Ambiente de pre-huelga en El Cerrejón

Aunque siguen conversando, la empresa y Sintracarbón están lejos de conciliar sus posiciones


A escasos días de terminar la etapa de prórroga de la negociación de la convención colectiva en El Cerrejón, no se vislumbra un acuerdo que permita resolver el conflicto laboral en este complejo carbonífero, el principal del país y uno de los más grandes de América Latina, por lo que desde ya Sintracarbón, uno de los dos sindicatos que está negociando, en su condición de organización mayoritaria ya está movilizando sus bases para la votación de una posible huelga, que decretaría la próxima semana.

El sindicato presentó un pliego petitorio de 81 cláusulas, pero la multinacional El Cerrejón respondió con un contrapliego que está lejos de satisfacer las aspiraciones de los trabajadores. “Y si no hay solución estamos dispuestos a ir hasta las últimas consecuencias. La única opción que tenemos es la huelga”, aseveró Jairo Quiroz Delgado, presidente de Sintracarbón.

Según este sindicato, la oferta que presentó la empresa es inaceptable porque no solo desmejora las condiciones laborales y salariales de los trabajadores, sino que amenaza el futuro de la organización sindical como tal.

La empresa propone un aumento del salario indexado al IPC (6.77%), lo que para el sindicato es un ajuste salarial, no un incremento. También pretende congelar con valores de 2015 la tabla de auxilios de educación y otros beneficios económicos, y el bono que ofrece por la firma de la convención es incluso inferior al que otorgó en la convención firmada hace tres años.

Jairo Quiroz, presidente Sintracarbón
Jairo Quiroz, presidente Sintracarbón

“Lo que la empresa quiere es maniatar al sindicato, eliminando y limitando artículos de la convención que son necesarios para que el sindicato funcione bien. Aceptar eso es aceptar el desmonte gradual de la convención colectiva”, dijo el presidente de Sintracarbón.

El Cerrejón, por su parte, manifiesta que su situación económica no es la mejor debido a la caída de los precios del carbón, precio que según sus proyecciones seguirá decreciendo y ahondando la crisis. Pero el sindicato se aparta de esa visión, entre otras cosas porque el balance económico del 2015 fue positivo para la empresa, y este 2016 proyecta producir dos millones de toneladas más que el año anterior.

Al respecto Jairo Quiroz explicó: “Nadie puede predecir lo que va a pasar. Este es un mundo cambiante donde lo que es válido hoy no necesariamente lo es mañana. Lo otro es que el precio del carbón no es el único elemento a tener en cuenta en el análisis del contexto. Hoy tenemos un dólar revaluado, que ya superó el techo histórico, lo que implica que la empresa necesita menos dólares para pagar la nómina y para comprar el combustible con el que funciona, porque el barril de petróleo está a 27 dólares”.

Así las cosas, indicó Quiroz, el sindicato no está dispuesto a ceder derechos constitucionales y convencionales. “Lo que si estamos dispuestos es a aportar toda nuestra capacidad de trabajo, nuestra experiencia y conocimiento para seguir manteniendo El Cerrejón en el sitial en el que desde hace 32 años la hemos puesto los trabajadores”, agregó.

Dividir para reinar


Otra denuncia del dirigente sindical se relaciona con las señas que viene dando la empresa de querer utilizar a Sintracerrejón, el otro sindicato que opera en el complejo minero, para dar al traste con el proceso de negociación con Sintracarbón, que es el sindicato fuerte y mayoritario.

Según esta denuncia, la mesa de negociación con Sintracerrejón la empresa la forzó para que fuera paralela y sus tiempos se alinearan con la negociación que adelanta con Sintracarbón, a fin de que pueda influir en una eventual votación por huelga o tribunal de arbitramento. Recordó que esa estrategia se aplicó en la mina de la Drummond para levantar la huelga que allí decretó el sindicato mayoritario. Resultado de ello es que hoy en esta empresa hay 5 sindicatos, ninguno mayoritario y con capacidad de lucha para futuras negociaciones.

“Se trata de una vieja estrategia del empresariado, especialmente del sector minero-energético, con la intención de golpear a los sindicatos fuertes haciendo denuncias parciales de las convenciones de trabajo, enmascaradas bajo la falsa premisa del derecho de asociación. Eso ocurrió en conflictos laborales como los de la Drummond, Cerro Matoso, Pacific Rubiales y Ecopetrol”, señaló Jairo Quiroz.

Ante tal escenario, enfatizó, Sintracarbón no firmará nada que no proteja los intereses de los trabajadores, por mucha presión que hagan El Cerrejón y Sintracerrejón, al tiempo que invitó a este sindicato a cambiar de actitud y a desconfiar de la supuesta generosidad del patrón. “Las organizaciones minoritarias están muy limitadas en su accionar, pero son una excelente opción para que la patronal divida a las bases. Y todo el que divide posiblemente vence”, señaló.

Frente al eventual cese de actividades en el complejo de El Cerrejón, dijo que el sindicato no solo tiene capacidad de movilización y fortaleza política, sino también una estructura económica que le permite soportar una huelga de carácter indefinido. Huelga que, agregó, necesariamente involucrará a la comunidad de La Guajira, hoy sumida en el peor de los mundos por la carencia de agua, la muerte de niños indígenas Wayuu y el tema del ICBF, la mala prestación del servicio por Electrocaribe, el colapso del sistema de salud, y el impacto que los planes de expansión de la explotación carbonífera tienen en el medio ambiente y las fuentes hídricas, lo que están afectando y desplazando comunidades.

“Esperamos que los representantes de la multinacional hagan su mejor esfuerzo en los próximos días para que el proceso termine en un acuerdo sin traumatismos”, dijo el presidente de Sintracarbón, quien manifestó la voluntad del sindicato de explorar alternativas que desaten las posiciones antagónicas que hasta ahora se han manejado en la mesa de negociaciones.

Este domingo 21 de febrero se cerrará la etapa de arreglo directo, tras lo cual se comenzará a preparar la jornada en la que los trabajadores votarían por la huelga o el tribunal de arbitramento, para lo cual tienen por ley los 10 días siguientes.

Por lo pronto, a lo largo de los últimos días en los distintos centros de producción de la multinacional El Cerrejón los trabajadores han venido adelantando mítines de protesta y reuniones informativas sobre el estado de la negociación de la convención colectiva.

La última huelga en esta multinacional ocurrió en febrero de 2013 y se prolongó durante 32 días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.