Medellín será el primer municipio del país que implementará política pública local de Trabajo Decente

La ciudad de Medellín avanza con paso firme hacia la construcción de una política pública local de Trabajo Decente, que se espera está lista para ser debatida y aprobada por el Concejo de Medellín a finales de este año. Además contará con el aporte de los habitantes de la ciudad a través de un Proceso de Deliberación Pública.

Este proceso deliberativo se inicia el 28 de septiembre con la vinculación de diversos medios de comunicación (los periódicos Q’hubo, El Colombiano, ADN Medellín, y El Mundo; los canales de televisión Telemedellín y Canal U; y las emisoras Caracol Radio, Múnera Eastman, y Cámara FM).

Otros espacios de consulta a la ciudadanía son el portal www.culturaemedellin.gov.co y www.trabajodecente.org.co. En Twitter a través de @trabajodecente con el hash #trabajodecente, y en Facebook.com/trabajodecentecolombia.

A través de estos medios y portales interactivos se le preguntará a la ciudadanía sobre sus anhelos laborales, y se recogerán para incluirlos como propuestas dentro de un Proyecto de Acuerdo Municipal que se presentará al Concejo de Medellín.

Las personas, eje central de la Política Pública Local

Para hacer sostenible el trabajo decente, en Medellín hay que revisar y mejorar las condiciones laborales de sectores estratégicos para la economía local, como son las confecciones, hotelería y turismo, servicios, y el sector financiero; y esto se hará de mejor manera si las personas aportan desde sus realidades laborales.

Como explica José Luciano Sanín Vásquez, Director General de la Escuela Nacional Sindical: “Para que una política pública sea, en efecto, pública, el ciudadano debe intervenir en su construcción, especialmente en un tema como el trabajo decente, pues éste representa la mitad de la vida de las personas. Por esto, toda decisión que afecte el trabajo, y por tanto la vida de las personas, debe contar con el aval ciudadano, de manera que la sociedad y el Estado se encuentren en dicho proceso”.

Para la Alcaldía de Medellín, según lo expone Juan Manuel Higuita, Subsecretario de Prospectiva de Ciudad, la participación de la ciudadanía resulta pertinente, “pues nos permitirá revisar modelos y práctica de contratación laboral, para mejorarlas e implementarlas en todos los sectores, respondiendo a las expectativas de las personas. Este proceso nos dará el núcleo de lo que construiremos como política, pero también una luz para el trabajo sindical y las ofertas laborales de los empresarios. Y a nosotros nos ayuda a reconocer el tipo de trabajo que espera la ciudad”.

Tres frentes de acción

Los ejes de la construcción de la Política Pública Local de Trabajo Decente para Medellín, desde lo propuesto por la ENS, son los siguientes:

1- Levantamiento de un mapa del mercado laboral de la ciudad, tanto del formal como del informal, a fin de adelantar un diagnóstico sobre quiénes son los actores que dan empleo, dónde se ubica el mercado laboral. La realización de este componente está a cargo de la Universidad Eafit.

2- Análisis de las políticas laborales que se han implementado en Medellín, estudio éste que está a cargo del reconocido economista y profesor de la Universidad Nacional, Beethoven Herrera, y permitirá recoger aquellas acciones que han tenido alguna utilidad y descartar las que han fracasado.

3- El proceso de deliberación pública, que busca conocer qué es lo que piensa y quiere la ciudadanía, las ONG, los empresarios, los trabajadores, los estudiantes, etc.

Una vez se haya terminado todo el proceso de análisis y deliberación, se redactará un proyecto de acuerdo de política local de Trabajo Decente, que la Administración Municipal presentará para su aprobación al Concejo de Medellín, entidad donde la iniciativa tiene buen ambiente.

Medellín puede proteger el Trabajo decente

Según el análisis del Director General de la ENS: “El tema del trabajo siempre se ha entendido como resultado de la política económica y del mercado. En países donde se han transformado las condiciones del trabajo, como Argentina y Brasil, se evidenció que esta realidad es nociva para el trabajo decente, pues éste debe ser intervenido por el Estado a nivel nacional, sectorial y local, desde políticas. Medellín ha reconocido que es capaz de contribuir a superar factores negativos en contra del trabajo decente, desde una acción positiva, como la informalidad contractual, por ejemplo”.

Las expectativas desde la Administración Municipal son claras: “esta discusión debe dar lugar a programas y proyectos específicos, que generen el compromiso necesario de los diversos sectores productivos. Esperamos que esta Política Pública contemple de manera contundente qué lineamientos debe seguir el próximo Plan de Desarrollo de Medellín, y lo que entregue este proceso alimentará la línea de Desarrollo Económico y Competitividad de la ciudad con respecto al trabajo decente a largo plazo, con un programa, proyecto e indicador claro y contundente de su alcance”, concluye Juan Manuel Higuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.