Los retos del nuevo Ministerio del Trabajo

Por: José Luciano Sanín Vásquez
Director General Escuela Nacional Sindical
Desde el pasado 2 de noviembre contamos de nuevo con Ministerio del Trabajo. El gobierno, mediante el decreto 4108 de 2011, ha vuelto a crear esta vital institución para los trabajadores y las organizaciones sindicales del país. Vale decir que, desde el momento mismo en que el anterior gobierno nacional lo suprimió, el movimiento sindical reivindicó la importancia de una institucionalidad encargada de los temas laborales en el país. Por ello celebramos hoy este logro de los trabajadores.
La designación de Rafael Pardo como titular de esta cartera, tanto por su trayectoria como ex ministro de defensa, ex candidato presidencial y presidente del Partido Liberal, como por los anuncios que ha realizado en los primeros días de su gestión, la recibimos con gran expectativa. Esperamos que pueda elevar el perfil del Ministerio y poner los temas laborales y sindicales en un lugar importante de la agenda pública.
Son varios los retos que el ministro Pardo tiene en frente: el primero, es avanzar rápidamente en el diseño y fortalecimiento institucional del nuevo Ministerio, toda vez que el país lleva nueve años sin esta cartera. En el anterior gobierno se arrasó con lo poco que había de esa institucionalidad del Estado dedicada a la protección de los derechos laborales.
El segundo reto consiste en que el nuevo Ministerio debe encabezar la acción del Estado colombiano hacia el cumplimiento de los compromisos internacionales pendientes en materia laboral, especialmente el Plan de Acción en Derechos Laborales acordado entre Colombia y Estados Unidos; y atender las conclusiones de la Misión de Alto Nivel de la OIT, y las recomendaciones de los órganos de control de este organismo.
El tercer reto es diseñar e impulsar una política nacional de trabajo decente, que al tiempo que proteja y mejore la calidad de los empleos existentes, se proponga avanzar en los mecanismos de protección para los desempleados. Ya la Procuraduría General de la Nación ha llamado la atención al respecto, con su reciente estudio y recomendaciones sobre trabajo digno y decente en Colombia.
El cuarto reto es avanzar en la implementación de las políticas y normas que el actual gobierno ha generado para promover la formalización laboral (Ley 1429, Decreto 2025 y Plan de Desarrollo, entre otros) empezando por el propio Estado. Pero también debe avanzar en el control a las formas ilegales de contratación en el sector privado.
El quinto reto es proponer e implementar medidas específicas para proteger a los trabajadores de las consecuencias de los tratados de libre comercio que el país empezará a implementar. La agenda interna para enfrentar los cambios que inducirán los TLC debe considerar a los trabajadores y trabajadoras, y éste es un tema que aún no aparece en el debate público.
Y finalmente, como sexto reto, el Ministro Pardo deberá impulsar una amplia política de diálogo social que dé respuesta a la creciente protesta y movilización de los trabajadores y trabajadoras, por razones laborales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.