En políticas laborales el Gobierno Santos se rajó, conclusión del foro con parlamentarios en la Universidad de los Andes

Ayer jueves tuvo lugar en el auditorio de la Universidad de los Andes un foro para evaluar los resultados de la política laboral del Gobierno Santos, en el cual participaron el senador Alexander López, la representante a la Cámara Ángela Mª Robledo, y el Secretario General de la CUT, Fabio Arias.

El foro, organizado por el Centro Interdisciplinario de Estudios para el Desarrollo de la Universidad de los Andes, la Fundación FESCOL y la ENS, fue morigerado por el periodista Ramón Jimeno, y en este informe recogemos un resumen de lo plantado por los foristas, cuya conclusión general es que, en políticas laborales, Santos se rajó. Además incluye la opinión del senador Jorge Enrique Robledo, a quien también le consultamos su opinión al respecto.

Los foristas analizaron cuatro temas: el modelo laboral del gobierno Santos, los avances que éste reclama en materia laboral, la eliminación de las Cooperativas de Trabajo Asociado y su sustitución por otras formas de tercerización, y la generación de nuevos empleos en el país.

Sobre el modelo laboral

Alexander López:

En la dinámica del crecimiento económico del país jamás se construyó un modelo laboral que garantice los derechos de los trabajadores. La Constitución del 91 se acompañó de la Ley 50, que dispuso el escenario ideal para un modelo económico sin derechos laborales ni seguridad social, y un modelo laboral para el sector público que también niega derechos. Y ese modelo ha prevalecido hasta ahora con todos los presidentes, salvo el Plan de Acción Laboral en el marco del TLC con Estados Unidos, con el que, pese a que no significa casi nada, el gobierno Santos trata de decirle a la comunidad internacional que está haciendo algo. Pero en la práctica nada hace para cambiar el modelo de deslaboralización y pérdida de derechos de los trabajadores.

Ángela Maria Robledo:

El modelo económico como tal no se ha modificado en el gobierno Santos. Al hacer un balance de éste desde el punto de vista de las mujeres, vemos que ha habido asomos interesantes, como la ley del primer empleo, donde logramos que hubiesen acciones afirmativas para las mujeres; y la Ley de Economía del Cuidado, que ha permitido saber cuánto esta economía aporta al PIB. La mujer está teniendo más participación en el mundo laboral tradicional, pero se sigue danto en el marco de una brecha salarial. Mujeres con la misma formación, en el mismo trabajo, devengan 20% o 25% menos de remuneración que los hombres.

Fabio Arias:
Santos se comprometió a hacer cosas distintas en materia laboral y sindical. Con la Comisión de Alto Nivel de la OIT se comprometió a modificar la precaria situación de los derechos laborales y las libertades sindicales, y la impunidad por la violencia antisindical. Después vino el Plan de Acción Laboral que, con algunas modificaciones, tiene los mismos componentes del Plan de Acción; y para firmar el TLC con la Unión Europea se comprometió con una Hoja de Ruta en materia laboral. Pero estos compromisos han sido un catálogo de incumplimientos. Todo sigue igual: precariedad laboral, violencia antisindical y negativa de los derechos de asociación y negociación colectiva. En lo único que ha cumplido Santos es en acciones para desestimular la estigmatización del sindicalismo, en contraste con el gobierno Uribe, que a los sindicalistas no nos baja de guerrilleros y terroristas.

Jorge Enrique Robledo:
Santos representa la derecha profunda en todos los temas laborales. Su política es idéntica a la de los últimos gobiernos, de César Gaviria para acá: debilitar el sindicalismo y la contratación colectiva. A eso le enredan demagogia y de pronto toman ciertas decisiones, pero está claro que Santos se apoya en la idea central del neoliberalismo en cuanto a relaciones laborales: sin mano de obra barata no habrá neoliberalismo que valga. Ese Plan de Acción que firmaron con Obama fue una pantomima para engañar al movimiento obrero, engañar aquí y engañar allá. Tengo mucho temor de que, si Santos logra reelegirse, se nos venga una reforma pensional durísima, no contra las altas pensiones sino contra la gente del común. Insisto: la globalización, al final de todo y sin arandelas, es una competencia por hambre: a ver quién logra poner a trabajar a su pueblo más barato.

Frente a los avances que pregona el Gobierno

El gobierno Santos pregona como avances de su política la creación del Ministerio del Trabajo, la disminución del desempleo y la desigualdad, el aumento de las tasas de sindicalización, y la negociación con el sindicalismo del sector público. Sobre esto los foristas respondieron:

Alexander López:
Este gobierno es uno en Colombia y otro afuera. Las centrales sindicales se la pasan desmintiéndolo porque las cifras que muestra a Estados Unidos y a la OIT, por ejemplo, son mentirosas y amañadas. Tenemos 22 millones de personas ocupadas, pero de ellos 14 están en la informalidad, y no incluimos a esos 8 millones que están reportados con contrato de trabajo pero tercerizados. El mayor tercerizador es el propio gobierno.
Se creó el Ministerio de Trabajo, que juega un papel clave, pero en beneficio del sector empresarial y no de los trabajadores. Eso se ve en los trámites de tribunales de arbitramento, en las violaciones permanente de los derechos de los trabajadores sin que el Ministerio tenga una actitud de protección.
Tampoco es cierto que haya crecido el número de sindicatos. Lo que creció son los contratos sindicales, que se cuentan como sindicatos nuevos pero no tienen ninguna capacidad de negociación. En los últimos 4 años se redujo a menos de 100 las convenciones colectivas firmadas. Eso quiere decir que el derecho de asociación casi que no está permitido. En cualquier empresa crean un sindicato y al otro día despiden a los trabajadores que lo crearon.

