Acuerdo para reanudar negociaciones permite levantar la huelga en el puerto de Buenaventura

Con un acuerdo para reanudar las negociaciones del pliego de peticiones presentado por el sindicato Unión Portuaria, se levantó la huelga que durante cuatro días paralizó buena parte de las operaciones en el puerto de Buenaventura.

La nueva etapa de negociaciones tendrá un plazo de 20 días hábiles, y se iniciará el próximo 11 de septiembre en Bogotá, proceso que contará con la intermediación del Ministerio del Trabajo.

Las conversaciones entre empresa y sindicato se habían suspendido desde el pasado 25 de agosto, debido a que TECSA, empresa cuyo propietario mayoritario es la Sociedad Portuaria de Buenaventura, que opera el 80% de la carga que entra y sale del puerto, se negó a negociar la totalidad de los puntos del pliego presentado por Unión Portuaria, en especial el relativo a la vinculación directa de cerca de 300 trabajadores que hoy tienen contratos temporales (de 3 y 4 meses) con varias empresas que operan como subcontratistas de TECSA, punto principal a resolver en la mesa de negociaciones. Otro punto importante es la mejora general de salarios.

“La unidad monolítica de los trabajadores frente a sus justas peticiones, la invitación a reanudar el diálogo por parte del Viceministro de Trabajo, doctor David Luna, y la actitud clara y enérgica del Alcalde de Buenaventura, señor Bartolo Valencia, en exigirle a TECSA seriedad y sensatez en la negociación, obligaron a que la empresa, con su gerente a la cabeza, solicitara una prórroga de la etapa de arreglo directo que permitiera reanudar las conversaciones para darle un final armónico a la negociación del pliego”, se lee en el comunicado difundido hoy por el sindicato Unión Portuaria.

Ya desde el mes de enero pasado, en razón a la presión de una huelga de 8 días que realizaron los trabajadores tercerizados, TECSA aceptó vincular a 110 de ellos. Ahora la misma exigencia la hacen para todos los tercerizados de TECSA, lo cual guarda correspondencia con los acuerdos firmados entre los gobiernos de Colombia y Estados Unidos para la implementación del TLC (Acuerdo Obama-Santos), en el cual se considera el portuario como uno de los 5 sectores claves en la política de formalización del empleo en Colombia.

La huelga se levantó el sábado hacia la media noche, luego de todo un día de conversaciones en el auditorio de la Alcaldía de Buenaventura, en las cuales participaron directivos de Unión Portuaria y de la CUT Nacional, ejecutivos de la Sociedad Portuaria y de TECSA, lo mismo que las autoridades municipales y delegados del Ministerio del Trabajo.

A ese respecto, Javier Marrugo Zambrano, presidente de Unión Portuaria, destacó la intervención que en dicha reunión tuvo el alcalde de Buenaventura, Bartolo Valencia, quien en su condición de presidente del Comité Ejecutivo de la Sociedad Portuaria, de manera enérgica le exigió a TECSA mayor sensatez y disposición al dialogo, y que reanudara las negociaciones con propuestas concretas.

Declaraciones del fiscal de la CUT

Por su parte el fiscal nacional de la CUT, Fabio Arias, quien desde el comienzo del conflicto ha acompañado la lucha de los trabajadores portuarios de Buenaventura, destacó el buen ánimo y la claridad que éstos han tenido al comprender que la formalización laboral es el motivo central de su lucha.

Según este dirigente, la Sociedad Portuaria, cuyos principales socios privados son los ingenios del Valle del Cauca, “debe entender que Buenaventura no puede seguir postrada en el desempleo y la indigencia, productos de un sistema de explotación y esclavitud anclado en la tercerización laboral”. Lamentó sí que, contrario al planteamiento claro de la Unión Portuaria contra la tercerización, el sindicato Sintramaritimos, también afiliado a la CUT, aprueba el accionar de las cooperativas de trabajo asociado y otras formas de intermediación laboral, que no ayudan a los trabajadores a salir de su situación de pobreza.

Al respecto señaló algunas de las cifras que, con base en un reciente estudio elaborado por la Cámara de Comercio de Buenaventura, mencionó el alcalde Bartolo Valencia en la reunión del sábado: el 64% de los habitantes de esta ciudad están desempleados, el 80% vive en la pobreza, y el 43% en la indigencia. “Y eso mientras la Sociedad Portuaria y TECSA se llenan de plata sobre la base de la miseria de Buenaventura”, anotó Arias, quien también se refirió a la sanción que el Ministerio de Trabajo le aplicó a una de las empresas contratistas de TECSA.

En efecto, se trata de la empresa conocida en Buenaventura como “Colombianitos”, que tiene a su cargo unos 150 trabajadores, sancionada por hacer intermediación laboral ilegal. Pero de manera “cínica”, según el calificativo utilizado por el fiscal de la CUT, la empresa TECSA procedió suspender el contrato con Colombianitos y se inventó otra empresa para seguir con la misma intermediación laboral, y así burlar la sanción impuesta, que se ha quedado sin base material porque Colombianitos desapareció. “Esa maniobra ilícita es un tema tendrá que ser tratado en la mesa de negociaciones”, puntualizó Arias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.