Hospitales de la red pública de Bogotá no podrán contratar más con cooperativas de trabajo asociado

—Trascendental decisión del Alcalde Moreno en pro del “Trabajo Decente”
—La medida beneficia a 9 mil servidores públicos del sector salud distrital—

Por instrucciones del Alcalde Mayor de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, todos los Hospitales de la Red Pública Distrital deberán suspender la contratación de personal a través de cooperativas de trabajo asociadas (CTA).

Así lo determina la circular 003 que el pasado 11 de marzo envió la Secretaría Distrital de Salud a los gerente se las Empresas Sociales del Estado (ESE) que operan en Bogotá (Ver: www.saludcapital.gov.co), en la que se da la orden y se exponen los motivos por los cuales se tomó tal decisión, la cual ha sido recibida con beneplácito por los trabajadores y trabajadoras y las agremiación sindicales del sector salud de la capital del país, que consideran que la contratación por CTA no han hecho más que generar relaciones laborales inequitativas y vulneración de los derechos de los trabajadores.

Esta decisión se enmarca en la Política de Talento Humano que viene implementando la Alcaldía de Bogotá, y que sin duda tendrá un gran impacto social, dada la cantidad de personas que se benefician. En efecto, la red pública de salud en Bogotá ocupa actualmente unos 14 mil trabajadores/as en todos los oficios médicos y paramédicos, de los cuales unos 9 mil están vinculados mediante CTA, uniones temporales, asociaciones de profesionales y otras formas de contratación outsorcing, que menoscaban sus derechos laborales y salariales.

“En mi calidad de Alcalde Mayor de la ciudad asumí compromisos con los trabajadores de la salud representados por sus organizaciones sindicales, los cuales he reiterado en el Comité Distrital de Diálogo y Concertación Laboral”, señaló Samuel Moreno en la comunicación que, para sustentar su decisión, envió al Secretario de Salud Distrital.

Así las cosas, de ahora en adelante las gerencias de las 22 ESE en el distrito capita1, deben abstenerse de suscribir nuevos contratos para los trabajadores a través de cooperativas, y a la vez buscar alternativas de vinculación laboral que dignifiquen y motiven el talento humano, y favorezcan las condiciones de “Trabajo Decente” al interior de las instituciones públicas. Los contratos con cooperativas que estén  suscritos y en ejecución, deberán terminarse, pero eso sí, preservando los derechos de las cooperativas y sus asociados.

La decisión del alcalde Moreno constituye la culminación de un proceso que se venía gestando desde la administración de Lucho Garzón, cuando fue objeto de muchas discusiones en las mesas laborales y de debates en el mismo Concejo de Bogotá. El tema tenía incluso control de advertencia de la Contraloría Distrital, que acogió las múltiples quejas y protestas de los trabajadores de la salud frente a la contratación por CTA.

Las razones del Alcalde

La decisión de terminar la contratación por cooperativas de trabajo asociado la tomó el Alcalde Moreno tras un estudio de evaluación por parte de la SDS, que les encontró las siguientes desventajas:

– Cuando las CTA actúan como intermediarias laborales enviando trabajadores en misión, desnaturalizan su actividad empresarial.
– Desconocimiento de relaciones laborales y vulneración de los derechos de los trabajadores asociados.
– Los aportes al sistema general de seguridad social (salud – pensión) se realizan sobre la base de un salario mínimo y no sobre la totalidad de lo percibido en calidad de compensación por el asociado.
– Los descuentos realizados por las CTA en el rubro administración, no se traducen en beneficios para los cooperados.
– Los trabajadores asociados de las CTA no son sus verdaderos dueños.
– Los asociados no perciben a través de esta forma de vinculación ningún tipo de estímulo salarial: vacaciones, primas, cesantías, etc.
– La diferencia en la compensación y honorarios en las empresas sociales del estado, trae como consecuencia la alta rotación del personal en los hospitales, truncando los procesos de acreditación de calidad que éstos estén adelantando.
– No existe sentido de pertenencia del asociado con el hospital, ya que éste suscribe contrato con la cooperativa y no con la ESE.

Todavía no hay claridad

Sin embargo, en las indagaciones que hizo la Agencia de Información Laboral de la ENS con funcionarios del Distrito, se advierte que todavía no hay plena claridad sobre los alcances de la decisión del Alcance Moreno.

Para Diana Marcela Bernal, abogada de la Dirección de Talento Humano, la prohibición de no contratar con CTA no es absoluta, pues sí se podrá contratar con aquellas cooperativas que, ante el Ministerio de Protección Social, se hayan ajustado al régimen de compensaciones y seguridad social. Para esta funcionaria la directiva va encaminada a no contratar sólo con las llamadas “seudocoperativas”, para lo cual están solicitando al Ministerio listados de las CTA que en Bogotá están autorizadas legalmente para trabajar.

Por otra parte, para la funcionaria Bernal la vinculación directa de los trabajadores como empleados de planta, es apenas una de las fórmulas contractuales que se están considerando, pues puede haber otras, como el contrato de prestación de servicios. En cualquier caso, dijo, la idea es unificar tablas salariales, de modo que el valor de los honorarios del trabajador corresponda a lo que gana una persona de planta que ejerza la misma función.

