Alianza estratégica con Huawei es “cuento chino” de Tigo-UNE para disfrazar despido de 601 trabajadores

Denuncia Sintraemsdes

 También recurre a planes de retiros supuestamente “voluntarios”


 No está nada clara la situación laboral en Tigo-UNE. Eso quedó al descubierto en el debate que se realizó el viernes pasado en el Concejo de Medellín, donde, por citación del Polo Democrático y el Centro Democrático, se debatió sobre la situación financiera y laboral de esta empresa de telecomunicaciones, que hace parte del Grupo EPM.

EPM tiene en esta empresa la mitad de la propiedad, más una acción. La propiedad de la otra mitad, menos una acción, corresponde desde el año 2013 a la multinacional Millicom International Cellular, operadora de telefonía móvil con sede en Luxemburgo, la cual, mediante el pago de una prima especial, quedó con el manejo administrativo de Tigo-UNE.

Precisamente en el marco de esa autonomía administrativa, el pasado 10 de octubre Tigo-UNE tomó la polémica decisión de establecer una alianza estratégica con la multinacional china Huawei, a la que le entregó, por contrato a 5 años, la operación y el  mantenimiento de toda la red de telecomunicaciones.

Además, bajo la figura de la sustitución patronal, le trasladó los 601 trabajadores que venían haciendo esa tarea en Medellín, Bogotá, Cali, Manizales, Barranquilla, entre otras ciudades.

La preocupación por las consecuencias que esta sustitución patronal puede tener para los trabajadores trasladados, y en general por la nefasta política laboral que está imponiendo Tigo-UNE, generó una fuerte reacción de los sindicatos del Grupo EPM, la cual fue secundada por algunos concejales de Medellín, quienes promovieron el debate del pasado viernes.

Una empresa “de papel”


El presidente de Sintraemsdes subdirectiva Medellín, Néstor Monsalve, denunció que lo de la alianza estratégica con Huawei no es más que una patraña de Tigo- UNE para salir de los de los trabajadores de planta a término indefinido, y acelerar el proceso de tercerización que viene implementando desde hace dos años.

Explicó que el negocio no lo hizo Tigo-UNE directamente con Huawei, una multinacional que opera en más de 161 países y figura como una de las grandes compañías del sector de las telecomunicaciones. Ese negocio lo hizo fue con Huawei SAS, sociedad por acciones simplificadas creada hace un mes en Colombia, con un capital de apenas $583 millones. “Es una empresa de papel, no vale nada, se creó para hacer ese negocio”, señaló el directivo de Sintraemsdes, que es uno de los sindicatos más importantes del sector público.

Si bien en su intervención en el Concejo el presidente de Tigo-UNE, Marcelo Castaldo, aseguró que los trabajadores trasladados a Huawai conservan sus contratos a término indefinido y no pierden ninguno de sus beneficios salariales y convencionales, Monsalve sostiene que eso no es verdad, pues nada garantiza que en el mediano o largo plazo conserven su estabilidad y beneficios laborales.

Esto porque la ley 1258 del 2008, que regula las Sociedades por Acciones Simplificas, SAS, dice en su artículo primero que éstas pueden constituirse por una o varias personas naturales o jurídicas, que solo responden hasta por el monto de sus respectivos aportes. En otras palabras: si mañana o pasado mañana Huawei se quiebra o tiene problemas, sus socios solo responderán por $583 millones, que es el capital con el que se constituyó, suma que ni siquiera alcanza para el pago de un mes de nómina de los 601 trabajadores.

¿Quién responde entonces por las deudas laborales de los trabajadores trasladados a Huawai? ¿Perderán las garantías conquistadas a lo largo de años de lucha?

¿Quién responde entonces por las deudas laborales de los trabajadores trasladados a Huawai? ¿Perderán las garantías conquistadas a lo largo de años de lucha?, son las preguntas que los sindicatos le hacen a Tigo-UNE. Porque nada más los créditos de vivienda que estos trabajadores tiene aprobados ascienden a $2 mil millones.

Es la misma preocupación de la edil por el Polo Democrático, Luz María Múnera, convocante del debate en el Concejo, quien, con base en las cifras que manejan los sindicatos, denunció que a Tigo-UNE la están desmantelando. Hasta el 2015 tuvo 2.750 trabajadores vinculados con contrato directo y a término indefinido, pero de esa fecha para acá ha salido de más de 1.200 trabajadores, 550 de ellos mediante planes de retiro “voluntario”, otros por indemnización por retiro sin justa causa, y ahora los 601 que trasladó a Huawei con la fórmula de la sustitución patronal.

Al respecto, el presidente de Sintraemsdes precisó que esos planes “voluntarios” que viene impulsando la empresa, en realidad no tienen nada de voluntarios. “Porque, qué puede hacer un trabajador cuando le dicen que acepte el trato de retiro que le ofrecen, o lo despiden y se va sin nada”, pregunta.

Considera que se está cometiendo un atropello con estos trabajadores, pues los planes de retiro “voluntario” que les ofrecen consisten en el pago de las indemnizaciones de ley más un 10% adicional, que es muy poco. Pero que muchos se han visto abocados a aceptar por presión o por temor, como ocurrió la semana pasada con 350 trabajadores de Tigo-UNE.

El directivo sindical indicó que entre los 601 trabajadores trasladados a Huawei hay muchos con 10, 15 y hasta 20 años de servicio a la empresa, y muchos gozan de la protección del fuero circunstancial, el cual les fue violado porque en el momento que se da el traslado estaba en curso la negociación del pliego de peticiones presentado por el sindicato, razón por la cual éste entablará una demanda legal.

La nueva política laboral en Tigo-UNE, según la explicación que su presidente dio en el Concejo de Medellín, se debe a que hay unas nuevas condiciones de mercado, que registra caída de ingresos por llamadas de voz y mensajes de texto, y eso obliga a recomponer el negocio. Pero el presidente de Sintraemsdes no lo ve así. Sostiene que se trata de una estrategia para tercerizar toda la operación de Tigo-UNE y precarizar las condiciones de trabajo, y de paso golpear los sindicatos. Tanto así que Sintraemsdes se vio en la necesidad de formar un sindicato transitorio como una manera de “blindar” a los trabajadores contra los despidos.

Y a todas estas, la semana pasada se conoció una declaración de la Ministra de Trabajo, Clara López, quien anunció una investigación del acuerdo comercial entre Tigo -UNE y Huawei, para determinar si en éste hubo irregularidades que afecten a los trabajadores. “Se habla de un contrato de 5 años y al mismo tiempo de sustitución patronal, la ley colombiana no permite eso”, señaló la Ministra, quien también ordenó investigar los niveles de tercerización en Tigo-UNE, denunciada por los sindicatos.

Sintraemsdes realizará este fin de semana en Medellín su asamblea anual de delegados, en la cual el tema EPM y Tigo-UNE estará en el centro de la discusión. También se analizará el caso del acueducto de Bogotá, donde la administración distrital ha propuesto un plan de retiro voluntario; al igual que el caso del acueducto de Bucaramanga. El alcalde de esta ciudad considera que la actual convención colectiva es muy costosa y pretende rebajarla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.