Clínica de Marly formalizará a 500 trabajadores tercerizados, un triunfo del sindicato y la legalidad

Clínica de Marly. Foto tomado de HSB Noticias

Un buen ejemplo de que una institución hospitalaria puede operar con eficiencia y ser competitiva teniendo a todo su personal laboralmente formalizado, lo ha dado la Clínica de Marly de Bogotá, que en el marco de la negociación de la convención colectivo con su sindicato de base (Sintramarly), accedió a formalizar a los 500 trabajadores que hoy tiene vinculados mediante una empresa de empleo temporal.

Con esa decisión, la totalidad del personal médico, paramédico y administrativo de la Clínica de Marly en el plazo de un año quedará vinculado con contrato directo. Es una buena noticia para un sector que, como el de la salud, terceriza a fondo actividades misionales permanentes mediante el mal uso de empresas de empleo temporal y contratos sindicales, lo cual es ilegal.

Te puede interesar: Por intermediación laboral ilegal Multan a la clínica Marly y Ocupar Temporales S.A.

La formalización de todos los trabajadores de este importante centro hospitalario es, sin duda, un triunfo de Sintramarly, ya que es resultado de un proceso que este sindicato inició en abril de 2014 con una querella contra la clínica por la creación de nóminas paralelas y ocultamiento de relaciones laborales directas a través de una empresa temporal; querella que en el mes de julio 2016, o sea dos años después, el Ministerio de Trabajo resolvió a favor del sindicato, sancionando con multas por $3.185 millones a la Clínica de Marly y a Ocupar Temporales S.A., la empresa tercerizadora.

Como se sabe, las multas que el Min-Trabajo impone por tercerización laboral ilegal pueden ser conmutadas si la empresa sancionada se compromete a vincular directamente a los trabajadores tercerizados y a no seguir tercerizando. Porque lo que se quiere con la sanción no es tanto que las empresas paguen la multa monetaria, sino que formalicen los trabajadores que contratan con terceros. Para ello tienen un plazo de 5 años, al cabo de los cuales se les suspende la sanción si efectivamente cumplen su compromiso de formalización. Y los sindicatos deben ser los principales veedores de que los compromisos se cumplan.

Eso es justamente lo que va a hacer la Clínica de Marly: formalizar un poco más de 500 trabajadores en el plazo de un año, para así librarse de la sanción. Pero, además, y es un hecho plausible, también indemnizará a los trabajadores en proporción al tiempo que hayan estado vinculados a través de Ocupar Temporales S.A., empresa esta que desde hace 20 años le suministra personal misional a la clínica, de tal suerte que hay trabajadores que llevan más de 15 años como “temporales”.

Estos nuevos compañeros de empresa, que siempre lo fueron de trabajo porque compartimos con ellos el mismo sueño, tendrán ahora vinculación directa con la clínica y podrán gozar de buena parte de nuestros beneficios si engrosan las filas de nuestra organización”, señaló Sintramarly en un comunicado, al tiempo que anunció que realizará una campaña para afiliar a los trabajadores que la clínica vaya formalizando.

Gana también la Clínica

Con el proceso de formalización ganan los trabajadores, que ahora gozarán de mayor estabilidad y garantías laborales, al igual que de la posibilidad de organizarse sindicalmente, que antes no tenían. Pero también gana la Clínica de Marly, porque no solo se ahorra el costo de la intermediación laboral, sino que puede contar con trabajadores más comprometidos con la misión y las tareas de la institución.

Todo el personal médico y asistencial ahora tendrá contrato laboral directo. Foto tomada de sitio web Clínica de Marly

Al respecto Carlos Guarnizo, coordinador de proyectos del Centro de Solidaridad de la AFL-CIO en Colombia, que brindó apoyo logístico y político a Sintramarly en el desarrollo de la querella ante el Ministerio de Trabajo y ayudó construir la propuesta de formalización, señaló:

Se demuestra que la formalización no les hace perder competitividad a las clínicas y hospitales. Por el contrario, el mismo gerente de la Clínica de Marly reconoce que permite competir en mejores condiciones. Primero, porque los trabajadores van a tener un mayor compromiso con la entidad; y segundo, porque disminuye el riesgo de conflictos laborales internos, que le causan distracción de recursos, atención y prioridades”.

Pero más allá de eso –según Guarnizo– el caso de la formalización en la Clínica de Marly también es importante porque fue obra de los trabajadores sindicalizados vinculados directamente a la institución, que entendieron, como un imperativo ético, la necesidad de incorporar en la agenda de sus luchas sindicales la vinculación de los trabajadores terecerizados.

“Ese es el gran salto político que lograron: priorizaron la formalización sobre sus mismos derechos, porque entienden que la tecerización debilita los sindicatos y sus luchas. Ahora, con los más de 500 trabajadores ya formalizados, pueden desarrollar una política de crecimiento sindical y más adelante podrán tener una negociación con mayor incidencia, ya que estarán más fortalecidos”, agregó.

Por su parte, la abogada Angélica Palacio, persona que desde el Centro de Atención Laboral Móvil asesoró a Sintramarly en la formulación y seguimiento de la querella en el Ministerio de Trabajo, destacó el logro de este sindicato, pues es el primer proceso exitoso de formalización laboral en una entidad hospitalaria.

Tambien puedes leer: Mintrabajo multa a 8 empresas por más de $15 mil millones

Firmada nueva convención

El acuerdo de formalización es el principal logro de la nueva convención colectiva que recientemente firmaron la Clínica de Marly y su sindicato. Pero no el único.

La negociación permitió incrementos salariales y otras prestaciones sociales, así como mantener los históricos beneficios que tienen los afiliados al sindicato.

La negociación, según un comunicado de Sintramarly, “implicó la construcción de una variedad de propuestas que facilitaron la identificación de puntos de coincidencia, las cuales no estuvieron exentas de fuertes discrepancias, pero predominó la vocación de diálogo de nuestro sindicato y el ánimo de las partes de negociar de buena fe”.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.