12 trabajadores se atrevieron a sindicalizarse, y se les vino el mundo encima

En la distribuidora farmacéutica Pasteur 12

“Nosotros sí esperábamos que la empresa pataleara y reaccionara con disgusto a nuestra afiliación al sindicato, pero no la arremetida tan tremenda que emprendió”, son las palabras de Alexander García, vendedor en una de las farmacias de Distribuidora Pasteur S.A., refiriéndose a las medidas y acciones que la empresa ha tomado para neutralizar y acabar con la subdirectiva sindical que recientemente crearon 12 trabajadores en Medellín.

Esta semana hubo una reunión de los administradores, donde el  dueño les dijo que prefería acabar con la empresa antes que permitir un sindicato”, agrega Alexander.

Alexander es uno de los 8 sindicalizados que han resistido tal arremetida, y eso porque no los pueden echar, están protegidos con fuero circunstancial. Los otros 4 optaron por desafiliarse del sindicato luego de ser amenazados con el despido de sus familiares y amigos que laboran en la empresa. Es más, esta semana un trabajador (no afiliado a la subdirectiva sindical) fue despedido porque le escucharon conversaciones sobre el sindicato.

“Al principio, cuando conformamos la subdirectiva, la gente estaba motivada, pero ahora está asustada, apagada por las presiones, con temor de quedarse sin trabajo”, dice Alexander.

Y esto sucede en una de una de las empresas más antiguas y emblemáticas de Medellín, que  hoy cuenta con 800 empleados en 87 puntos de venta en diferentes ciudades del país; una empresa que mensualmente atiende 500 mil clientes y en 2011 se ubicó 521 en el ranking de las mil empresas más grandes de Colombia, y ocupó el puesto 166 entre las 500 más grandes de Antioquia. Pero se niega a negociar el modesto pliego de peticiones que presentaron los trabajadores, y lo que es peor: le niega al sindicato el derecho a existir.

Se recuerda que hace 8 años hubo un intento de crear sindicato, en un momento en que la empresa, en contra el querer de los trabajadores, pretendió vincular personal por agencias de empleo temporal. Pero ese intento naufragó en un baño de antisindicalismo feroz. Ahora la historia se repite, con la diferencia de que por lo menos esta vez los fundadores de la subdirectiva lograron “blindarse” contra el despido.

Es de anotar que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud de Colombia (Sintrasaludcol), al cual pertenecen los 8 trabajadores, nació en Sogamoso en mayo de 2011 con el nombre de Sintresaludcoop, porque sólo asociaba a las y los trabajadores de las 74 empresas del desaparecido Grupo Saludcoop: 9.780 en total, entre personal médico y paramédico, especialistas de todas las ramas, enfermeras y auxiliares, empleados de servicios generales. En abril de 2013 se convierte en sindicato nacional de industria y abre sus puertas  a todo el sector de salud privada. Por eso ahora puede afiliar a los trabajadores de La Pasteur.

Qué piden en el pliego

Ocurre que la mayoría de los regentes de farmacia y técnicos de ventas que laboran para Distribuidora Pasteur, son jóvenes, graduados del SENA muchos de ellos. Su queja mayor es que sus salarios y comisiones por ventas no son equiparables a los que ganan sus colegas de otras farmacias del medio.

Un técnico vendedor en La Pasteur gana poco más de $600 mil, mientras en otras empresas ese mismo técnico puede ganar $900 mil, explica Alexander García. Y un regente de farmacia, que en La Pasteur devenga $1´050.000, en otra parte puede devengar $1´300.000. De ahí que pidan una justa nivelación.

En el pliego también reclaman dotación puntual de uniformes y elementos de trabajo, y que se rebajen los topes de venta, de los cuales depende la comisión que reciben y que algo les ayuda a mejorar sus salarios.

Son topes tan altos que nadie los cumple. Llevamos un año sin saber qué es una comisión, pasando con el salario mínimo raspado”, explica Alexander.

No estamos pidiendo nada que esté por fuera de las posibilidades de la empresa, que tiene grandes ganancias —agrega—. Por eso con mis compañeros vamos a llegar hasta el final de la negociación, a crear un precedente. Yo personalmente estoy dispuesto a quedarme sin trabajo, a que me señalen, me satanicen, a que se me caiga el mundo encima, porque no tengo nada que perder, y los otros compañeros tampoco”.

Por su parte Fanny Zambrano, presidenta nacional de Sintrasaludcol, señaló: “No nos sorprende. Este es un país donde los derechos de los trabajadores no se respetan, y los entes encargados de garantizarlos son indiferentes. Ya estamos acostumbrados. Venimos de enfrentar al antes llamado Grupo Saludcoop, donde era vetado el tema sindical, tenía una fuerte política antisindical”.

Al tiempo que anunció que el caso se llevará a las instancias que sean necesarias dentro y fuera del país, porque claramente se está violando el derecho de asociación sindical.

La legendaria Farmacia Pasteur

Y no podemos terminar esta nota sin una breve reseña histórica de la empresa farmacéutica en cuestión, porque “Farmacia Pasteur” es un nombre de vieja data que resuena en la cabeza de los antioqueños. Tal vez no queda uno vivo que haya nacido antes de su fundación, en el año 1.910.

En las décadas posteriores se hizo muy popular por los medicamentos, jarabes y pomadas que preparaba; en 1.977 un incendio destruyó su sede en la Plaza de Cisneros y debió trasladarse; y en 1.985 cambió su modelo de negocio. Se convirtió en cadena de farmacias, compitiendo con precios y servicios: fue pionera en el servicio las 24 horas, y creó un depósito mayorista llamado Distribuidora Pasteur, con alcance nacional.

En el año 2002 ambas empresas se fusionan en Distribuidora Pasteur S.A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.