Política de tercerización laboral de Avianca sigue causando estragos

Despidió 56 trabajadores directos de Tampa-carga para contratar sus funciones con terceros

El lunes de esta semana fue un día amargo para 56 trabajadores vinculados con contrato directo al servicio de vigilancia de Tampa, empresa que hace parte del grupo Avianca en la modalidad de transporte de carga.

Ese día, violando la clausula de estabilidad laboral de la convención colectiva vigente en la empresa, ésta despidió de una, y sin ningún tipo de contemplaciones, a estos 56 trabajadores, entre ellos algunos con antigüedades de 10, 15 y más años; con la intención declarada de contratar con una tercera empresa los servicio de vigilancia que ellos realizaban.

La denuncia la hizo Gustavo Reyes, presidente de la Asociación de Trabajadores de Tampa, Asotratampa, sindicato de base fundado en mayo de 2012, precisamente para tratar de contener la agresiva política de tercerización que empezó a implementar Tampa-cargo desde cuando se fusionó con Avianca, y para luchar contra el maltrato y la violación de algunos de los derechos adquiridos por los trabajadores.

El señor Reyes denunció que el lunes pasado la empresa reunió a los 56 trabajadores en un salón de un hotel del centro de Bogotá, con el ardid de que se trataba de una jornada de capacitación. Pero lo que se encontraron fue un bufete de abogados que los abordan y les comunicaron que a partir de ese momento Tampa contrataría el servicio de seguridad aeroportuaria con Seguridad Visep, empresa contratista que le presta a Avianca servicios de seguridad en el aeropuerto El Dorado. Además los conminaron a firmar un arreglo de retiro voluntario bajo la amenaza de rebajarles el 30% de la indemnización que se les reconoce, y quitarles el beneficio de algunos tiquetes aéreos.

El argumento con el que se explicó este masivo despido, es que Tampa, como empresa de transporte, no puede tener personal empleado en seguridad, cuando en los más de 50 años que esta empresa lleva en Colombia (antes de fusionarse con Avianca) siempre tuvo su propio personal en el servicio de seguridad.

Además, se trata de un despido colectivo que, según el presidente de Asotratampa, no fue consultado ni autorizado por el Ministerio de Trabajo.

A los trabajadores despedidos les han dado la alternativa de pasarse a Seguridad Visep, lo cual el sindicato ve poco probable, toda vez que esta contratista ya ha enganchado gran parte del personal con el que va a operar, en su mayoría personas novatas en el oficio de la vigilancia aeroportuaria.

Además pasarían a la nueva empresa en condiciones laborales degradadas, toda vez que pierden las conquistas que ha logrado el sindicato en materia de subsidios de educación, fondo de vivienda, entre otras. Y con un salario menor. Por ejemplo, un vigilante raso vinculado a Tampa ganaba un mínimo de $800 mil, en Seguridad Visep entra ganando sólo el salario mínimo legal vigente.

Por otra parte, Asotratampa también sufrió un rudo golpe, pues 14 de los 56 despedidos hacían parte de la base del sindicato. Con esta baja éste queda con 56 miembros solamente, de los cerca de 700 que laboran directamente para Tampa-carga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.