Ecos del VI Congreso de la CUT. Resolución en política internacional. La CUT sigue bajo la órbita de la CSI y la CSA

—Opiniones de Diógenes Orjuela y Kjeld Jakobsen de la CUT Brasil—

El punto central en la resolución que en materia de política internacional aprobó el VI Congreso Nacional de la CUT reunido en Santa Marta el pasado mes de septiembre, es la decisión de continuar como afiliada a la Confederación Sindical Internacional (CSI) y a la Confederación Sindical de las Américas (CSA), preservando su autonomía. (Ver texto de la resolución en archivo adjunto).

Como se sabe, la CUT participó en los congresos fundacionales de la CSI y la CSA, y en su V Congreso realizado en el año 2008 ratificó su afiliación a estas dos confederaciones; como también participó en los dos congresos que desde entonces ha realizado la CSI en Montreal y Berlín, y en los dos que realizó la CSA en Panamá y Fox de Iguazú, Brasil. Además hoy la CUT es miembro de los consejos ejecutivos de ambas confederaciones.

Asimismo, aplicando una política de relación amplia con el resto del movimiento sindical mundial, hoy la CUT preside el COSATE, organismo sindical dentro de la estructura de la OEA, y ha participado en calidad de invitada a los congresos de la Federación Sindical Mundial (FSM) y otras organizaciones no filiales de la CSI.

En razón a lo anterior, en el campo internacional el VI Congreso de la CUT ratificó su defensa de los principios de pluralismo, clasismo, democracia, búsqueda de la paz y rechazo a las agresiones imperialistas; y tomó la decisión de impulsar políticas como el fortalecimiento de relaciones internacionales con los movimientos sociales de avanzada, sectores de la izquierda democrática y aquellos que, dentro y fuera del movimiento sindical, comparten la lucha contra la globalización neoliberal, los TLC, las imposiciones del Banco Mundial, el FMI, el BID y “demás organismos al servicio del capital financiero y las potencias económicas”, y en especial con las organizaciones sindicales hermanas de los países con los que Colombia ha firmado o tramita TLC o el ingreso a la OCDE.

En el campo internacional la CUT también incrementará campañas de denuncia sobre violación a los derechos humanos, la libertad sindical y las libertades ciudadanas; fortalecerá la unidad de acción del movimiento sindical del área andina; contribuirá a la coordinación del movimiento sindical en contra de la Alianza del Pacífico y la Alianza Transpacífica, como expresiones de liberalización de los mercados a favor de Estados Unidos y la Unión Europea.

Otro punto importante de la política internacional que aplicará la CUT a partir de este VI Congreso, tiene que ver con el apoyo a procesos de gobiernos alternativos que en América Latina y en otras latitudes han marcado distancia con los Estados Unidos y el neoliberalismo.

Sobre la resolución de la política internacional de la CUT, la Agencia de Información de la ENS consultó la opinión de Diógenes Orjuela, director del Departamento de Relaciones Internacionales de la CUT; y de kjeld Jakobsen, quien por 9 años fue Secretario de Relaciones Internacionales de la CUT Brasil, ocupo cargos en las antiguas CIOSL y ORIT, y actual es director de la Fundación Perseu Abramo del Partido de los Trabajadores y consultor en cooperación y relaciones internacionales.

Con respecto a la resolución el señor Jacobsen, quien además estuvo en Santa Marta como invitado al VI Congreso de la CUT, señaló:

“Es una resolución importante, tanto por valorar la afiliación de la CUT Colombia a la CSI y la CSA, como por su carácter universalista, la búsqueda de relaciones más allá de estas membresías con otras organizaciones sindicales y sociales de la izquierda democrática opuesta al neoliberalismo. De la misma forma, su defensa de la soberanía y autodeterminación de los pueblos. Los artículos 4, 5, 6, 7 y 8 de la resolución apuntan a iniciativas relevantes de acción sindical internacional en los niveles bilateral y regional”. 

Una resolución aprobada por unanimidad

“Algunos sectores habían tratado de insinuar la desafiliación a la CSI y CSA. Lo que hizo el VI Congreso fue ratificar lo que había; y en general ratificar todos los componentes de lo que ha sido la política internacional de la CUT en estos últimos años, y orienta a seguir avanzando en esa dirección”, señaló Diógenes Orjuela, responsable del tema internacional en la CUT.

Destacó especialmente dos aspectos de la resolución. Primero, que haya sido aprobada por unanimidad: de los más de 800 delegados oficiales que participaron en el Congreso, solo 34 votaron en contra. Y segundo, que hace una caracterización muy precisa de la situación internacional, con Estados Unidos como la potencia agresora, y con unos bloques de países como los que integran el llamado BRIC y los que en América Latina impulsan modelos económicos alternativos, que marcan distancia con los modelos imperialistas.

Otro punto destacado de la resolución, según Orjuela, es que orienta el quehacer de la central en su relación con el mundo internacional sindical, la cual debe ser amplia y va más allá de la relación con la CSI y la CSA. “Debe avanzar en su relación con las organizaciones sindicales democráticas progresistas y de izquierda que se mueven al interior de la CSI y la CSA”, puntualizó, y agregó:
“La resolución llama a la CUT a constituir un movimiento mundial que conlleve a un modelo de desarrollo diferente al neoliberal; llama a una mayor unidad de acción nacional e internacional en la lucha contra los TLC; ratifica el principio de que la CUT debe luchar por la paz, la soberanía y la autodeterminación de los pueblos”.

Destacó finalmente el punto que llama a una amplia unidad de acción con todas las organizaciones del país para luchar contra el modelo económico imperante en Colombia y contra los TLC, y consolidar la unidad de acción a través del Comando Nacional Unitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.