Resumen septiembre de 2016

En el mes de septiembre la AIL publicó 13 notas informativas, de las cuales para efectos de este resumen reseñamos las tres más relevantes:

  • Tras el triunfo del No en el plebiscito, el movimiento sindical colombiano reafirma compromiso con el proceso de paz y la movilización social y política.
  • Con “Pepe” Mujica como invitado especial, sindicalismo nacional e internacional ratificó apoyo a la paz de Colombia.
  • El Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos este año fue para un sindicalista.

Tras el triunfo del No en el plebiscito Movimiento sindical colombiano reafirma compromiso con el proceso de paz y la movilización social y política

Horas después del estrecho y sorpresivo triunfo del NO en el plebiscito del domingo 2 de octubre, las 3 centrales sindicales colombianas (CUT, CGT y CTC), agrupadas en el Comando Nacional Unitario, en conjunto con la Coordinadora de Organizaciones Sociales emitieron una declaración en la que ratifican su compromiso con el proceso de paz y la solución negociada del conflicto, y anuncian que seguirá con la movilización social y política para lograr este objetivo.

Las centrales sindicales consideran positivo que se mantenga el cese al juego bilateral y que continúe la negociación para una solución política, no solo con las Farc sino también con el ELN, y solicitan que en esta negociación haga parte el movimiento social y ciudadano.

Como lo ha informado ampliamente esta Agencia, desde hace 4 años, cuando se iniciaron las negociaciones de un acuerdo de paz entre las Farc y el Gobierno Nacional en La Habana, el movimiento sindical en pleno apoyó esta salida negociada del conflicto, así haya dejado en claro que su apoyo era a la paz, no a las políticas “neoliberales” y antipopulares del presidente Juan Manuel Santos.

Organizaciones sindicales grandes e importantes como Fecode, que representa a 270 mil educadores del país, se la jugaron toda en su apoyo al proceso de paz. También lo hicieron la mayoría de los sindicatos del sector estatal, del sector minero-energético (USO, Sintracarbón, Sintraelecol, Sintraminergética), el mayor sindicato agrario (Sintrainagro), y el de la industria alimenticia (Sinaltrainal), entre muchos otros.

Las y los trabajadores colombianos tienen suficientes y poderosas razones para apoya el proceso de paz, pues representa la posibilidad de una apertura a cambios políticos y sociales reales, en beneficio especialmente de los 5 millones de trabajadores rurales, en su inmensa mayoría en la pobreza, sin derechos laborales ni protección social.

Para el sindicalismo la apuesta por la paz es también la apuesta por más trabajo decente, por la democratización de las relaciones laborales, el reconocimiento de los derechos sindicales y la negociación colectiva, por la reparación colectiva del sindicalismo y en la construcción de una paz positiva para los 24 millones de trabajadores y trabajadoras.

Ahora, con el nuevo escenario político que se ha abierto tras la derrota del SÍ en el plebiscito, surgen propuestas sobre convocatoria a una nueva Asamblea Nacional Constituyente con participación de todos los sectores sociales y políticos.

Pero también cunde el temor –y así lo ha manifestado la dirigencia sindical– de que se abra paso un Pacto Nacional entre las “élites” de los partidos tradicionales, que deje por fuera los partidos de izquierda y las organizaciones del movimiento social. Lo que sería una reedición del Frente Nacional que se firmó hace 60 años, y que precisamente dio origen a las guerrillas de las Farc y el ELN.


Publicado 15 septiembre:

Con “Pepe” Mujica como invitado especial, sindicalismo nacional e internacional ratificó apoyo a la paz de Colombia

El 15 de septiembre se dieron cita representantes del sindicalismo nacional e internacional para ratificar su apoyo al proceso de paz en Colombia, dos semanas antes del plebiscito refrendatorio del acuerdo firmado entre las Farc y el Gobierno.

El evento, que contó con la asistencia de cerca de 4 mil personas, en su mayoría jóvenes, se realizó en centro de convenciones Plaza Mayor, de Medellín. Fue convocado por las centrales sindicales colombianas CUT, CGT y CTC, y contó con la presencia de altos directivos de la Confederación Sindical Internacional (CSI) y de la Confederación Sindical de las Américas (CSA), lo mismo que José “Pepe” Mujica, expresidente de Uruguay, quien viajó expresamente para dar su respaldo al proceso de paz.

“Pepe” Mujica. A su derecha Víctor Báez, de la CSA.
“Pepe” Mujica. A su derecha Víctor Báez, de la CSA.

“En un momento decisivo para el país, resulta imprescindible la presencia del Movimiento Sindical Internacional, con el propósito de apoyar la terminación del conflicto armado y las inmensas posibilidades que se abren para construir la anhelada paz”, decía en un aparte la convocatoria.