Ángela Maria Robledo:
En el tema de las condiciones laborales de las mujeres hubo un protocolo que fue presentado por el Ministerio de Trabajo el año pasado. Desde la Alta Consejería para la Mujer hay un paquete completo para la mejora de condiciones laborales de las mujeres, pero ahí Santos no ha cumplido. En el tema de la economía del cuidado es un avance lo de la encuesta, que arrojó que esta economía aporta el 19% del PIB. Pero hasta tanto ésta no se traduzca en beneficios reales para las mujeres, en mejora de sus condiciones y la posibilidad de inserción en el mundo laboral, tenemos que decir que este gobierno se rajó. Lo otro es que tenemos un sistema de salud y educación, no como derechos fundamentales sino como negocios y mercancías, lo cual afecta las familias y les pega directamente a las mujeres.

Fabio Arias:
Se creó el Ministerio de Trabajo, que para las actividades de inspección y control tenía que haber nombrado 480 inspectores, y solo ha nombrado 200, y no todos se ocupan de tareas de inspección.
La Comisión Nacional de Concertación se reúne, el gobierno dialoga, pero es un diálogo inútil.
En cuanto a la generación de empleo, hay dos aspectos que quiero resaltar: ha crecido el número de inactivos, o sea personas que se han cansado de pasar hojas de vida y ya no buscan empleo, por lo que no aparecen como desempleados. El otro tema es la precariedad del empleo, que sigue en los mismos niveles del gobierno Uribe. El 70% de nuestros trabajadores no tiene un contrato laboral; el 50% gana manos de un salario mínimo, el 25% gana menos de medio salario mínimo, y el 82% gana menos de dos salarios, son pobres. La participación de los salarios en el PIB viene bajando. En los últimos 20 años ha perdido 7 puntos, y esa tendencia no se ha modificado, por el contrario, la reforma tributaria va a hacer caer más la participación de los salarios en el PIB.
Y el tema de la sindicalización da pena: menos del 4% de los trabajadores de este país está organizado en sindicatos, somos una especie en vías de extinción, gracias a la combinación perversa de neoliberalismo y violencia antisindical.
El año pasado, después de décadas de espera, el gobierno expidió una norma que rige la negociación colectiva en el sector público, pero sobre cuestiones insustanciales, porque prohíbe negociar salarios, primas y todo la cuestión prestacional, queda reducido a los permisos sindicales y otros ítem secundarios. Lo otro es que no hay fórmula para resolver los disensos, que es la materia más importante en una negociación. El año pasado se presentaron 400 pliegos de peticiones en el sector público, y solo en 173 hubo acuerdo.

El desmonte de las Cooperativas de Trabajo Asociado

Alexander López:
Este gobierno en el año 2011 expidió el decreto 2025 para eliminar la tercerización de las Cooperativas, pero de una manera tramposa, porque permitió la suplantación de éstas por contratos sindicales, SAS y otras formas de tercerizar y explotar a los trabajadores. En el sector salud acabaron las CTA, pero en más de un 60% se transformaron en contratos sindicales. Entre las 100 empresas de Colombia con mayores utilidades la primera es Ecopetrol, que tiene el 70% de sus trabajadores tercerizados; le sigue Pacific Rubiales, que tiene el 90% tercerizados y en condiciones labores aberrantes, ganando menos de 2 salarios mínimos; en Claro la tercerización también está por el 80%; en Avianca solo el 10% son de trabajadores de planta. O sea que gran parte de las utilidades de estas empresas se debe a la explotación de los trabajadores. El Ministerio de Trabajo sanciona a las intermediarias, pero éstas cancelan su naturaleza jurídica y crean otra empresa para seguir tercerizando. Es más, en propio Ministerio de Trabajo buena parte de los trabajadores son tercerizados.

Creación de empleos nuevos

Fabio Arias:
Presuntamente el TLC traía avances para el país en materia de competencia para la productividad y generación de empleo de calidad, pero eso no se ha cumplido. El caso del sector industrial es dramático. Es el que ofrece los empleos más estables y mejor remunerados, cerca de 1´300.000. El 2012 y 2013 fueron años de recesión para la industria, que perdió 5.7% de los empleos, pero no empleos basura sino formales, de calidad. El sector que más crece es el minero-energético, que casi no genera empleo. Además ya está pasando su auge, se ha estancado.

Alexander López:
Tenemos 27 TLC firmados, pero el país no está preparado para competir con otros en igualdad de condiciones. La dinámica de los TLC en nada ha ayudado a la generación de empleo. Todo lo contrario, ha deslaboralizado y tercerizado. El gobierno anunció grandes inversiones en carreteras, infraestructura, terminales portuarios. Pero eso no se ha dado. Estos TLC fueron ligados a la locomotora mineroenergética, que no ha generado empleo. Además lo que se hizo fue entregarles a las multinacionales vastas zonas del territorio nacional, pero sin la obligación de proteger el medio ambiente ni garantizar trabajo decente. En el sector campesino ocurre lo mismo. Está produciendo a unos costos exorbitantes, los productos que llegan de afuera son más económicos y la mano de obra campesina perdió competencia.

Ángela Maria Robledo:
No hay un sector pensando en la generación de nuevos empleos. Lo que uno encuentra en el gobierno es el discurso sobre el emprendimiento, que puede ser interesante, pero ha reemplazado trabajos con derechos en el plano colectivo, lo volvió un asunto individual. Es decir, se le dice a la gente: conviértase usted en su empleador, en gestor, y eso a los últimos gobiernos los ha excusado de tener una política de empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.