“Es una importante decisión”, dice Asmedas

Para Herman Redondo, directivo de Asociación Médica Sindical, Seccional Bogotá, la decisión del Alcalde Moreno tiene un alcance muy importante, y ha caído muy bien dentro de los trabajadores y las organizaciones sindicales. “Se ve que hay un compromiso adquirido por el Alcalde y lo que esperamos es que ojalá se generalice en todo el país”.

Para el señor Redondo las CTA no son más que remedos de cooperativas, montadas por personas ajenas al sector. “Cada hospital tiene su cooperativa, y lo primero que le dan al que llega a trabajar es la orden para que se afilie. Es una afiliación forzada que para nada estimula el cooperativismo”, añadió. Aparte de eso, el ingreso real del trabajador vinculado a cooperativas se ha reducido notablemente, porque fuera de los descuentos de ley por seguridad social, deben aportar para la administración de la cooperativa y asumir el costo de oportunidad en los pagos, ya que muchas veces el pago se demora hasta tres o más días, mientras se hace la transacción del hospital a la CTA y luego de ésta al trabajador.

Para el señor Redondo es claro que una vez acabada la contratación por CTA lo que debe seguir es la contratación directa entre el hospital y el trabajador, es decir, un vínculo laboral formal; e introducir la contratación por prestación de servicios en aquellos cargos que sean misionales, pero buscando siempre que el ingreso tenga una proporcionalidad en términos reales a lo que devenga el trabajador de planta, para que no se generen inequidades.

Consideró que la medida aumentará mínimamente los costos del servicio de salud en la capital, y que los grandes beneficiados serán los trabajadores porque dejarán de pagar las cuotas de intermediación que son las que erosionan sus ingresos. A ese respecto señaló, como una paradoja, que sean precisamente los hospitales que no contratan con cooperativas, como el Simón Bolívar, San Cristóbal, Nazareth, Vistahermosa y Pablo VI, los que menos problemas económicos tienen. En contraste con los que sí contratan con CTA, como Centroriente, San Blas, Engativá, Tunal, Kennedy, Suba, entre otros, que tienen más problemas.

Germán Reyes opina

Por su parte, el representante a la Cámara por el Polo Democrático, médico Germán Reyes, uno de los parlamentarios que más ha insistido en el tema de la inconveniencia de las CTA, dio su apoyo entusiasta a la decisión de Alcalde de Bogotá. Consideró que el modelo de contratación laboral por CTA es una clara violación a los derechos de los trabajadores de la salud, que va en contravía del concepto emitido por la OIT sobre Trabajo Decente, entendido éste como un trabajo bien remunerado, sin terciarización, en el que se respeten garantías laborales como vacaciones, primas, cesantías, etc.

Como Presidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Representantes, Reyes reiteró su compromiso de continuar luchando porque esta medida se implemente en toda la red pública hospitalaria del país, muy especialmente en Antioquia, de donde es oriundo y en donde la contratación por CTA es una práctica frecuente y acentuada.

En Medellín las CTA sí gozan de buena salud

Carlos Giraldo, presidente de Asmedas Antioquia, calificó la decisión del alcalde Samuel Moreno como una excelente noticia, y un avance en los esfuerzos que las asociaciones médicas han venido haciendo para eliminar la tercerización en las instituciones públicas de salud.

“Eso significa que el tema de la eliminación de las cooperativas viene ganando fuerza, y es muy importante que la pauta la esté dando Bogotá, la capital”, señaló, y recordó que en Antioquia un grupo importante de entidades del sector de la salud, incluidas la alcaldía y la Secretaría de Salud de Medellín, a finales del año pasado firmaron en “Pacto por el Trabajo Decente”, pero lamentablemente este pacto todavía no se ha concretado en medidas eficaces. Es más —señaló— el actual gerente de Metrosalud, que es la ESE del municipio de Medellín, va en contravía de esa directiva, pues ha profundizado la contratación a través de cooperativas.

Anunció el señor Giraldo que Asmedas le va a solicitar al Alcalde Alonso Salazar la revisión de ese tema.

Sintradistritales también se pronuncia

La Junta Directiva del Sindicato de Empleados Distritales de Bogotá, “Sindistritales”, emitió un comunicado en el cual manifiesta su simpatía la decisión del Gobierno Distrital de terminar la contratación por CTA en la red pública hospitalaria, política con la que el alcalde Samuel Moreno está cumpliendo el compromiso firmado con las organizaciones sindicales.

En su comunicado hacen varias propuestas, como que se presente un Proyecto de Acuerdo al Concejo de Bogotá para ampliar la planta de personal de la Secretaría Distrital de Salud, y que mientras se cumplen estos trámites todos los vinculados por cooperativas, o cualquiera otra forma de intermediación laboral, se nombren como supernumerarios. Asimismo, consideran conveniente y necesario que la Secretaría Distrital de Salud aumente las tarifas con las cuales contrata con la Red Pública Hospitalaria, congeladas desde hace varios años.

Y pide finalmente Sindistritales, que esa política laboral debe extenderse a todos las Secretarias y Departamentos que conforman el Distrito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.