Celebración de una década de buen periodismo sindical

Aniversario Nº 10 del Informativo CUT Bogotá-Cundinamarca

Con una copa de vino y un sobrio acto social, este miércoles 17 de septiembre el Informativo CUT Bogotá-Cundinamarca (periódico de circulación mensual), celebrará sus primeros diez años de existencia, en los que se ha destacado como un medio periodístico importante para el movimiento sindical.

Y si hay que elegir dos palabras para calificar estos primeros diez años de brega periodística, estas serían persistencia y rigor, pues ni un solo mes este Informativo ha dejado de circular, lo cual es harto plausible en un medio como el colombiano, donde, para sobrevivir y abrirse paso, la prensa sindical tiene tantas dificultades como el mismo movimiento sindical.

Son pues 120 ediciones que dan cuenta del trabajo serio y tesonero que tanto las directivas CUT Bogotá-Cundinamarca, como los diferentes directores y editores del periódico, han aportado para sacarlo adelante.

El primer número del Informativo CUT Bogotá-Cundinamarca vio la luz en septiembre de 2004. Y, como toda prensa sindical, nació con el propósito de informar, orientar, educar y movilizar a los trabajadores organizados; y con la aspiración de que se convirtiera en un medio eficaz de comunicación entre la Subdirectiva CUT y sus sindicatos.

Inicialmente fue de solo 8 páginas y un tiraje reducido. Luego fue evolucionando, tanto en su contenido periodístico como en su diseño y presentación, hasta lograr aumentar a 16 páginas, que en ocasiones son 24, a una impresión a todo color y 10 mil ejemplares de circulación en su versión impresa. Ésta se distribuye a través de los sindicatos filiales de la CUT Bogotá-Cundinamarca, en asambleas, eventos masivos de trabajadores, etc. Y en su versión digital, que circula desde hace varios años, llega hoy directamente a 3 mil suscriptores del país y fuera de él.

En cuanto a sus contenidos, es un informativo bastante versátil, pues cada mes no solo trae informes y artículos de investigación y de opinión de interés para los trabajadores, sindicalizados o no, sino también notas que abordan la problemática social de Bogotá y del país, así como comentarios del ámbito de la cultura, la ciencia, el deporte, etc. Asimismo, ha hecho esfuerzos por tener corresponsales en otras ciudades del país y en el extranjero.

La gente que lo hace posible

Entre las personas que han hecho posible que el Informativo CUT Bogotá-Cundinamarca goce de la aceptación y la credibilidad que hoy tiene, aparte de los dirigentes de la subdirectiva de la CUT que han apoyado el proyecto, es de destacar el aporte de los 5 directores que ha tenido, en su orden: Rodrigo Acosta, Raúl Moreno, Wilson Petro (por un corto período), Carlos Castañeda y Miguel Ángel Delgado, su director actual y permanente animador de este proyecto periodístico, como quiera que desde sus inicios ha hecho parte del comité editorial y de la logística operativa del periódico.

“Podemos decir que en estos primeros diez años el balance ha sido muy bueno. El periódico ya tiene raigambre entre la dirigencia y las bases sindicales de la CUT en Bogotá y Cundinamarca. Ya lo preguntan y lo reclaman”, señaló Delgado. Lo otro es que no pocas organizaciones sindicales replican sus artículos en sus publicaciones, y lo mismo hacen por su cuenta los trabajadores en redes sociales.

También son dignas de mención personas como Francisco Maltes, gran animador en sus comienzos; César Tovar de León, editor del periódico durante 9 de sus 10 años de vida; Jorge Charri, asesor editorial y corrector de estilo; Yolanda Rodríguez, la secretaria administrativa de la CUT Bogotá; y Leonor Bello, de servicios generales. Estas dos últimas son claves en la logística y distribución del periódico. Y los jóvenes estudiantes de periodismo que en él han hecho sus prácticas académicas.

Y en la parte financiera, que suele ser el gran escollo de la prensa sindical, el Informativo CUT Bogotá-Cundinamarca ha logrado el punto de equilibro que le permite autosostenerse, gracias al apoyo de algunos sindicatos; de instituciones y empresas como la Alcaldía de Bogotá, especialmente en sus comienzos; la cooperativa del magisterio de Cundinamarca; y sobre todo las cajas de compensación (Compensar, Cafam y Colsubsidios), que prácticamente han sido los pilares económicos del periódico.

Larga vida pues al Informativo CUT Bogotá-Cundinamarca. ¡Salud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.