Sindicalismo incursiona en el sector de las funerarias. 82 trabajadores(as) de Prever Medellín se suman a Sintracementerios

Sintracementerios, no es propiamente un nombre “estético” como denominación de una organización sindical, pero ese es el nombre del sindicato de industria que desde el 19 de septiembre pasado pasaron a engrosar más de 80 trabajadoras y trabajadores de la empresa de servicios funerarios Prever, sede Medellín.

Sintracementerios es un sindicato nacional que tiene base en Bogotá, donde afilia un grupo pequeño de trabajadores de los cementerios, pero ahora ya cuenta entre su membresía a los 82 trabajadores de Prever Medellín, quienes decidieron afiliarse para defender sus derechos laborales, los cuales en los últimos años, según lo denunciaron a esta agencia, les ha venido violando la empresa. Y también se afiliaron para fortalecer este sindicato de rama de la industria exequial.

Nacido hace 40 años en Medellín, el Grupo Prever es hoy uno de los más grandes del país en el ramo. Con cerca de 600 trabajadores, 9 funerarias y 11 cementerios, este grupo tiene su propia red prestadora de servicios funerarios, velación y destino final en Medellín, Cali, Bogotá, Pereira, Armenia y Manizales. Y se apresta a ampliar sus negocios en Ecuador y Perú. En Medellín tiene como activos la funeraria La Piedad, los jardines cementerios Montesacro y La Fe, y la sala de velación San Juan.

John Jairo Cárdenas, presidente de la seccional de Sintracementerios en Medellín, dijo que la principal razón para organizarse en sindicato son las políticas laborales que desde hace 3 años, tras un cambio en su administración, la empresa viene adelantando, y que se han materializado en un drástico recorte de personal y en desmejoras salariales.

En efecto, hace 3 años tenía 450 empleados, ahora son 266, en su mayoría asesores de ventas. Tal recorte se hizo mediante la supresión de cargos o reagrupación de funciones, y sobre todo con la contratación de servicios por outsoursing, incluso algunos que son misionales en una funeraria, como la preparación de cadáveres, los conductores de los vehículos y personal de los cementerios. Algunos de los retirados tenían más de 30 años de antigüedad, y varios demandaron y debieron ser reintegrados.

Con el agravante, dice Cárdenas, de que a muchos de los que salieron de la empresa no los reemplazaron, y sus funciones se repartieron entre los otros trabajadores, lo que ha originado sobrecarga y acoso laboral. Mientras, por otro lado, se han creado muchos cargos gerenciales y de mandos medios, los cuales, en opinión de Beatriz Ochoa, secretaria de la seccional sindical, no se necesitan.

“Antes la estructura era más liviana y con ella funcionábamos muy bien, y la imagen de la empresa estaba por lo alto. Ahora la empresa se ha burocratizado y el servicio se ha desmejorado”, agregó.

Mejorar condiciones laborales

Se queja el sindicato de que la parte salarial se ha precarizado. Los salarios no están acordes con las funciones y la calificación de los empleados. Una estrategia de la empresa es darles a éstos categoría de auxiliares, y así contratarlos con un básico de $800 mil, o menos en algunos casos, con la idea de irles aumentando gradualmente hasta alcanzar el salario de los más antiguos, a quienes en los últimos dos años no les aumentó prácticamente nada.

Y por si fuera poco, un grupo grande de empelados recibe parte del salario en bonos del almacén Éxito, lo que no se considera como base para el pago de prestaciones. Asimismo, los trabajadores han perdido beneficios como el aguinaldo de fin de año, el paseo anual que la empresa les daba, y ya no son promovidos para ascensos. “Uno lo que va sintiendo es que la gente antigua ya no le interesa a la compañía”, dice Beatriz Ochoa.

Se trata pues de un sindicato nuevo, conformado por personas sin mayor experiencia sindical, pero con un deseo grande de aprender, crecer y fortalecerse, no solo en Medellín sino en el resto del país donde Prever tiene oficinas.

Con la asesoría de la CUT Antioquia y la ENS, ya presentó su primer pliego de peticiones y está en contactos con la empresa para iniciar su negociación. Mejorar sustancialmente la parte salarial y obtener algunos beneficios en primas y auxilios en vivienda y educación, fijar una política de ascensos y capacitaciones, rebajar la sobrecarga de trabajo y el acoso laboral, mejorar el tema de la salud ocupacional, son, entre otros, los puntos presentados en este pliego.

Asimismo, el sindicato proyecta una amplia campaña de afiliación a nivel nacional, y en una próxima asamblea tratará de cambiarle el nombre al sindicato, porque definitivamente Sintracementerios no suena bien.

El negocio exequial en Colombia

Lejos de ser lúgubre, es un negocio que en Colombia goza de buena salud. Entre las mil empresas más grandes del país figura un importante grupo de empresas funerarias. Es un negocio que mueve cerca de $600.000 millones al año, equivalentes al 0.12% del PIB, a través de 250 establecimientos, 657 funerarias, 40 parques cementerios; y genera cerca de 10 mil empleos directos, es decir el 0.79% del empleo en el país.

Además, la industria funeraria en Colombia es de las mejores de Latinoamérica, especialmente en técnica de arreglo y preservación de cuerpos y cuidado del medio ambiente. Por ello ha extendido servicios a Estados Unidos, España, Venezuela, Perú y Ecuador. Y gracias a los TLC se han fortalecido las redes de servicios de las empresas funerarias.

Según cifras de Fenalco, en 2012 en Colombia fallecieron 198.575 personas, el 56% hombres y 43.96 % mujeres, un 2,85 % más con respecto a 2011. Pero se puede decir que las empresas funerarias se sostienen más de los vivos que de los muertos, gracias a los planes de previsión exequial. Se calcula que en el país el 66% de las personas tienen un seguro exequial. En Estados Unidos o España esta tasa es del 80%.

En Medellín, considerada la ciudad pionera en el negocio funerario, éste genera 1.500 empleos directos y 3.000 indirectos, y cuenta con 351 establecimientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.