Médicos piden a IPS Universitaria acabar contrato sindical y exigen vinculación directa

Nada satisfechos, y sí muy preocupados, están los médicos y el personal de apoyo diagnóstico y terapéutico que, mediante la figura del contrato sindical, prestan servicios para la IPS Universitaria en la Clínica León XIII de Medellín.

Esta IPS es una entidad adscrita a la Universidad de Antioquia que cuenta con más de 6 mil trabajadores(as), y de ellos sólo 697 tienen vinculación directa (el 9%), mientras que el 91% restante está vinculado por contratos sindicales suscritos con tres “supuestos” sindicatos. Uno de éstos es Proensalud, al cual pertenece un grupo de médicos que vienen denunciando la precaria situación laborar en esta IPS, a la que le exigen vinculación directa, toda vez que el servicio que prestan es de carácter misional, y la Ley 1429 de 2010 dice que una empresa no puede contratar con terceros actividades misionales.

Néstor Morales, uno de los médicos denunciantes, en declaraciones para esta agencia explicó que el personal que labora en la clínica León XIII viene tercerizado desde el año 2007, primero mediante cooperativas de trabajo asociado, que a partir de 2011 cambiaron a contrato sindical. Cambio que, según Morales, fue coaccionado por la IPS Universitaria. “O nos pasábamos al sindicato o perdíamos el empleo, no tuvimos más alternativa”, dice.

Para este médico la vinculación por contrato sindical ha menoscabado más sus derechos y condiciones laborales, lo que configura “un aberrante desconocimiento de la ley colombiana y de uno de los objetivos fundamentales de la Universidad de Antioquia y de la IPS Universitaria respecto a sus empleados”.

A lo que Luis Bernardo Osorio, otro médico inconforme, agrega tajante: “Nos parece absurdo y contradictorio que la Universidad de Antioquia se preste en forma directa o indirecta a que se den estas irregularidades, siendo la institución que nos enseñó a luchar por los derechos”.

La mayor queja del personal médico de la León XIII –y en general de los médicos y paramédicos vinculados a clínicas donde las relaciones laborales se rigen por contrato sindical– es el retraso en el pago de salarios, de hasta 10 días. Algo que la IPS explica por problemas relacionados con la crisis de la salud.

También denuncian irregularidades en el pago de las cesantías, las vacaciones y la seguridad social. Se quejan de que ésta la tengan que pagar íntegramente de su bolsillo, porque el Ministerio de Trabajo autorizó que lo hicieran como trabajadores independientes, lo que, sumado al 7% que les descuenta Proensalud como cuota sindical, les reduce más sus ingresos.

“Comparado con el año 2007 el poder adquisitivo del salario de los médicos rebajó ostensiblemente. Ya ganamos menos que los profesionales de otros sectores”, agregó Morales, quien también denunció que varios médicos y enfermeras que en meses pasados se atrevieron a denunciar públicamente la situación, fueron despedidos. Lo mismo ocurrió en Opciones, el otro “supuesto” sindicato que afilia al personal administrativo de la clínica León XIII, que en noviembre el año pasado despidió a varios trabajadores por protestar y realizar una operación tortuga.

Concluyen estos médicos que estaban mejor y tenían más derechos cuando hacían parte de la cooperativa de trabajo asociado. Antes por lo menos tenían auxilios de educación, bonos de alimentación y otras prebendas solidarias que no tienen ahora en Proensalud, que de sindicato no tiene sino el nombre, afirma Morales, ya que no cumple con las formalidades de un sindicato real, empezando porque no imparte cursos sobre sindicalismo ni realiza asambleas de afiliados o delegados. Tampoco es autónomo, pues todas las directrices se las dicta la IPS Universitaria.

“Es simplemente una fachada para tercerizar nuestro trabajo”, puntualizó Morales.

 

Tutela y otras denuncias


El grupo de médicos de Proensalud han realizado algunas acciones para denunciar su situación y tratar de mejorarla. Una de ellas fue una tutela que interpusieron para amparar sus derechos laborales y exigir igualdad en la contratación, pues mientras los internistas y los neurólogos tienen vinculación directa, el resto está por contrato sindical.

Por su parte, la Asociación de Profesores de la Universidad de Antioquia (Asoprudea) se sumó al reclamo y le solicitó a la IPS Universitaria eliminar la intermediación laboral. “No podemos aceptar que se privilegie la obtención de excedentes en el funcionamiento de la IPS al descargar en los empleados tercerizados el desconocimiento de la normatividad laboral que rige nuestro país, conduciendo a la baja calidad en la prestación de los servicios de salud”, señaló en un comunicado Asoprudea, en el que también le pide una auditoría externa a la IPS Universitaria por las sospechas de malos manejos, burocracia y corrupción.

Y la Asociación Médica de Antioquia (Asmedas) emitió a su vez un comunicado de apoyo a los médicos, y exige su formalización y vinculación directa.

“Curiosamente el sector privado ha formalizado más el empleo que las entidades públicas, que son las que más violan la ley”, señaló Asmedas en su comunicado, en el que responsabiliza de esta situación a los ministerios de Trabajo y Salud, porque no contestan ni intervienen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.