que el Ejecutivo continuará con su agenda reformista.

Y en igual actitud está el sector empresarial. El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Joan Rosell, refiriéndose a su apoyo a la reforma laboral del Gobierno y a las consecuencias de la Huelga General de ayer, aseguró que “las reglas de juego en la economía tienen que cambiar, porque el mundo ha cambiado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.