Entre los asistentes, aparte de “Pepe” Mujica, estuvieron Jaap Wienen, Secretario General adjunto de la CSI, organización que representa a 180 millones de trabajadores en el mundo; Víctor Báez, Secretario General de la CSA; los presidentes de las centrales colombianas: Luis Alejandro Pedraza, Julio Roberto Gómez y Miguel Morantes; y delegados de UGT, USO y Comisiones Obreras, de España; CUT y UGT de Brasil; CTA Auténtica de Argentina, CNT de Uruguay, CGT de Francia y CCC de Bélgica.

Selfie con “Pepe” Mujica en Plaza Mayor.
Selfie con “Pepe” Mujica en Plaza Mayor.

Una de las actividades de “Pepe” Mujica en Medellín, fue una reunión privada con cerca de 100 dirigentes de los sindicatos más importantes de Colombia y con los delegados del sindicalismo internacional. Hoy lo que tienen que hacer los colombianos es pasar la página, dejar atrás el miedo, y que sea el pueblo el que decida lo que quiere en el futuro, dijo Mujica ante los sindicalistas.

“En Colombia está presente el miedo, que es hijo de la historia. Hay miedo por un lado y miedo por el otro. Creen que las Farc se van a tomar el poder pasado mañana, que va a florecer el narcotráfico y será el apocalipsis. Es lo mismo que decían de nosotros por haber sido guerrilleros, como si el pueblo colombiano fuera una manga de corderos que cualquiera lleva del hocico. Eso es despreciar al pueblo”, enfatizó.

También se refirió a su vida guerrillera en Uruguay. Dijo que los uruguayos no votaron por él para presidente por haber sido guerrillero, sino a pesar de serlo. “La gente me votó porque me rompí el alma y gastó años recorriendo el país tratando de entender los problemas sociales. Porque los pueblos eligen a quien creen que les conviene para el mañana, votan por lo que sueñan, no por el ayer”, aseguró Mujica.

Estas son otras frases que Mujica pronunció durante su visita a Medellín:

  • “Una cosa es acostumbrarse a convivir con la guerra, como quien se acostumbra a convivir con una enfermedad crónica, y otra muy distinta es sacarse el fantasma de la guerra y concentrar las fuerzas en el mejoramiento de las condiciones de la sociedad. Porque la guerra debe ser es contra la pobreza, contra el hambre, contra la falta de enseñanza…”.
  • “La guerra no solo es un atentado contra la vida, es también la mayor fuente de despilfarro de recursos. Dos millones de dólares por minuto, no me canso de repetir esta cifra, es el presupuesto militar del mundo, recursos suficientes para cubrir casi todas las necesidades básicas de los hombres arriba de la tierra”.
  • “La paz no se arregla firmando unos papeles, hay que construirla, requiere un espíritu de concordia. La paz lo único que precisa es aprende a respetar al otro en la diferencia… La paz no va a resolver el problema de la pobreza. Va a haber dolor, va a haber deuda social, pero para enfrentar todo eso, tiene que haber paz. Es por el camino de la paz que habrá condiciones para una Colombia más justa”.
  • “La causa de la paz solo puede equipararse a la causa del amor. Son las dos cosas fundamentales arriba de la tierra”.

Publicado 14 de septiembre:

El Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos, fue para un sindicalista

José Sánchez Ortiz, empleado de la Universidad del Valle, coordinador del Comité de Derechos Humanos del sindicato Sintraunicol, ganó el Premio Nacional a la Defensa de los Derechos Humanos, en la categoría “Defensor del año”.

Este es un premio que desde hace 5 años otorga la comunidad internacional con el liderazgo de Diakonia, ONG de Suecia, con el propósito de reconocer y destacar la labor de hombres, mujeres y organizaciones que defienden los Derechos Humanos, algunas veces de manera anónima e invisible, asumiendo los riesgos que implica ese compromiso.
Sánchez Ortiz, de 53 años de edad, lleva vinculado 30 años a la Universidad del Valle, y desde hace 15 pertenece al sindicato Sintraunicol, en el que actualmente integra la junta directiva nacional, y es responsable del área de Derechos Humanos. Todos esos años lleva defendiendo lo público y reivindicando la movilización y la protesta social, que fue precisamente lo que le José Sánchez Ortiz. valió el premio.

“Es un gran reconocimiento, no solo a mi trabajo sino al de todos los defensores de derechos humanos de la región del Valle, que están muy contentos porque es como si lo hubieran recibido ellos también. Se los ofrezco a todos los que me han acompañado en la lucha”, dijo. Un premio que llega en momentos en que el país se debate en la discusión del proceso de paz con las Farc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.