Dos españoles, un argentino y un cubano ganaron el 16ª Concurso Latinoamericano de Fotografía Documental

—Concursaron 1.219 fotógrafos con 4.364 obras —

La 16 versión del Concurso Latinoamericano de Fotografía Documental “Los trabajos y los días”, tuvo este año sello totalmente extranjero, pues los ganadores en las cuatro categorías que premia el concurso fueron todos extranjeros: dos españoles, un cubano y un argentino.

En esta versión 2010 del concurso participaron 1.219 fotógrafos y fotógrafas de distintos países de América Latina y de naciones tan diversas como el Reino, Bahréin, Filipinas, India, Irán y Etiopía. El jurado estuvo integrado por Elda Harrinton, fotógrafa argentina; y los fotógrafos colombianos Gabriel Mario Vélez y Santiago Ochoa.

El acto de premiación del concurso se cumplió el pasado 30 de abril en el Museo de Antioquia, donde las obras ganadoras y las seleccionadas como finalistas estarán expuestas hasta el 1º de junio. Los ganadores en las 4 categorías, y los motivos del jurado para adjudicarles el premio, son los siguientes:

Categoría Hombres Trabajando:

El ganador fue Sven Creutzmann, de Cuba, con una serie de 5 fotografías titulada Macheteros. Fueron tomadas en la provincia de Camagüey, donde todavía los macheteros cubanos trabajan bajo un sol ardiente y el cuerpo doblado, como lo hacían los esclavos siglos atrás, cortando la caña con el machete. El comentario del jurado sobre este trabajo fue el siguiente:

“El fotógrafo nos muestra con destreza técnica la mirada firme y la actitud heroica y desafiante de estos trabajadores de la tierra. Son imágenes fuertes y bien compuestas. Esta serie contiene una dosis considerable de fuerza dramática, frescura, respeto por el sujeto, composición acertada, así como un buen manejo del color y de la iluminación. Son fotografías muy expresivas que reivindican la situación de los trabajadores”.

Categoría Mujer Trabajadora:

Premio para Gerónimo Alberto Silva Lewis, de Argentina, con la serie Salario. Consta de 5 fotografías tomadas en la mina de sal de Maras, Perú, que se explota desde el tiempo de los Incas. Allí las aguas saladas que emergen de la tierra a temperaturas elevadas son guiadas hasta unas terrazas por pequeños canales. Cada parcela pertenece a una familia distinta y entre todas forman una cooperativa. En las fotografías las mujeres, en una suerte de ritual rítmico, aparecen moliendo la sal con sus pies. Sobre la factura estética de esta serie el jurado conceptuó:
“Se trata de fotografías documentales clásicas, bien resueltas en la técnica y en la composición, con un uso muy acertado del blanco y negro. Se destaca la elección de una temática de clara referencia local. El entorno exótico y casi único de esta serie le da una gran fuerza estética y compositiva, sin descuidar la pertinencia social ni humana. En un escenario de montañas y creencias sagradas, las mujeres muelen la sal con los pies, al tiempo que danzan hermosos bailes rítmicos, crean formas misteriosas, mezclan su cuerpo con el paisaje”.

Categoría Niñez Trabajadora:

El ganador fue el fotógrafo español Antonio Aragón Renuncio, con la serie Niños Pescadores de Langostas. Retrata la pesca artesanal de langostas en los Cayos Mismitos, al noreste de Nicaragua, donde los niños trabajan 12 días en el mar y ganan 13 dólares por jornada. Pasan hasta 8 horas bajo el agua a profundidades de hasta 30 metros, lo cual les ocasiona graves accidentes por descompresión, de ahí que al final de su jornada tengan que pasar un tiempo en una cámara hiperbárica. Se calcula que en Nicaragua hay unos 3.000 buzos, muchos menores de 18 años. Es una de las peores formas de trabajo infantil, según la clasificación del Convenio 182 de la OIT. Así calificó el jurado este trabajo:

“Serie de gran originalidad, que tiene a su vez mucha pertinencia en su sentido social y humano. Son fotos impactantes, de un colorido muy bien logrado, que se destacan por su factura técnica, logros estéticos y un mensaje coherente. Hay que destacar que en un entorno y en una labor inusual, el fotógrafo, haciendo uso del color y de una composición elemental, consigue construir una serie ilustrativa e interesante”.

Categoría Trabajadores Migrantes:

El ganador fue Juan Carlos de Paz López, de España, quien bajo el título Actor presentó una serie de 3 fotografías en las que el protagonista es Paul Vega Martínez, ciudadano ecuatoriano, quien se gana la vida como actor en un parque temático sobre el oeste norteamericano en la ciudad de Almería, donde realiza exhibiciones para turistas. Sobre este trabajo el jurado señaló:

“La serie está compuesta por imágenes interesantes, que denotan un buen uso de la técnica y la iluminación natural. El fotógrafo localiza un tipo de trabajo muy poco convencional, dándole a la obra un valor que suma logros en la técnica y en el contenido. Realidad y ficción se mezclan en escenarios forzosamente inventados, caminos elegidos por una realidad que obliga a buscar nuevos destinos, a construir en otros lugares”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.